¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ama de casa y madre, ¿no mereces un sueldo?

MOTHER
Evgeny Atamanenko - Shutterstock
Comparte

La preocupación por la escasa demografía podría desaparecer si la sociedad valorara mejor a la mujer que opta por la familia

La mujer que opta por llevar adelante las tareas domésticas y al mismo tiempo ser madre, suele ser considerada por debajo de la que trabaja fuera de casa. Este prejuicio, instalado en todos los continentes, hace que muchas mujeres hayan renunciado a la maternidad sin que ni siquiera eso fuera un impedimento real para su trabajo según han comprobado varios estudios recientes, según explica Consuelo León, directora del Observatorio de Políticas Familiares de la Universitat Internacional de Catalunya.

“Algunos trabajos sobre el reparto de tareas en el hogar muestran que el peso de la decisión de ser madres y trabajar a la vez no proviene de la carga de trabajo en casa sino precisamente del reconocimiento y la valoración social de ese trabajo“, explicó León en una jornada sobre natalidad que tuvo lugar el pasado miércoles en Barcelona (España).

Esta profesora e investigadora cree que se debería dar valor social a estas tareas (las de cuidar a la familia) y que el método que mejor funciona para que adquiera la importancia que merece es “darles un valor económico”. A eso lo llaman la “cuenta satélite” de los Estados, porque es un pago pendiente a tantos millones de mujeres.

Así, tal vez miraríamos de otra manera al ama de casa. Ya no habría preparado el almuerzo sino que se habría ganado 90 euros. Al calcularlo en dinero, ¿nos parecería más importante? En opinión de León, sí, aunque considera perjudicial ese enfoque y cree que no llega a producirse el pago de un sueldo al ama de casa porque una cosa es la cultura social y otra cosa es el nivel vivencial, es decir, qué es lo que valoramos con hechos.

Shutterstock

Consuelo León subraya que es importante que nos demos cuenta de que en la sociedad “es importante cuidar, tanto a los mayores como a los niños. Para los mayores hay políticas públicas o finalmente un mismo es el que debe organizar ese cuidado, mientras que para los pequeños no hay nada establecido ni previsto, con lo cual el peso recae sobre la mujer-madre”.

Por esta razón no es ninguna tontería buscar medidas que valoren el trabajo de ama de casa y madre, porque está comprobado que es el factor que más determina si se quieren hijos o no. “La encuesta de fecundidad de Margarita Delgado, de 1999, lo sitúa por encima del uso de anticonceptivos, la interrupción voluntaria del embarazo, el índice de nupcialidad, el nivel educativo o las creencias religiosas”, afirma.

En conclusión, asegura León, si la mujer percibiera un salario por los trabajos en la casa y por ser madre, las preocupaciones demográficas desaparecerían al tener ella otra valoración social. ¿Existen ejemplos de buenas prácticas estatales sobre este punto? “Francia -dice- es uno de ellos. Tuvo uno de los índices de natalidad más bajos de Europa pero conscientemente promovió una serie de ayudas y servicios públicos que cambiaron la tendencia”.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.