Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 05 diciembre |
San Sabas de Capadocia
home iconEstilo de vida
line break icon

Ama de casa y madre, ¿no mereces un sueldo?

MOTHER

Evgeny Atamanenko - Shutterstock

Dolors Massot - publicado el 15/10/18

La preocupación por la escasa demografía podría desaparecer si la sociedad valorara mejor a la mujer que opta por la familia

La mujer que opta por llevar adelante las tareas domésticas y al mismo tiempo ser madre, suele ser considerada por debajo de la que trabaja fuera de casa. Este prejuicio, instalado en todos los continentes, hace que muchas mujeres hayan renunciado a la maternidad sin que ni siquiera eso fuera un impedimento real para su trabajo según han comprobado varios estudios recientes, según explica Consuelo León, directora del Observatorio de Políticas Familiares de la Universitat Internacional de Catalunya.

«Algunos trabajos sobre el reparto de tareas en el hogar muestran que el peso de la decisión de ser madres y trabajar a la vez no proviene de la carga de trabajo en casa sino precisamente del reconocimiento y la valoración social de ese trabajo«, explicó León en una jornada sobre natalidad que tuvo lugar el pasado miércoles en Barcelona (España).

Esta profesora e investigadora cree que se debería dar valor social a estas tareas (las de cuidar a la familia) y que el método que mejor funciona para que adquiera la importancia que merece es «darles un valor económico». A eso lo llaman la «cuenta satélite» de los Estados, porque es un pago pendiente a tantos millones de mujeres.

Así, tal vez miraríamos de otra manera al ama de casa. Ya no habría preparado el almuerzo sino que se habría ganado 90 euros. Al calcularlo en dinero, ¿nos parecería más importante? En opinión de León, sí, aunque considera perjudicial ese enfoque y cree que no llega a producirse el pago de un sueldo al ama de casa porque una cosa es la cultura social y otra cosa es el nivel vivencial, es decir, qué es lo que valoramos con hechos.

Shutterstock

Consuelo León subraya que es importante que nos demos cuenta de que en la sociedad «es importante cuidar, tanto a los mayores como a los niños. Para los mayores hay políticas públicas o finalmente un mismo es el que debe organizar ese cuidado, mientras que para los pequeños no hay nada establecido ni previsto, con lo cual el peso recae sobre la mujer-madre».

Por esta razón no es ninguna tontería buscar medidas que valoren el trabajo de ama de casa y madre, porque está comprobado que es el factor que más determina si se quieren hijos o no. «La encuesta de fecundidad de Margarita Delgado, de 1999, lo sitúa por encima del uso de anticonceptivos, la interrupción voluntaria del embarazo, el índice de nupcialidad, el nivel educativo o las creencias religiosas», afirma.

En conclusión, asegura León, si la mujer percibiera un salario por los trabajos en la casa y por ser madre, las preocupaciones demográficas desaparecerían al tener ella otra valoración social. ¿Existen ejemplos de buenas prácticas estatales sobre este punto? «Francia -dice- es uno de ellos. Tuvo uno de los índices de natalidad más bajos de Europa pero conscientemente promovió una serie de ayudas y servicios públicos que cambiaron la tendencia».

Tags:
casamaternidadmujerprejuiciostrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco b...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.