¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Un video que indigna a Chile y la urgencia de parar con la violencia en la educación

CHILE
Twitter @AlessandriFelip
Comparte

Ante el aumento de casos de este tipo en el sistema educativo del país sudamericano, una vez más aparecen los padres como los primeros responsables en la formación de los hijos. ¿Hay claves para ser buenos padres?

En las últimas horas las redes sociales en Chile se sorprendieron, nuevamente, al conocer un video donde aparece un carabinero (policía) sobre el pasto de una cancha de fútbol, en donde es golpeado y pateado por alumnos del Instituto Nacional Barros Arana, liceo emblemático de Chile y que cuenta con 116 años de trayectoria.

 

 

Este caso se suma a los hechos ocurridos en septiembre en el Liceo de Aplicación, donde un estudiante vestido con “overol blanco”, le arrojó una bomba molotov a un carabinero el que resultó con heridas leves. En el 2017 conocimos por primera vez la frase “overoles blancos”, cuando dos personas vestidos de esa manera lanzaron bombas incendiarias a la iglesia La Gratitud Nacional.

Los hechos de violencia solo lo realizan 30 o 40 alumnos, o supuesto alumnos, de distintos liceos emblemáticos; pero que con estas acciones mantienen amenazados a toda la comunidad escolar. Esto ocasionó el retiro de un poco más de 400 alumnos de los establecimientos públicos de la comuna de Santiago, según cifras entregadas por el Alcalde de la comuna de Santiago, Felipe Alessandri.

Sol Serrano, historiadora de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Premio Nacional de Historia, sobre el nivel de violencia dijo lo siguiente: “Me produce angustia el nivel de violencia totalitaria. No hay conciencia histórica de lo que significa la democracia, que requiere vínculos de diálogos. Son los regímenes totalitarios los que no dialogan”. Para la académica el nivel de destrucción y violencia tiene que ver con la falta de pertenencia “porque la pertenencia genera responsabilidad: hay algo mío que debo defender”.

Para el rector del Instituto Nacional, Fernando Soto, en entrevista a diario La Tercera “Los padres quienes deben ser los primeros responsables de la formación de sus pupilos. La institución escolar es un complemento a esa formación, así es que tienen ellos que dar cuenta de esa primera y fundamental responsabilidad”.

“Creo que las nuevas generaciones han leído con mucha atención cuáles son sus derechos, pero no han puesto la misma atención a cuáles son sus obligaciones”, añade el rector. Y en cuanto a los padres recalcó:  “A veces hay muchos (alumnos) que mandan en sus hogares y las mamás o papás a veces no ponen la suficiente claridad y la más correcta orientación de cómo deben ser las pautas de comportamiento”, añadió.

A lo anterior, el alcalde Santiago, Felipe Alessandri, escribió una columna de opinión en El Mercurio donde enfatizó: “El problema de fondo no lo va a solucionar una ley. Simplemente, no le corresponde. El problema de fondo se debe resolver dentro de los hogares, con padres responsables, que sean parte del proceso educativo de sus hijos, y que les entreguen un mínimo de sentido de corresponsabilidad. Si defendemos derechos, exijamos deberes”, añadió.

Claves para ser buenos padres, según Francisco 

Alegrarse con lo correcto: “Un padre se alegra de que aprenda la rectitud y la sensatez que es lo que cuenta en la vida. Esto será la mejor herencia que podrá transmitir al hijo”.

Educar con cariño: “Corregir los errores que aún no ve, orientar su corazón, protegerlo en el desánimo y la dificultad. Todo ello con cercanía, con dulzura y con una firmeza que no humilla”.

Acompañar con paciencia: “Estar presente en la familia, compartir los gozos y las penas con la mujer, acompañar a los chicos a medida que van creciendo. Hoy los hijos al volver a casa con sus fracasos necesitan a un padre que los espere, que los proteja, los anime, les enseñe cómo seguir por el buen camino. A veces tiene que castigarlo, pero nunca le da una bofetada en la cara”.

Orar con confianza: “Muchas veces no admitirán los fracasos, los hijos, pero necesitan del padre como todos necesitamos acudir al único Padre Bueno, como dice el Evangelio, el Padre nuestro que está en los cielos”.

Seguir a San José: “Pidamos al Señor que nunca falte en las familias la presencia de un buen padre, que sea mediador y custodio de la fe en la bondad, en la justicia y la protección de Dios, como lo fue San José”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.