Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 02 marzo |
San Félix III, papa
home iconEstilo de vida
line break icon

Ser olvidadizo no es tan malo como piensas

KOBIETA COŚ ZAPOMNIAŁA

Shutterstock

Calah Alexander - Aleteia Inglés - publicado el 12/10/18

De hecho, podría ser una señal de mayor inteligencia

Siempre he tenido una memoria bastante buena. En el colegio, podía recordar los nombres más extraños y los detalles más pequeños para los exámenes, visualizando la página donde los había leído. Esta habilidad me servía tantísimo que bordaba todos los exámenes que exigían memoria en el instituto y la universidad.

Sin embargo, siempre he tenido dificultades para recordar cosas básicas de la vida diaria, como dónde he puesto mis llaves o qué hay previsto en mi calendario inmediato. Siempre atribuí este despiste a falta de organización o quizás de virtud, pero según la revista Curious Mind Magazine, podría tratarse en realidad de un signo de inteligencia:

La memoria siempre se ha percibido como el atributo mental más fuerte. Sin embargo, investigadores de la Universidad de Toronto afirman que olvidar es tan importante como recordar. Un artículo publicado en Neuron revisó varios estudios que analizaban la neurobiología detrás del recuerdo y el olvido. Resulta que estos dos procesos interactúan entre sí, permitiendo “una toma de decisiones inteligente en entornos dinámicos y ruidosos”.El autor del estudio analítico, el profesor Blake Richards, explica que el auténtico propósito de la memoria es la optimización de la toma de decisiones. El cerebro logra este propósito filtrando los detalles irrelevantes y conservando elementos que contribuirán a decisiones inteligentes en el mundo real. (…) La ‘mala memoria’ en este sentido es en realidad un mecanismo del cerebro que contribuye a crear espacio rápidamente para información relevante y evitar que el cerebro desperdicie energía y espacio de memoria con información mundana y trivial.

Está claro que yo no clasificaría como “información mundana y trivial” saber dónde he puesto las llaves de mi casa, pero según parece mi cerebro sí. Esta tendencia no ha hecho sino aumentar a medida que me he hecho mayor y la información importante que necesito recordar ha crecido exponencialmente.

Por ejemplo, sigo sin poder recordar dónde he dejado las llaves, pero mi madre se quedó boquiabierta cuando me puse a rellenar el papeleo de la evaluación de la terapia de logopedia de mi hijo de 6 años y pude recordar la edad que tenía cuando se dio la vuelta por primera vez, cuando se sentó erguido y cuando empezó a caminar y a hablar.

Mi madre anotó toda esa información en diarios de bebés, pero no puede recordarla. Yo nunca guardé una sola anotación sobre mis bebés, pero conozco esa información sobre mis hijos como la palma de mi mano.

En cambio, mi madre se sabe de memoria todos nuestros números de la seguridad social. De jóvenes, siempre que necesitábamos esa información, la llamábamos y ella la recitaba del tirón.

No tengo ni idea de cuáles son los números de la seguridad social de mis hijos, pero sé exactamente dónde están los archivos en mi ordenador y mi casa que contienen esos números. Puedo encontrarlos en un santiamén, así que mi cerebro sabe que esa información no es necesaria recordarla.

En definitiva, si tú, como yo, no puedes recordar siquiera dónde están tus llaves pero sí recuerdas el peso de tus hijos al nacer y sus puntuaciones Agpar, no te estreses, no estás sufriendo una pérdida de memoria temprana ni te falta virtuosismo organizador. Lo que pasa es que tu cerebro está priorizando la información más importante y, por lo visto, la ubicación de tus llaves no lo es.

Eso sí, piénsate lo de colocar un llavero junto a la puerta de tu casa. Te prometo que te ahorrará innumerables horas de frustración.

Tags:
bienestarinteligenciamemoriasalud mental
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
5
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.