¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo mantener la paz ante lo que no puedes controlar

MOTHER AND DAUGHTER
SHUTTERSTOCK
Comparte

Hay un pensamiento que despeja rápida y completamente todos los nubarrones...

Me parece que con frecuencia quiero controlarlo todo. Quiero ser como Dios y decidir yo lo que está bien y lo que está mal, lo que corresponde y lo que no. Me gustaría poseer el poder para hacerlo todo a mi manera. No quiero que nadie frustre mis planes.

A menudo le repito a la Virgen María: “Nada sin ti, nada sin nosotros”. Y en esa alianza quiero que el peso recaiga en María, sin olvidarme de mi aporte.

Pero luego en la vida diaria y concreta pongo el acento en mí, me centro en lo que a mí me toca. “Nada sin mí”, acabo repitiendo cada mañana.

Nada sin que yo lo controle, nada sin que yo lo revise antes, nada sin que yo calcule si es posible o no. Intento delegar, pero desconfío de todos. No me fío.

No creo que los demás lo puedan hacer tan bien como yo lo hago. O a mi manera al menos. Creo que tengo más experiencia, más años, más sabiduría, más talento.

Sólo cedo cuando se trata de áreas que no controlo tanto y escapan a mi conocimiento. Pero si no es así, lo controlo todo.

Quiero además ser como Dios cuando decido lo que a los míos les conviene. Sé lo que será mejor para ellos y no deseo que fallen.

Controlo sus pasos, les digo lo que deben hacer, les marco la dirección correcta, quiero influir en las decisiones que toman. Como si al estar yo presente en sus vidas ahuyentara de golpe los fantasmas de posibles fracasos.

Me convenzo de una mentira, me digo que sienten lo que yo siento y ven las cosas como yo. Y pienso que sus decisiones tendrán que ver con las que yo he tomado en la vida. Como si hubiera una única forma de sentir, de vivir, de ver las cosas.

Me da miedo acabar abusando de mi poder, de mi autoridad sobre las personas que acompaño y se me han confiado. “¿Qué hago ahora?”, me preguntan. Y yo parezco tener siempre la respuesta adecuada.

Sé lo que les conviene. Sé lo que tienen que hacer. Me piden consejo y yo creo que tienen que obedecer mis puntos de vista. Y si no obedecen, ¿para qué me preguntan?

Un consejo nunca es una orden. Pero se me olvida. Me creo con derecho sobre la vida de las personas que se me han confiado. ¡Qué fácil es querer que hagan lo que yo deseo!

A veces incluso no digo nada. Sólo miro. Y espero sin quererlo que con ver mi mirada entiendan si estoy o no de acuerdo con sus actitudes y maneras. ¡Cuánto me cuesta no controlar! Quizás por eso me cuesta tanto confiar en Dios.

Leía el otro día: “El hombre moderno pretende convertirse en señor de su tiempo, en el responsable único de su existencia, su futuro y su bienestar. Quiere planificar su vida y controlar su destino. Se organiza como si Dios no existiera. No tiene necesidad de Él[1].

No me fío de sus caminos porque no suelen coincidir con los míos. Temo sus cambios de planes que van contra mis deseos.

Quiero decidir sin Dios, más libre. Actuar casi como si Él no existiera, o no tuviera ninguna influencia en este mundo que Él mismo ha creado.

¿Quién me hizo tan desconfiado? Me duele ser así pero veo en mi alma crecer la semilla de la desconfianza. Es muy duro verme así.

Busco el control sobre el futuro. Como si estuviera en mi mano alargar mi vida un solo día o unas horas.

Me cuesta confiar en otros a los que veo y conozco. Más aún entonces confiar en ese Dios al que no veo. Me cuesta confiar en Él. Como si siempre me fuera a fallar.

Me da miedo que se equivoquen las personas y que se equivoque el mismo Dios. Y acabe permitiendo lo que no me conviene.

Pero, ¿sé realmente lo que me conviene? No lo creo. Sé lo que me gusta, lo que amo, lo que deseo. Pero no sé si todo eso que amo y busco me conviene de verdad.

Porque a veces lo que me conviene, lo que me viene bien a mí que soy un niño malcriado, es que me lleven la contraria o alteren mis planes. Rompan mis deseos o alteren mi ruta. Me saquen de mi esquema, o eliminen mi control.

Para hacerme así más libre interiormente. Para que aprenda de una vez por todas a confiar en el amor de Dios que me sostiene.

Siempre he admirado esa mirada del padre José Kentenich sobre la vida: “Les confieso sinceramente que en horas de soledad me siento asustado ante la obra que hemos emprendido. Pero el pensar en la Madre del Cielo y la confianza ilimitada en ella despeja rápida y completamente todos los nubarrones. Una reflexión serena sobre el desarrollo cumplido hasta ahora permite extraer la siguiente conclusión: Nuestra MTA nos quiere utilizar como instrumentos para la renovación del mundo”[2].

Es la confianza plena que le pido a Dios. Que me enseñe a confiar en su amor infinito y misericordioso. Que me muestre cada día su amor para que no me olvide. Para que abrace sus deseos. Y viva en paz sin temer por mi futuro.

Y en tiempos de luchas, mirar a lo alto y confiar. En tiempos convulsos, creer en su amor que sostiene mi vida.

En épocas de crisis de la Iglesia, como la que vivo, no temer, confiar y descansar en sus manos sabiendo que sólo soy un instrumento en brazos de María.

Lo dejo todo entonces en Él y confío. Y decido lo imposible. No quiero seguir controlándolo todo. Suelto las riendas y el timón. Me dejo llevar.

 

[1] Cardenal Robert Sarah, La fuerza del silencio, 66

[2] Kentenich Reader Tomo 1: Encuentro con el Padre Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.