¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe Aleteia gratis directamente por email
Aleteia

Los primeros cristianos pintaban así: Fascinantes imágenes en una iglesia de hace 1800 años

The site of Dura-Europos.
Comparte

Se desconoce si el lugar todavía sobrevive después de la ocupación del ISIS

“Porque donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, yo estoy presente en medio de ellos”. – Mateo 18,20

Es frecuente que, cuando reflexionamos sobre estas palabras del Evangelio de Mateo, las primeras imágenes que vienen a la mente son de una congregación sustanciosa que colma una parroquia local, un círculo de oración en medio de la tragedia o incluso una familia que da gracias con una oración antes de una comida.

Es poco probable, sin embargo, que los primeros cristianos tuvieran estas mismas ideas, ya que la Iglesia tal como la conocemos no existía todavía.

Los primeros cristianos se reunían en casas, puesto que ya no eran bienvenidos en las sinagogas. Más tarde, los cristianos romanos continuaron esta práctica, dado que la persecución tan intensa que sufrían les obligaba a practicar el culto en secreto. Estos primeros lugares de culto se conocieron como “domus ecclesiae”, es decir, casas de la iglesia o iglesias domésticas.

La casa de culto más antigua de este estilo se encuentra en Dura-Europos, Siria, y se conoce simplemente como la iglesia de Dura-Europos. Se cree que el lugar fue una vez una residencia privada que fue convertida en un lugar de oración entre el año 233 y el 256, cuando la ciudad fue abandonada después de la conquista persa.

El yacimiento de la iglesia de Dura-Europos fue excavado en su mayor parte a principios del siglo XX por arqueólogos franceses y estadounidenses. A través de sus esfuerzos, no solo se descubrió este importante hito, sino también algunos de los primeros frescos y otros testimonios de arte cristiano. También encontraron fragmentos de pergaminos con textos hebreos que más tarde se identificaron como oraciones eucarísticas.

El arte encontrado en el yacimiento fue extraído y alojado en la Galería de Arte de la Universidad de Yale, y menos mal, ya que se desconoce si este antiguo yacimiento ha sobrevivido a la ocupación del ISIS. Aquí hay algunas imágenes de estas primeras representaciones artísticas de la fe cristiana.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.