Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 26 octubre |
Frei Galvao
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Entrenarnos en gratitud

FAMILY

Photo by Agung Pandit Wiguna from Pexels

María Verónica Degwitz - publicado el 30/09/18

Con mucha frecuencia repetimos que estamos agradecidos por nuestra familia, por nuestros hijos, por nuestra vida, pero muchas veces creo que no captamos cómo este agradecimiento debe transformar nuestra manera de ver la realidad

Hace pocos días, un periodista le preguntaba a Novak Djokovic, después de jugar un partido de Tennis de tres horas, a una temperatura de 35 grados y con una humedad de 70%, que cómo se sentía jugar un partido tan importante en esas condiciones tan adversas. Le pedía que pusiera en palabras para el público lo difícil que era jugar en esa situación. La respuesta de Djokovic sorprendió a todos. Muy cordialmente le respondió que el no podía contestar esa pregunta. Él sentía que los que estaban allí eran muy afortunados de hacer lo que les gustaba, de jugar el deporte que amaban en un escenario tan importante como ese y frente a millones de personas. Él no sentía que era justo hablar de las dificultades de ese partido, cuando se sentía bendecido por estar allí.

A pesar de que sólo es un deportista, y no un filósofo o un santo, esas palabras han estado en mi cabeza durante algunas semanas. Y me han ayudado a ver que nuestra vida como padres necesita un poco más de esta visión práctica del agradecimiento.

Con mucha frecuencia repetimos que estamos agradecidos por nuestra familia, por nuestros hijos, por nuestra vida, pero muchas veces creo que no captamos cómo este agradecimiento debe transformar nuestra manera de ver la realidad.

Si de verdad hiciéramos nuestra la gratitud, nos quejaríamos mucho menos por banalidades, seriamos más pacientes con los demás, aprenderíamos a apreciar más las cosas pequeñas, estaríamos más presentes y conectados con nuestra familia.

Es difícil porque vivimos en la época de la comodidad y el confort: ¿por qué jugar un partido de tennis a 40 grados si pudieras jugarlo con aire acondicionado? Pero si nos detenemos un momento nos damos cuenta de que las cosas que valen la pena sólo se logran con estos pequeños sufrimientos, que no son innecesarios.

Quisiera ser mucho más agradecida, quisiera quejarme menos, quisiera poder ver lo bueno en vez de sacar siempre a flote lo negativo, pero se que esto requiere entrenamiento, así como cualquier deporte. Requiere enfocar mi mirada en cosas distintas, requiere repetirme mil veces que, incluso las cosas malas que nos suceden, traen siempre cosas buenas, requiere pausa y reflexión.

Quisiera también educar a mis hijos a tener un corazón agradecido, que sepan ver en todas las contrariedades aquello que los hace crecer, que sepan lo afortunados que son de vivir la vida que llevan y que esto los obligue a dar algo de vuelta.

La gratitud no es fácil de vivir, y va mas allá de postear una foto en Instagram que diga: #blessed. La verdadera gratitud es aquella que nos permite alejar nuestro corazón de la falta de sueño, de la rutina que aburre, de las peleas y los berrinches y de las tareas, y nos acerca a apreciar los momentos vividos, los pequeños logros de nuestros hijos, el tiempo que pasamos con ellos y muchas otras cosas que muchas veces damos por hecho.

Ojalá en nuestra vida familiar quitemos el enfoque en los 40 grados de calor, y respondamos como Nole: somos afortunados de estar aquí.

Este artículo de María Verónica Degwitz fue anteriormente publicado en su blog «En la sala de mi casa»

Tags:
agradecimientogratitud
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
PRAY
Philip Kosloski
Oración al beato Carlo Acutis para pedir un milagro
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
6
PEPE RODRIGUEZ
Revista Misión
El chef Pepe Rodríguez: «Nunca me he emocionado al comer. Al comu...
7
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.