Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los santos y las abejas

AMBROSE
Comparte

¿Sabías que las abejas son capaces de reconocer la santidad de una persona?

¡Cuántas cualidades tienen las abejas! Son laboriosas, viven en una gran familia bien organizada, protegen su hogar, y nos proporcionan productos preciosos como la cera y la deliciosa miel. Y estas maravillosas e perspicaces criaturas han sabido reconocer la santidad de una persona a lo lejos, como saben reconocer el dulce néctar de las mejores flores a kilómetros de distancia. Como podrás ver en estas interesantes anécdotas.

Santa Rita

Los padres de Rita eran campesinos y la llevaban desde recién nacida al campo. Un día, mientras la pequeñita reposaba a la sombra de un árbol en su cesta, un enjambre de abejas se puso a entretenerla. Ninguna hacía el más mínimo ademán de picarla. Es más, algunas de ellas entraban en su boquita semi-cerrada para convidarle un poco de su dulce miel. En ese momento pasó un campesino que iba corriendo al pueblo para hacerse curar el brazo, se había abierto una importante herida con la guadaña, al ver a Rita en su cesta circundada de abejas, fue a alejarlas; y ocurrió un milagro. Cada vez que él campesino movía el brazo para alejar las abejas su herida se cerraba, lo movió hasta quedar completamente sano.

También cuentan que el día que falleció la santa un enjambre entró a su celda y que después de 200 años de su muerte, en el monasterio de Cascia, unas abejas blancas surgían de las paredes del monasterio durante Semana Santa de cada año y permanecían hasta la fiesta de Santa Rita, el 22 de Mayo, cuando retornaban a la inactividad hasta la Semana Santa del próximo año. El Papa Urbano VIII, sabiendo lo de las misteriosas abejas pidió que una de ellas le fuera llevada a Roma. Después de un cuidadoso examen, le ató un hilo de seda y la dejó libre. Más tarde vieron la misma abeja en su nido en el monasterio de Cascia, a 138 kilómetros de distancia. Los huecos en la pared, donde las abejas tradicionalmente permanecen hasta el siguiente año, pueden ser vistos hasta el día de hoy en el monasterio.

”ST
”PRAYER

San Ambrosio

Se narra que un día estaba el pequeño Ambrosio durmiendo en el petroriano (su padre era un alto funcionario militar romano), vino de repente un enjambre y se posó en su cara. Las abejas entraban y salían de su boca. El padre que caminaba cerca del niño junto con la madre, prohibió a la domestica que lo cuidaba de alejar los insectos, había intuido que se trataba de un hecho prodigioso, entonces dijo: “Si este niño vive, se convertirá en un “grande””.
Y así fue, san Ambrosio se convirtió en un “grande” para la Iglesia, esa Iglesia, como la comparó, similar a una colmena donde las abejas (los cristianos) trabajan con fervor y fidelidad buscando y obteniendo, lo mejor de cada flor: la miel.

San Elías

Un día un enjambre comenzó a girar alrededor de la cabeza de san Elías sin ocasionarle ningún daño. Entonces tomó un recipiente y se dirigió hacia el huerto. Casi todas las abejas se aglutinaron en el recipiente. El santo vio en ese hecho, como el futuro de sus monjes, que habrían continuado a vivir en comunión fraterna y sólo unos pocos se perderían en el camino.

San Bernardo de Claraval

También se lo relaciona con las abejas a san Bernardo de Claraval, llamado doctor melifluo o boca de miel, porque dicen que sus prédicas eran como golosinas dulces. El santo tenía el don de transmitir la experiencia de Dios con tal dulzura e intensidad que los demás podían saborearla.
Y también Bernardo de Claraval habló varias veces de las abejas considerándolas un símbolo del Espíritu Santo que vuela y se alimenta del perfume de las flores.

Fuente: corazones.org, Santi eremiti italogreci: grotte e chiese rupestri in Calabria, antropologiaartesacra.it

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.