Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Descubre la “Fiesta del Príncipe San Miguel”, patrimonio cultural de Ecuador

SALCEDO
Comparte

Desfiles, novenas y una instancia de encuentro en honor al arcángel patrono

En la provincia de Cotopaxi, Ecuador, hay un lugar que le rinde honor al Arcángel San Miguel. Se trata del cantón Salcedo, también conocido como San Miguel de Salcedo.

Es por estos días que este lugar del país sudamericano vibra con la ya tradicional “Fiesta del Príncipe San Miguel”, una celebración que mezcla lo cultural con lo religioso.

Según diversas leyendas vinculada al origen de esta devoción, todo comenzó allá por el Siglo XV cuando una imagen de San Miguel llegó desde Roma a Guayaquil, recuerdan medios locales como El Telégrafo.

En aquel entonces el destino era Quito, la capital de Ecuador. Sin embargo, durante el pasaje por Salcedo la imagen “se hizo tan pesada que fue imposible cargarla”.  Inmediatamente, eso fue entendido de parte de los fieles y devotos como como una señal, una “decisión” del Arcángel de querer quedare en el lugar.

Una fiesta patrimonial

Novenas, celebraciones religiosas y coloridos desfiles forman parte de una propuesta que une a la comunidad y representa una clara oportunidad de encuentro a finales del mes de septiembre. Es ahí donde aparecen diversas expresiones como ashanga (tipo de ofrenda), comparsas (grupo de bailarines, músicos y cantantes) o prioste (quien está al frente de una hermandad o cofradía).

Durante esta festividad, la imagen del Arcángel San Miguel marcha desde la Iglesia hasta la plaza, instancia donde se celebra una misa campal. Luego, prosigue el desfile y los danzantes prosiguen con su homenaje.

Pero desde el pasado mes de junio una buena noticia volvió a llenar de júbilo a los habitantes de esa localidad ecuatoriana.  El Instituto Nacional de Patrimonio Cultural certificó esta celebración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación.

“Esta festividad guarda un sincretismo entre el acto religioso que agradece por los dones y favores concedidos con una misa campal y el acto social, donde se unen todas las manifestaciones culturales”, indica la declaración. Vea certificado.

Esta declaratoria se dio a conocer en la Iglesia matriz de Salcedo. Al mismo tiempo, esto también genera que esta festividad se posicione como atractivo turístico tanto a nivel local como internacional, un ejemplo más, como hay tantos en América Latina, de alegría popular que va de la mano con lo religioso.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.