Aleteia

El Gobierno de Estados Unidos tiene “perdidos” a 1.488 niñas y niños inmigrantes

BORDER
Comparte

¿Dónde están estos niños detenidos?

El Congreso de Estados Unidos ha dado la nota: 1.488 niñas, niños y adolescentes migrantes que cruzaron ilegalmente la frontera este año, que fueron detenidos y derivados a tutores, simplemente no aparecen. Se les ha perdido el rastro, nadie sabe a ciencia cierta dónde o cómo están. Ni con quién.

El paradero de estas y estos menores, además de ser un drama humanitario, vuelve a ser el mayor quebradero de cabeza de la administración federal que encabeza Donald Trump puesto que los legisladores, con absoluto sentido común, advirtieron del riesgo de que las y los pequeños “acaben con traficantes de personas o sean utilizados como trabajadores por personas que se hacen pasar por parientes”.

De acuerdo con una ley que pretende cambiar el presidente Trump, los menores de edad que entran ilegalmente a Estados Unidos solo pueden estar un máximo de 72 horas en un centro de detención bajo custodia policiaca. Al cumplirse ese plazo pasan a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS) y más tarde son llevados a un tutor o con familiares, mientras su caso esta en el circuito judicial migratorio.

Los investigadores del Senado revelaron a The New York Times que el HHS “no pudo determinar con certeza el paradero de 1.488 de los 11.254 niños que habían sido colocados con familias de acogida este año”.

Los funcionarios del HHS hacen un seguimiento a los niños a través de llamadas telefónicas a sus tutores. 1.488 es el número con el que no pudieron contactar entre el 1 de abril y el 30 de junio. Según el Departamento, porque sus tutores no pudieron coger el teléfono o no respondieron bien a las llamadas.

¿De quién es la responsabilidad?

A este número de menores “en paradero desconocido”, se suman los cerca de 500 niños que no han sido reunificados con sus padres después de haber sido separados durante el tiempo que duró la llamada “tolerancia cero”, que intentaba disuadir (mediante la separación de los menores de sus padres) a los inmigrantes centroamericanos a cruzar la frontera de México y Estados Unidos.

Además de los hallazgos de los niños “perdidos” por el gobierno estadounidense, senadores republicanos y demócratas introdujeron una propuesta legislativa para que el HHS “esclarezca su responsabilidad en garantizar la seguridad de los niños migrantes, incluso cuando ya no están bajo su custodia”.

Según The New York Times, la nueva legislación obligaría a los funcionarios de esa oficina a realizar las revisiones de antecedentes antes de liberar a los menores a sus custodios. También haría que el HHS se asegure de que esos tutores den el cuidado apropiado para los niños, como que acudan a todas las audiencias ante tribunales migratorios.

Eso aumentaría, asimismo, la cantidad de jueces migratorios para que el Departamento de Justicia pueda procesar los casos con mayor eficacia y en menos tiempo.

¿La nueva ley los protegerá?

La ley haría también que los funcionarios de la agencia les avisen a los gobiernos estatales donde viven los tutores antes de que los menores sean puestos bajo su custodia.

La medida “asegurará que mantengamos el resguardo de los menores no acompañados en el país, lo cual los protegerá del tráfico y del abuso y también fomentará que acudan a sus procesos ante las cortes”, dijo el senador Rob Portman, republicano de Ohio y director de la subcomisión de Seguridad Interior del Senado.

El senador demócrata Richard Blumenthal, de Connecticut, agregó: “Los niños que ponen en riesgo sus vidas para hacer un trayecto peligroso en busca de asilo no deberían tener que preocuparse de terminar en las manos de traficantes de personas o de ser entregados a adultos negligentes y abusivos en Estados Unidos”.

Desde octubre de 2014, el HHS ha dejado a más de 135.000 menores migrantes no acompañados en custodia de adultos en Estados Unidos mientras esperan a acudir ante un juez migratorio. ¿Cuántos de ellos no habrán encontrado una realidad aún más oscura y terrible de la que venían huyendo?

Con información de The New York Times

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.