Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 28 febrero |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEstilo de vida
line break icon

4 formas sutiles de apoyar a las madres en tu vida

MOM,DAUGHTER,PARK

Shutterstock

Michael Rennier - publicado el 23/09/18

Porque, incluso en las mejores circunstancias, el trabajo más estresante en la tierra es ser madre...

¿Alguna idea de cuál es la carrera más estresante que podría elegirse?

Tras haber sido pastor durante más de una década, estoy tentado de reclamar mi propia carrera como la respuesta obvia a la pregunta. Después de todo, como sacerdote, trabajo con horarios irregulares, tomo decisiones ingratas, presento muchas quejas y trato con traumas personales, enfermedades y muerte de manera habitual.

Pero luego pienso en que gran parte de mi trabajo es simplemente pasar tiempo con gente interesante, tomar café con los feligreses e ir a la iglesia, cosas todas que me gusta hacer y que apenas se registran en mi mente como trabajo. En cualquier caso, muchas carreras son tan estresantes como la mía, así que estoy dispuesto a admitir que mi trabajo probablemente no sea el más difícil de todos.

Ni tampoco lo son, según parece, trabajos como “oledor de aliento de perro”, “disculpador profesional” o “espantapájaros humano”. (Todos trabajos reales.) A pesar de todo este suspense que estoy añadiendo antes de la gran revelación, puede que ya hayas adivinado la respuesta: el trabajo más estresante en la tierra es ser madre.

La maternidad, incluso en las mejores circunstancias, es estresante. Es un trabajo en el que literalmente no tienes horas libres ni vacaciones y en el que estás a cargo de, como mínimo, otra vida humana.

Las pequeñitas vidas deben permanecer vestidas, alimentadas e ilesas y las madres también tienen la tarea de ayudar a los niños a madurar emocionalmente, a aprender a usar el baño, a comer con cubiertos y a no sumergirse en una fuente pública cada vez que se presenta la oportunidad.

La maternidad no termina cuando los niños ya pueden ir solos en autobús al colegio. A medida que los pequeños crecen, se vuelve más difícil aún.

Las madres deben volver a aprender álgebra para ayudar con sus deberes, pulir sus habilidades psicológicas para dar sabios consejos sobre las relaciones y convertirse en master chefs en casa. Y así es la maternidad en un mundo ideal, con el apoyo de la familia y la sociedad.

Pero ¿y si la sociedad se vuelve en contra de las madres? ¿Qué pasa si hay otras personas que de repente no son tan comprensivas y serviciales? ¿Y qué hay de las madres solteras y las madres con dificultades adicionales? Entonces un trabajo que ya es estresante se convierte en una pesadilla.

Recientemente, Kim Brooks escribió un editorial en el periódico The New York Times titulado “Ser madre en la era del internet y del miedo”. En él, describe cómo las madres están siendo sometidas a arresto y acoso por decisiones simples y lógicas sobre la crianza de sus hijos. Los estudios muestran que la gente está mucho más dispuesta a confrontar a las madres que a los padres, pero incluso en mi experiencia como hombre, el artículo parece acertado.

«Completos desconocidos están más que encantados de criticar el tamaño de mi familia, comentar si mis hijos usan o no casco con la bicicleta y expresar su sorpresa por que caminen descalzos en un parque. Para mi esposa, es peor. Para nosotros, la parte más estresante de ser padres son los otros adultos. Con esto no me refiero a los secuestradores y abusadores, me refiero a la gente capaz de llamar a la policía porque mi hijo estaba solo en la acera durante un instante», me comentaba un padre. Brooks está de acuerdo: “Comenzaba a comprender que no importaba si lo que había hecho era peligroso, solo importaba que otros padres lo consideraban así”.

El estrés de la intimidación constante está desgastando a las madres. Como respuesta, están haciendo lo que pueden para proteger a sus familias y su propia cordura. Están sobreprotegiendo y sobresupervisando a sus hijos, para que no haya dudas sobre su cualificación para criar a sus hijos. No es el mejor estilo de crianza para los niños, pero en el clima actual es todo lo que las madres pueden hacer.

Con esto en mente, aquí tenéis algunas sugerencias para que las madres puedan dejar de preocuparse por lo que otros adultos pudieran pensar y para que puedan disfrutar de criar una familia.

No criminalices sus decisiones sobre la educación de sus hijos

Esto parece obvio, pero hay muchas madres que han sido denunciadas a la policía o a los servicios sociales por simples decisiones educativas. En una comunidad verdaderamente solidaria y que apoye a los padres, las personas simplemente hablan entre sí sobre estos temas si están preocupadas o, mejor aún, echan una mano. Sería más útil si tuviéramos un poco de empatía antes de llamar a las autoridades de manera moralizante (y anónima).

Confía en el instinto de una madre

Simplemente porque alguien sienta que una madre está cometiendo un error no significa que realmente se esté equivocando. Puede ser tentador criticar las decisiones de una madre en relación a sus hijos, pero hay un simple hecho que debería hacernos dudar: ella conoce a sus hijos mejor de lo que nosotros los conoceremos nunca.

Ella sabe lo maduros que son, cuál es su nivel de confianza ante las nuevas responsabilidades y qué desafíos están listos para afrontar. Si una madre dice que su hijo está listo para tener una navaja de bolsillo o dar un largo paseo por el bosque o ir en bicicleta a su entrenamiento de fútbol, seguramente tenga razón.

Aplaude que permita a sus hijos asumir riesgos

Solo porque un niño parezca estar en una situación de riesgo no significa que la madre tenga que recibir una bronca. Los niños necesitan asumir riesgos para madurar y el peligro es parte del crecimiento.

Los niños que van solos en bicicleta a la casa de un amigo o que trepan a los árboles en el parque no son el resultado de una educación negligente. Es responsable. Incluso cuando un niño se encuentra en una situación verdaderamente peligrosa y otro adulto necesita intervenir, que los niños se metan en problemas es parte de la vida. Eso no significa que su madre sea negligente.

Di algo positivo 

Las madres de hoy en día desconfían de todos los extraños que están cerca de sus hijos. Yo recomendaría disminuir el nivel de estrés en el parque comentando lo bueno que es ver a un niño subirse a un árbol o afirmando lo impresionado/a que estás de que su hijo se las haya arreglado para escalar la estructura del patio de recreo por todas las partes equivocadas. Dile lo bonita que es su familia y deséale un buen día.

Las madres tienen quizás el papel más difícil y más importante de toda la sociedad. Si realmente amamos a los niños y apoyamos a los padres de la manera en que afirmamos hacerlo, sustituyamos un clima de estrés y miedo por uno que realmente celebre a las madres y a sus hijos. Gracias, madres, por todo lo que hacéis.

Tags:
hijosmaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.