¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Por qué mostrarte como realmente eres

JEUNE FEMME QUI DIT NON
© Shutterstock
Comparte

Esas mentiras que yo me digo a mí mismo, ¿me acabarán cambiando por dentro?

Me da miedo a veces que me conozcan como soy. No quiero que nadie lo sepa. ¿Lo sabrá Dios? Incluso a Él pretendo confundirlo.

Creo que engaño al que me ha creado. Es mentira. Ante Él nunca hay engaños. Pero yo intento mentir.

Y ya veo cómo hoy la mentira acaba hasta con una carrera política. La mentira en lo pequeño. La mentira en lo que intento aparentar. La mentira en cosas importantes. La mentira siempre afecta a todas las relaciones.

El hombre suele ser un poco mentiroso. Leía el otro día: “Las mejores mentiras son las que contienen una chispa de verdad, la justa para que los que las oigan se paren a pensar un momento”.

Puede alguien lanzar al viento una mentira sobre mí. Escucho: “Tendamos lazos al justo, que nos fastidia”. Son los lazos de algo falso que lanzo para que caiga el justo.

Siempre quedará la sospecha aunque sea mentira. Algunos lo acabarán creyendo. ¿Acabará siendo verdad lo que es mentira?

¿Creo que es verdad todo lo que me cuentan?  Y esas mentiras que yo me digo a mí mismo, ¿me acabarán cambiando por dentro? ¿La mentira hará que yo viva de acuerdo con ella y sea el que no soy?

A veces pasa. Mienten sobre mí. O yo miento. Y acabo viviendo la mentira como si fuera verdad. O los demás me tratan de acuerdo a una mentira.

No quiero preguntarme como Pilato: “¿Qué es la verdad?”. Me hace daño la sospecha, la duda, el miedo a conocer mi verdad desnuda. No quiero vivir con la incertidumbre.

Miro mi propia verdad. No me engaño. Miro la verdad de los que me rodean. Miro también las pequeñas mentiras que me ayudan a caminar. Son muletas. Las desenmascaro.

A veces justifican mis actos y mis decisiones. Me da miedo acostumbrarme a ellas y no saber que están ahí. Me da miedo vivir sospechando de la verdad de los hombres. Confío en lo que son y en lo que dicen. Eso me da más paz.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.