Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Benedicto XVI quiso dejarlo claro: “Hay un solo Papa”

Comparte

El Papa emérito envía dos cartas reveladoras al cardenal Walter Brandmüller

En una carta del 9 de noviembre de 2017, Benedicto XVI afirmó que “sólo hay un Papa” en la Iglesia. Lo hizo para responder al cardenal alemán Walter Brandmüller que se lamentó a través de un medio de comunicación alemán de que papa Ratzinger con su decisión creó, con la construcción del papa emérito, una “figura que no existe en la entera historia de la Iglesia”. 

Benedicto XVI, escribió dos misivas, la primera para replicar a las declaraciones del purpurado y la segunda para responder a otra carta que le envió el cardenal Brandmüller el 23 de noviembre de 2017 donde el purpurado le aseguraba que no volvería a comentar públicamente el tema de su renuncia y quien suscribió la carta de los ‘Dubia’ contra el papa Francisco.

De hecho, el Papa emérito denunció la rabia o enojo de algunos conservadores contra él por renunciar en febrero de 2013 al solio de Pedro.

En la primera carta de Benedicto XVI al cardenal Brandmüller confirmó que estaría lejos de los medios de comunicación porque ya había un papa y no era él y que si quería – usando una fina ironía alemana, podían seguir la conversación en privado, si tenía una idea mejor para el tema de la renuncia. 

En la primera carta de Benedicto XVI del 9 de noviembre de 2017 al cardenal Walter Brandmüller, sostiene: “En su reciente entrevista con la FAZ [Frankfurter Allgemeine Zeitung] usted dice que yo creé, con la construcción del Papa Emérito, una figura que no existe en la totalidad de la historia de la Iglesia. Por supuesto, sabe muy bien que los papas se han retirado, aunque sea muy raramente. ¿Qué eran después? ¿Papa emérito? ¿O qué en cambio?”. 

Sucesivamente, enfrentó el tema del por qué eligió la figura de papa Emérito y no terminar por volver a ser cardenal tras su renuncia, idea que había puesto el papa Pío XII en la dramática situación de que los nazis lo capturaran e invadieran el Vaticano, durante el periodo de la II guerra mundial.

“Como usted sabe, Pío XII dejó instrucciones en caso de que fuera capturado por los nazis: que desde el momento de su captura ya no sería Papa sino cardenal. Si este simple regreso al cardenalato hubiera sido posible, no lo sabemos. En mi caso, ciertamente no tendría sentido simplemente reclamar un regreso al cardenalato. Entonces habría estado constantemente expuesto al público en la forma en que lo es un cardenal, y más aún, porque en ese cardenal se vería al ex Papa”. 

Benedicto XVI expone en su carta la dificultad del momento y su clara posición de dejar a papa Francisco el timón de la Barca de Pedro: “Esto podría haber conducido, de manera intencional o no, a consecuencias difíciles, particularmente en el contexto de la situación actual.

Con el papa emérito traté de crear una situación en la que soy absolutamente inaccesible a los medios de comunicación y en los que es evidente que sólo hay un Papa. Si conoce una mejor manera y por ende considera de poder condenar lo que he decidido, le ruego de decírmelo”. Luego se despide: “Le saludo en el Señor, suyo BXVI”.

En la segunda carta de Benedicto XVI del 23 de noviembre de 2017 al cardenal Walter Brandmüller, en respuesta a una carta del purpurado del 15 de noviembre, sostiene: “De su amable carta […], supongo que puedo concluir que en el futuro no comentará más públicamente sobre la cuestión de mi renuncia, y por eso le agradezco”. 

Es aquí donde el Papa manifestó que existen personas enojadas con su decisión, posiblemente militantes de sectores conservadores que no admiten su decisión tomada con ‘libertad’, como Benedicto XVI lo ha confirmado en varias ocasiones. 

“El dolor – continuó – profundamente arraigado que el final de mi pontificado ha causado en usted, como en muchos otros, lo puedo entender muy bien. Pero el dolor en algunos -y me parece que también en usted- se ha convertido en enojo, que ya no se refiere solo a la renuncia, sino que se expande cada vez más hacia mi persona y a mi pontificado en general. De esta manera, un pontificado se devalúa y se disuelve en tristeza por la situación de la Iglesia hoy”.  

Benedicto confirmó que le molestaba la confusión de esta discusión movida por la rabia y amplificada en los medios de comunicación: “Todo esto me llena de preocupación y, precisamente por este motivo, el final de su entrevista con el ‘FAZ’ me ha dejado muy molesto, porque al final solo puede promover el mismo tipo de ambiente”.

Y al final de la misiva, el Papa emérito pone un velo piadoso: “Oremos, como lo hizo al final de su carta, para que el Señor pueda acudir en ayuda de su Iglesia. Con mi bendición apostólica, Suyo, BXVI”, concluyó.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.