Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 06 marzo |
Santa Rosa de Viterbo
home iconEspiritualidad
line break icon

La guía para principiantes de la oración diaria: cómo y por qué empezar

MAN,REFLECTING,PRAYING

Amy Velazquez | CC0

Tom Hoopes - publicado el 20/09/18

Por nada te pierdas esta lista de cosas que Benedicto XVI dice que recibirás si pasas unos cuantos minutos cada día con Dios

La oración es una necesidad absoluta para los seres humanos. He aquí cómo —y por qué— rezar.

Reza para conseguir lo que necesitas para enfrentarte a la vida.

Dios nos ha hecho más grandes que todo lo demás que creó. Más grande que los animales, las montañas o los ángeles. Por lo tanto, nada en la tierra nos satisfará. Solo Dios.

“Nuestro corazón está inquieto hasta que descansa en Ti, Señor”, dijo san Agustín.

Esto se debe a que Dios lo hizo todo y escribió las reglas del universo. La única manera de ser feliz es estar en sintonía con Todo. La única manera de hacerlo es tener contacto frecuente con Dios.

El papa Benedicto XVI explicó una vez lo que obtenemos si pasamos tiempo con Jesucristo y lo consideramos nuestro amigo:

“Una relación de profunda confianza, de auténtica amistad con Jesús puede dar a un joven lo que necesita para afrontar bien la vida: serenidad y luz interior, capacidad para pensar de manera positiva, apertura de ánimo hacia los demás, disponibilidad a pagar personalmente por el bien, la justicia y la verdad”.

Momentos para rezar

Imagina que tu mejor amigo también fuera tu compañero de piso o de trabajo, una compañía constante.

Reza en cualquier momento en que habrías hablado con Dios si Él fuera ese amigo. Porque debería serlo.

Reza cuando te levantes, cuando comas, cuando tomes una decisión importante, cuando viajes y cuando te vayas a dormir.

Reza para tener consuelo en el sufrimiento, paciencia en la adversidad, gratitud en los buenos tiempos y resignación en los malos.

Habla con Dios sobre cualquier cosa trascendental o trivial que te concierna y dedica un tiempo especial a conversar con Dios todos los días en meditación.

Cómo meditar

Los santos dicen que la oración contemplativa diaria es una obligación absoluta: meditación sobre Dios y las verdades de la fe. Aquí dispones de un método de meditación diaria que me ha resultado útil. Encuentra uno que funcione para ti.

Si no puedes hacer más, empieza rezando cinco minutos al día. Poco a poco, ve añadiendo más tiempo.

1. Entra en la presencia de Dios

No se trata de hacer presente a Dios, sino de recordarte Su presencia.

Arrodíllate o siéntate respetuosamente. Tu cuerpo y tu alma son uno. La postura de tu cuerpo te anima a recordar y reverenciar la grandeza de Dios.

Haz un acto de fe, esperanza y amor con tus propias palabras o usa las que aquí se dan.

Un acto de fe: Señor Dios, creo firmemente y confieso todas y cada una de las cosas que la santa Iglesia católica propone, porque Tú, oh Dios, revelaste todas esas cosas, Tú, que eres la Eterna Verdad y Sabiduría que no puede engañar ni ser engañada. En esta fe está mi determinación de vivir y morir. Amén

Un acto de esperanza: Espero, Señor Dios, que, por Tu gracia, consiga la remisión de mis pecados y, después de esta vida, la felicidad eterna, porque Tú lo prometiste, Tú que eres infinitamente poderoso, fiel y misericordioso. En esta esperanza está mi determinación de vivir y morir. Amén.

Un acto de caridad: Señor Dios, Te amo sobre todas las cosas y a mi prójimo por causa de Ti, porque eres el Sumo Bien, infinito y perfectísimo, digno de todo amor. En esta caridad está mi determinación de vivir y morir. Amén

2. Expresa adoración, contrición, agradecimiento y súplica (petición)

Tu imaginación puede ayudarte en la oración. Si te sirve, imagina a Jesucristo sentado contigo. Luego, repasa cada una de estas categorías.

Adoración: Repite “Oh Dios mío, te adoro. Eres tan grande y yo tan pequeño”. O recita el Gloria lenta y meditativamente. Adora a Dios tan sencillamente como lo hicieron los pastores en Belén o María en la cruz.

Contrición: Recuerda tus pecados y ofrece reparación por los pecados del mundo. Di: “Jesús, siento mucho haberte ofendido. Por favor, perdóname. Te amo”. Si te ayuda, imagina besar cada una de sus heridas mientras expresas tu dolor.

Agradecimiento: Da gracias a Jesús por todo lo que ha hecho por ti, tu familia, tus amigos, tu comunidad y el mundo. Dale gracias especialmente por tu fe. Sé específico y minucioso. Agradécele este momento de oración.

Súplica: Habla directa y sinceramente con Dios acerca de lo que otros necesitan y tú necesitas. Pide por lo que más necesitas en la vida espiritual y reza por orientación y fuerza para seguir cualquier luz que hayas recibido. Ora por los necesitados de tu familia, ciudad, nación y de todo el mundo. Reza por la gracia de perseverar en la oración.

3. Medita

Cristo es el mejor objeto de meditación y los Evangelios son el mejor lugar para empezar. Los primeros cuatro libros del Nuevo Testamento –los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan– relatan lo que Jesús realmente hizo y dijo y sus interacciones con la gente.

Lee un breve pasaje del Evangelio. Imagínate lo que sería estar allí durante la historia. Nota cómo Cristo respeta, cuida y desafía a las personas. Lee el pasaje de nuevo, aplicando sus lecciones a tu vida.

4. Comprométete

Comprométete a realizar algún acto que ayude a acercar tu oración a tu día; por ejemplo, una buena obra o una palabra amable. Termina agradeciendo a Dios este tiempo de oración.

Y eso es todo.

Hay un océano de gracia esperando para fluir en tu vida si empiezas a abrir un poco ese canal. Puedes hacerlo a través de la oración.

Tags:
oracion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
BAPTISM
Pablo Cesio
Bautizan a la bebé que nació viva tras “aborto legal” y la llaman...
2
Aleteia Mexico
Ella iba a la adoración eucarística a las 3 de la mañana cuando l...
3
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
4
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
5
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Vendrá un nuevo diluvio si no cambiamos de rumbo...
6
MADONNA
Maria Paola Daud
La curiosa imagen de la Virgen María protectora del Coronavirus
7
NEWBORN
Pablo Cesio
La bebé que nació viva tras hacerle «aborto legal» y que ahora qu...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.