Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 01 marzo |
Santos Mártires de Alejandría
home iconEspiritualidad
line break icon

Llevando a Cristo a uno de los países con más pobres del planeta

MIVA

ARHIV SLOVENSKE KARITAS

Salvador Aragonés - publicado el 18/09/18

Entrevista con fray Flem , misionero en Madagascar

Madagascar es la cuarta isla más grande del mundo. Está situada en el Océano Índico, en el sureste de África, separada del continente por el canal de Mozambique.

Sin embargo, los habitantes (malgaches) no son africanos, o no son africanos del todo, sino que son una mezcla de africanos e indonesios y malasios, los cuales fueron los primeros pobladores de Madagascar, antes que los africanos.

Es un país pobre, que no llega a los 1.700 dólares per cápita. Habitan la isla –muy rica en flora y fauna y, sobre todo, las riquezas del subsuelo como oro, basalto y níquel- unos 24 millones de habitantes, cuya
capital es Antananarivo, la mayor ciudad de la isla con 1,5 millones de habitantes.

La religión predominante es la cristiana, con cerca del 45 por 100 de la población, junto con la animista también con cerca del 45 por 100.

Hay también musulmanes (un 7 por 100). Estos no han arraigado en la población malgache, a pesar de haber llegado dos siglos antes que los cristianos, porque el pueblo no quiere la esclavitud ni la poligamia.

La lengua oficial es el malgache –de origen indonesia con un poco de mezcla de la legua bantú, la segunda legua es francesa junto con el inglés. Se independizó de Francia en 1960.

Para la formación de las mujeres existe en Madagascar la École Ménagère, que les da una formación para gestionar bien una buena familia.

Entre los cristianos presentes están los católicos, que son la mayoría, los anglicanos, evangelistas ortodoxos y otros.

Aunque los sacerdotes y los religiosos han salido de vocaciones autóctonas, Madagascar es un país de misioneros.

“La misión en Madagascar tiene dos vertientes claras: primero la evangelización, y segundo la ayuda económica a los pueblos, mediante la construcción de escuelas, hospitales, etc.”, nos cuenta el misionero malgache, fray Jean Flémoquin Rasamison, conocido como el padre Flem, de la Orden de los Franciscanos Menores.

Frailes menores

Además, no es lo mismo misionar en una gran ciudad, donde las parroquias son más o menos como las
de Europa, que en los pueblos lejos de las ciudades, con caminos tortuosos y a veces solo asequibles a pie.

“Ya sabrá que nosotros somos de una cultura distinta de la africana -señala fray Flem. Nos entendemos bien los cristianos con los animistas, porque ellos creen en un solo dios, y llegan a Dios a través de la naturaleza: “las criaturas revelan a su Creador”.

Así que la Evangelización en Madagascar, más que una conversión es purificación e iluminación. Además, el ecumenismo ha fortalecido el buen entendimiento entre las Iglesias cristianas porque tuvo lugar la Fihavanana (reconciliación) y se ha creado el FFKM (Comunidad de Iglesias Cristianas en Madagascar)”.

Uno de los problemas que tenemos los misioneros es la pobreza de los fieles en los pueblos alejados de las ciudades.

No hay apenas limosnas para el culto, cuenta el padre Flem. “Una vez fui a predicar un retiro un pueblo, con los jóvenes franciscanos. Fui en coche, en aquellas carreteras que nada tienen que ver con las de aquí en Europa. Por ejemplo, me costó 50 euros de carburante, y después del retiro, los jóvenes hicieron un
“cuota de socio” y me dieron 10 euros. Para ellos es un compartir verdadero porque dan lo que tienen. Lo demás debe pagarlo el misionero”.

El pueblo malgache es “muy alegre y feliz”, dice el fray Flem, y tiene una relación interpersonal estupenda que no he visto en ningún sitio en donde ha estado “y eso a mí me encanta. Así, cuando vamos a un pueblo, al que no se puede llegar en coche a causa del camino, hemos de hacer varios kilómetros andando. Bien, pues el pueblo sale unos kilómetros a recibirnos, a esperarnos, en el camino. ¡Es emocionante! Y están alegres y felices de que vayamos”.

En Madagascar hay muchas vocaciones para sacerdotes, religiosos y, sobre todo, religiosas, que hacen una labor de evangelización y social muy importante.

En África también hay muchas vocaciones y por eso el papa Francisco habló de que África debe ser misionera.

Fray Flem vuelve a Madagascar antes de la Navidad. Vuelve contento porque ve la gran necesidad que hay para evangelizar Madagascar.

Le cuento que hay sacerdotes africanos a los que les cuesta volver a África, y de eso se han quejado algunos obispos de excolonias francesas. ¿Ocurre eso en Madagascar que es una excolonia francesa?

“Eso no ocurre en Madagascar, afirma fray Flem. Hay muy pocos sacerdotes malgaches en Europa. Además los sacerdotes o religiosos malgaches fuera de Madagascar tienen motivación claras y permiso de sus obispos o de los superiores respectivos.

Pero esto de la salida de sacerdotes africanos a Europa tiene una causa: A veces, nos cuenta fray Flem, los misioneros que van a África no conocen demasiado la mentalidad y la cultura de aquellos países, a pesar de su buena voluntad y su generosidad, y existe el riesgo a no ser interpretados bien.

Es decir, como los misioneros extranjeros tienen muchos recursos que vienen de sus países, sin conocer bastante la cultura actúan con mucha generosidad y caridad. Algo que los misioneros nativos no lo pueden.

Entonces se creen que en Europa se vive muy bien. Existe una imagen idealizada de Europa y de los
misioneros”.

La solución de esta sería la aportación de un misionero nativo bien formado trabajando con los misioneros. En el fondo es cuestión de formación que no está bien inculturada.

A fray Flem le encantaría poder informar a los europeos de lo que es Madagascar y la
cultura malgache. Y viceversa.

¿Nos veremos en su misión de Madagascar? Solo Dios lo sabe.

Tags:
evangelizacionmisionero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
2
MEXICO
Pablo Cesio
México: El hombre que llegó a su propia misa de cuerpo presente
3
DEMANDE EN MARIAGE
Edifa
No te cases sin haberte hecho estas tres preguntas
4
BABY
Aleteia Team
El bebé que nació agarrado al DIU
5
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
6
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
7
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.