Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 29 noviembre |
San Saturnino de Tolosa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Lo que siento al contemplar a María con su Hijo muerto en brazos…

PIETA

Public Domain

Carlos Padilla Esteban - publicado el 17/09/18

No dudó. Dejó de temer abrazada por Dios. No se turbó. No dejó de luchar. Una madre no abandona al hijo muerto, al hijo enfermo, al hijo solo, al hijo pecador

Creo que necesito aprender a agradecer y a alabar a Dios por todo lo que hace en mí. Agradecerle por los pequeños y grandes milagros que veo cada día. Se me olvida hacerlo. Estoy centrado en lo que me falta. Me quejo mucho de lo que no tengo. No valoro tanto mis pequeñas conquistas. A la luz de mis grandes pérdidas me parecen insignificantes.

Al cumplirse los cincuenta años de la muerte del P. Kentenich pienso en su forma de mirar. Él quiso que la Iglesia de la adoración en Schoenstatt fuera un símbolo para toda la familia. Un canto de gratitud por su vuelta a casa. Una alabanza por su vida llena de cruces. El misterio del dolor que da la vida.

Habían pasado tres años desde su regreso del exilio. Estaba todo dispuesto para su bendición. Se dio una conjunción particular. Fue un sello del cielo sobre su vida. El P. Kentenich muere al acabar su primera misa en esa Iglesia. Era la misa inaugural. Muere en la sacristía. Era domingo y la Iglesia celebraba el 15 de septiembre la fiesta de La Virgen de los dolores.

En el Evangelio de ese día: «Mujer, ahí tienes a tu hijo. Hijo, ahí tienes a tu Madre». Esas palabras de Jesús habían marcado la vida del Padre Kentenich desde niño. Desde que entró en el orfanato. Fueron palabras claves en su vida y en su misión. Se había sentido hijo de María. Y Ella como Madre había salvado su vida.

María sufrió el dolor por una espada que atravesaba su corazón al pie de la cruz. Jesús moría y tenía todavía aliento para entregar a su Madre a Juan y a Juan a su Madre. Y en Juan me entrega a mí. Entrega mi vida para que aprenda a ser hijo. Y sepa agradecer y mirar mi vida con ojos abiertos, claros, llenos de luz. Ojos de niño.

Ese día en que María miraba al P. Kentenich celebrando y cantando un cántico de gratitud, lo tomó en sus brazos y lo condujo al encuentro del Padre. Fue un abrazo eterno. Para siempre. Era el día del dolor de María. El día al pie de la cruz en el que Jesús nos daba una Madre.

Ese mismo día el Padre emprendió un camino solo. Nos marcó un camino. Nos enseñó una forma de vivir. Nos enamoró de una misión para los tiempos de hoy. Nos hizo profetas, hijos de María, niños confiados en las manos de Dios. Nos entregó una Madre. Y por eso yo estoy dispuesto a seguir sus pasos.

Dice la estrofa de una canción: «Padre y profeta, elegido por Dios seguimos tu camino por las tormentas y sombras de hoy, mar adentro en tu corazón. Padre de pueblos, llevamos tu luz, vida nueva en la Alianza de Amor. Vamos contigo, Padre. Tu Alianza nuestra misión. Somos tu familia. Padre nuestra misión. Tu Alianza nuestra misión».

La misma misión del Padre hecha vida en la fiesta de María rota al pie de la cruz. Rota en su dolor y en su agonía. La misión de ser luz, de ser esperanza en medio de tantas vidas rotas.

En Berlín hay una escultura sencilla de una madre con un soldado muerto en sus brazos. En su sobriedad refleja el dolor de una madre por su hijo muerto. Ella permanece fiel, haga frío o calor, ante las injusticias y guerras. El amor de una madre es poderoso. Un amor silencioso y sólido. Así es en una madre humana.

¡Cuánto más es María! Ella está siempre en mi dolor. Ella fue siempre fiel porque vivió lo que he repetido en el salmo: «Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida». No dudó. Dejó de temer abrazada por Dios. No se turbó. No dejó de luchar. Una madre no abandona al hijo muerto, al hijo enfermo, al hijo solo, al hijo pecador.

Eso es lo que me enseñó el P. Kentenich con su vida. Sé que para poder ser yo consuelo en el dolor de los otros, tengo que entregar con mis manos abiertas mi propio dolor: «Antes de poder aceptar el dolor de otra persona, primero tiene que haber una aceptación del propio dolor. También ha de haber una interpretación positiva del muerte y pérdida».

Tengo que haber cruzado rutas dolorosas, umbrales amargos. Haber caído en medio de un dolor terrible atravesado, como María, por una espada. Y luego tener paz en el alma para seguir caminando, abrazando, levantando, sosteniendo. Así es María. Así lo vivió el P. Kentenich que nos confió la misión de ser yo María en medio de los hombres heridos.

Lo expresaba así: «La pequeña María también ha de tener ese dinamismo del corazón de la Santísima Virgen. Corazón como un cántaro del cual manan aguas que corren hacia Cristo. Porque si no tiene ese dinamismo, si su rostro está vuelto sólo hacia los hombres, no es María, la que dio a luz a Cristo y es portadora de Cristo».

Un corazón vuelto hacia los hombres y vuelto hacia Dios. Ese fue su testamento espiritual. Murió ante María rota abrazando a su Hijo. Murió roto él mismo, después de haber sido herido y abrazado a su Madre. Tal como lo veo en esa escultura de la madre y el soldado. En esa piedad que imagino en el Calvario. Un abrazo eterno lleno de dolor y esperanza al mismo tiempo.

¿Cómo puedo agradecer cuando estoy llorando? ¿Cómo puedo llegar a agradecer lo que me duele, lo que no amo, lo que me hace tanto daño? Parece inhumano. Sólo un milagro de Dios en mi alma puede hacerme capaz de agradecer llorando. De soñar sufriendo. De esperar lamentando. El corazón de María es así porque ve más allá de la oscuridad de ese calvario.

Como hubiera hecho al día siguiente el mismo P. Kentenich si hubiera tenido que explicar la trascendencia de su propia muerte. Le quedaba todavía tanto por hacer. Había tantos planes, tantos proyectos por delante, tantas fechas marcadas. Poco importan en ese abrazo eterno entre Madre e hijo las obras inacabadas. En ese abrazo profundo todo cobra sentido. Un abrazo sencillo, hondo.

Hoy el P. Kentenich me vuelve a animar para seguir luchando. Para que no me detenga en medio de mis dolores y cruces. Para que no me queje ni me desespere cuando se me cierren caminos. Para que mire a María como siempre él lo hizo y confíe. En el Santuario surge un hombre nuevo. Ahí estoy llamado yo a decirle a mi Madre: «Aquí tienes a tu hijo». Aquí estoy dispuesto a dar la vida. Aunque me duela. La pierdo para ganarla. La pierdo para que tengan vida.

Tags:
virgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.