¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Esto es lo que pasó cuando paralizada pidió al Señor una señal para llevar su cruz

NATASHA,SIMON,CHILDREN
© Simone Sanna
Comparte

La llamada telefónica del Papa supuso para ella el impulso necesario para seguir adelante

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Hoy te contamos la historia de Natascia, esposa de Simone y mamá de Ilaria, Gabriele y Maria Giulia. Su historia da rabia, hace llorar, me deja también impresionada, alegre y con esperanza.

Natascia vive con una grave discapacidad desde hace 6 años, y en esta entrevista nos cuenta con generosidad e ironía su (des)aventura y cómo ha tenido que comenzar desde el principio para seguir viviendo y amando.

Natascia, cuéntanos todo desde el principio…

Por un problema relacionado con el ciclo menstrual fui al médico de cabecera. Tenía la sensación de que la sangre se quedaba coagulada en la barriga, en lugar de salir y fluir bien. Por eso, mi doctora, que es ginecóloga, me mandó la píldora asegurándome que en pocos meses todo se habría resuelto. Me la prescribió sin hacerme ningún tipo de análisis antes. Desgraciadamente lo mío era un problema genético de la coagulación que ya se había agravado mucho. Tomé la píldora y tuve una embolia cerebral.

 

¿Cómo sucedió?

Tenía tres hijos y otros 6 en el cielo. Sufría  muchos abortos, pero nadie se había alarmado. Tuve dos cesáreas y en mis condiciones no habría podido someterme a cirugías sin la necesaria profilaxis. Empecé a tomar la píldora y después de un mes, al volver de misa me desmayé. Recuperé la conciencia en el hospital, completamente paralizada del lado derecho, no podía hablar y tenía la boca toda torcida de un lado. Hoy está mejor, no se nota tanto a menos que te fijes en mis labios, pero por desgracia no veo con el ojo derecho.

Al principio me dijeron que me recuperaría, pero la hemiparesia pronto se convirtió en hemiplejía. He hecho mucha logopedia y fisioterapia de la cara. En terapia intensiva no me daba cuenta de cuán mal estaba. Creía que hablaba correctamente y, en cambio, quien me escuchaba no entendía lo que decía, porque mascullaba pero en mi cabeza pensaba que me expresaba normalmente. Solo cuando un día me llevaron un pizarrón, finalmente lo entendí.

Poco después me comunicaron mi patología y detallaron las causas de la embolia.

¿Denunciaste a la doctora?

No, no lo hice. Aunque los médicos me dijeron que podía hacerlo. Creo que su error fue humano. Serio, pero aún así un error. No quise juzgarla, un día será el Señor quien lo haga. Se dice que el pecado genera pecado, entonces me encomendé a la voluntad de Dios y a mis oraciones.

¿Cómo te sentiste después del ictus? ¿Quién estuvo particularmente cerca de ti?

Antes de enfermarme era chef, ganaba bien, ayudaba a mi familia y me encontré de repente en un mundo que no era el mío, catapultada a una realidad difícil de explicar y con la que tuve que aprender a convivir. Pero era la que tenía en ese momento. La enfermedad y el sufrimiento asustan y, de hecho, mi familia de origen se alejó un poco después de la trombosis. Yo rezo siempre por ellos.

Mi marido Simone estuvo continuamente a mi lado, es impagable, y también mis hermanos de la comunidad. El dolor no dañó nuestra relación de pareja, sino que nos unió aún más. No lo elegí yo, Dios lo eligió para mí y solo podía ser bueno. Estamos juntos desde que tengo 17 y él 23: han pasado 20 años. En agosto festejaremos 16 años de matrimonio, y yo estoy aún muy enamorada de él.

¿Has tenido alguna vez momentos de gran desaliento?

Me acuerdo que en un momento de la enfermedad, cuando tenía dificultad en hacer las cosas para mis hijos, las actividades de casa que hace cualquier mamá, me puse en oración. Le pedí a Dios: “Si es tu voluntad todo esto, mándame una señal. No quiero un soplo de viento que entra en mi casa, una hoja que vuela, el rayo de sol, quiero algo que sea una bofetada para seguir adelante. La enfermedad me rompe. No logro llevar esta cruz”.

En el logopeda recuerdo que los primeros ejercicios fueron realmente difíciles, y que me avergonzaba. No lograba hacer lo que me pedía aunque me seguía con una increíble dulzura.

Debía aprender a escribir con la mano izquierda y, por lo tanto, empecé como los niños en la guardería, a hacer líneas y círculos. Ella me dijo que si me ponía un objetivo aprendería antes.

En ese momento en mi corazón nació el deseo de escribirle al papa Francisco. Ya han pasado cuatro años desde entonces. Me acuerdo que al usar la izquierda lo que escribí no me salió muy bien, pero no quería mandarle una de esas cartas escritas en la computadora o a máquina. Por eso escribí a mano en un papel rayado que arranqué del cuaderno de mi hijo.

¿Qué le escribiste al Papa?

Le escribí que la enfermedad llegó a mi familia y que me había curado absurdamente. Comprendí que mi sufrimiento me estaba haciendo ver mi vida desde otro ángulo: la perspectiva de la silla de ruedas. Y me acuerdo que le confié también que mi familia de origen se había alejado y que rezaba por ellos. En la posdata le dejé mi número de celular: “Sé que usted se divierte dando sustos a la gente, por lo tanto le dejo mi celular, ya usted verá..”

Le di la carta a un amigo mío que trabaja en San Pedro porque él sabía dónde enviarla y a quién dirigirla. Recuerdo que fui a la comunidad y lo conté a mis hermanos y a nuestro sacerdote que me dijo: “Escucha Natascia, si el Papa no te responde no te quedes mal, tiene muchas cosas que hacer”.

Yo le respondí: “Mire don Luca, esta respuesta la espero como la de un amigo y tarde o temprano estoy segura que llegará. Porque se lo pedí al Señor”. A ese respecto mi marido me tomaba el pelo y me decía: “Sí, ok, el Papa te va a escribir”.

¿La carta le llegó al Santo Padre?

La carta llegó al Vaticano a la atención del cardenal Comastri. Quiso saber todo sobre mí y mi historia, me dijeron que depositó mi escrito en una de las cajas llenas de correo que el Santo Padre lee personalmente. Luego me llamó el párroco para decirme que había llegado un paquete para mí por parte del cardenal Comastri: era un libro suyo sobre la Virgen María con una dedicatoria para mí.

Le mostré el regalo a don Luca que enseguida me dijo: “Viste, el cardenal te mandó este regalo, ahora no pidas lo imposible”. Yo le respondí: “Para Dios no hay nada imposible, ¿no?”.

¿Y luego qué pasó?

Era el domingo de Cristo Rey, me acuerdo que habíamos estado con mis suegros para luego volver a nuestra casa. Eran alrededor de las ocho de la noche cuando empezó a sonar el celular. Simone me dijo que respondiera pero yo tenía que quitarme la codera y todos los aparatos. Me lleva un poco de tiempo, así que le dije: “ve tú” y él “¡qué rayos, nunca respondes el teléfono!”

Pensé que serían los habituales vendedores con sus ofertas telefónicas… pero oigo que mi marido dice “si si, Natascia, ahora se la paso”. Me pasa el teléfono “es para ti, alguien con acento extraño”.

Agarro el celular toda molesta y digo: “¿Hola?”, y del otro lado “Buscaba a la señora Natascia”, lo interrumpo irritada y le digo: “soy yo”, y él “yo soy el papa Francisco”. Miro a Simone y le digo “¡Simone, es el Papa!”.

¡Natascia qué emoción! Qué don recibir una llamada telefónica del Santo Padre. ¿Tú qué le dijiste?

Estaba muy feliz y le dije: “¡Qué maravilla! Esperaba mucho tu llamada” y Simone desde la puerta me regañaba: “¡No se le habla de tú al Papa!. Una escena que si la pienso me sigue dando risa.

El pontífice me dijo que tenía delante mi carta… y yo lo interrumpí diciendo: “Sí, le escribí para decirle que Dios me dio un don con la enfermedad, porque estoy experimentando la humildad, la fuerza del perdón, el poder de la oración que llega de todos lados”. Él me respondió: “Qué hermoso hablar contigo. Qué bello oírte decir estas cosas. Te agradezco”.

No lo podía creer y le dije: “Yo soy quien le agradece a usted. Yo soy una gota en el mar y usted me ha llamado precisamente a mí”. Y entonces dijo: “No Natascia, tú eres importantísima, y ¿sabes por qué? Porque en ti está todo lo que representa la pasión de Jesucristo“.

Estas palabras les recordaré siempre. Respondí que no me sentía tan importante pero, visto que él era el Papa, yo no era nadie para contradecirlo. “Escucha Natascia aquí leo que tienes 3 perlas”, continuó él. A mis hijos los llamo así porque cada uno tiene su matiz, su personalidad. El Papa pronunció el nombre de los muchachos. Yo estaba en alta voz y entonces se pusieron a gritar: “Hola papa Francisco” y Él: “¡Hola perlas! ¡Hola perlas!”. Esto se quedará siempre en mi corazón, el Papa que les decía: “hola perlas”.

Luego se lo pasé a Simone, de otra manera corría el riesgo de que me pidiera el divorcio, y mientras hablaban veía que inclinaba la cabeza cada vez que decía “Su Santidad”, como si el Papa pudiera verlo. ¡Escenas para reír! Antes de terminar la conversación le agradecí la llamada y él me dijo algo que me quedará siempre en el corazón: “He llamado para consolar y he sido consolado”.

Simone estaba en las nubes. Luego le pregunté: “¿qué se dijeron tú y su santidad?”. Él: “no me acuerdo”. Había hablado con el Papa y no se acordaba de su conversación, tanta era su emoción. Esta era la señal que esperaba de Dios, la fuerte caricia que esperaba.

Desde ese momento me encomendé completamente al Señor, acepté su voluntad, y encontré consuelo. Pero a menudo es difícil, todavía es difícil, si no tuviera a la comunidad, la fe, el camino, un marido que cuando me ve triste me hace ciertas catequesis que solo para hacerlo callar le digo: “Está bien, está bien, tienes razón”.

Le enfermedad te enseñó la humildad, has dicho, ¿puedes explicármelo?

Cuando estaba bien, trabajaba, ganaba, salía, pensaba que podía decidirlo todo: la enfermedad en cambio te humilla y precisamente por eso te enseña la humildad. Y la humildad es un don. Algo que no te he contado es que le dije al Papa por teléfono: “Yo esta cruz quisiera llevarla como la ha llevado Cristo. Cristo cayó y se levantó tres veces, pero al final besó la cruz. Yo también, con la misma dignidad de Cristo, quiero llevar la mía”.

Para hacerlo necesito ver mi enfermedad con otros ojos, debo mirarla como si fuera algo que me salva, que vuelve todo más bello y verdadero.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.