Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo detectar las carencias afectivas en los niños

Shutterstock / Eakachai Leesin
Comparte

Estos aspectos podrían indicar que un niño sufre problemas afectivos

Las carencias afectivas afectan a personas de todas las edades, culturas y clases sociales y se manifiestan de diferentes maneras según su situación vital. 

Desde su nacimiento hasta la adolescencia estos son algunos de los aspectos que podrían denotar carencias afectivas según las distintas etapas de crecimiento. 

Durante la primera infancia

Niños que lloran para llamar la atención, que sonríen poco y que suelen contraer enfermedades infecciosas.

Además muchos suelen tener problemas digestivos como estreñimiento, problemas que pueden remitir con el crecimiento.

En edad preescolar  y escolar

Los trastornos del lenguaje en un niño pueden indicar que sufre carencias afectivas. Trastornos como problemas de locución, pobreza de vocabulario o dificultades gramaticales y sintácticas (verbalización).

En edad escolar

Algunos niños presentan trastornos de aprendizaje aunque sean inteligentes. Sin embargo, se les otorga un coeficiente intelectual entre 65 y 95 porque  no consiguen hacer correctamente las pruebas por problemas de concentración. Por eso muchos de estos niños tienen frecuentes fracasos escolares y su grado de autoestima es bajo.

Son niños que se infravaloran niegan su valía. Se consideran fracasados.

Dudan de sí mismos en cuanto a la simpatía que despierta en los demás. Piensan: “nadie me quiere”; “no soy amable” o “lo que me ocurra no le preocupa a nadie”. Por eso, sufren mucha inseguridad, se sienten excluidos y no encuentran su lugar. Creen incluso que molestan.

Durante la preadolescencia:

Niños que presentan trastornos del comportamiento, actitudes de inhibición, de retraimiento, actitudes de oposición y de rebeldía. Aunque sean relativamente sociables y en ocasiones extrovertidos, sienten miedo por sentirse rechazados por el grupo, por lo que tienden a integrarse a toda costa. De aquí la importancia de las relaciones sociales en esta etapa ya que determinará su conducta futura.

En la adolescencia

Sus comportamientos son extraños y sus actos impulsivos. Su hiperactividad es muy frecuente.

Son personas que se ilusionan fácilmente con planes propuestos por personas mayores que él. Buscanel reconocimiento y el afecto de los demás para poder potenciar la propia autoestima. 

Por otra parte, en aparente contradicción con lo mencionado anteriormente, no quieren responsabilidades y son rebeldes con las normas. En esta fase suelen aparecer las primeras adicciones como al alcohol, a las drogas, etc.

Los vacíos de amor se colman solo con el amor. Desde los primeros años es esencial que los niños sientan ese amor sincero y profundo que las madres, los padres y la verdadera familia puede darles para el resto de la vida.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.