¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

The Mercy: Un océano (de piedad) entre nosotros

THE MERCY
StudioCanal
Comparte

La historia de un hombre enfrentado a elegir entre un viaje imposible y la ruina de su familia

Con una traducción al español del título de la película a todas luces confusa, The Mercy (La piedad, titulada en español Un océano entre nosotros), es una compleja propuesta sobre el perdón y la esperanza expuesta sobre un relato muy fácil de digerir planteado de forma ligera apta para toda la familia y de paso después, hacerse algunas preguntas.

Empecemos por el principio. The Mercy está basada en un hecho real verdaderamente asombroso. Les sitúo: Donald Crowhurst (Colin Firth), era un marino aficionado al que los negocios no le van del todo bien, que decide inscribirse en una competición para circunnavegar alrededor del mundo sin escalas. El ganador se llevaría 5.000 libras, lo que le vendría muy bien al maltrecho horizonte financiero de la familia Crowhurst.

Para conseguir los fondos Donald Crowhurst tuvo que hipotecar su vida a los promotores y si abandonaba la carrera lo perdería todo. De este modo, en alta mar, cuando se dio cuenta de que seguir adelante podría suponer una muerte casi segura, optó por mentir a la organización.

El sentido y hasta la perspectiva con la que se debe afrontar una película pueden variar dramáticamente en función del título del largometraje. No es lo mismo ir a ver una película titulada Un océano entre nosotros (que ir a ver La piedad. Sobre todo porque en el primer caso el título se puede interpretar como una historia de amor mientras que en el segundo la cosa puede ir por un camino muy distinto.

Cuando Donald Crowhurst comenzó a engañar a la organización porque sabía que lo más probable es que muriera en el intento, lo hizo por su familia. Y lo que es más, como finalmente terminó actuando, Crowhurst lo hizo también por su familia, buscando una piedad que seguramente habría obtenido, pero que nunca llegó a comprobar en persona.

Además, si The Mercy también nos habla de piedad y de perdón, la película de James Marsh también deja caer algún que otro cometario incisivo sobre el papel de la prensa y el dinero, y de cómo la expectación puede hundir a un hombre, en el fondo, inocente, superado por las circunstancias.

Lo bueno además es que The Mercy se ve con notable facilidad. En una primera parte somos testigos de cómo Crowhurst consiguió la financiación necesaria y de cómo hipotecó su existencia a un proyecto que nunca debería haber arrancado. En su segunda parte, y de una forma entretenida, somos testigos de cómo la embarcación de Crowhurst se revela insostenible para dar la vuelta al mundo y cómo se desarrolla su elaborado engaño. La presión y la atención que Crowhurst recibió por aquel entonces, fue lo que selló su destino.

Es curioso, mientras muchos hombres se pasan la vida reclamando atención, Crowhurst habría pagado por pasar desapercibido. La imposibilidad de hacerse invisible ante el mundo fue lo que lo sentenció. ¿Habría sido el mundo piadoso con Crowhurst entonces, o lo está siendo ahora?

Ficha Técnica

Título original: The Mercy (2018)

País: Reino Unido

Dirección: James Marsh

Guion: Scott Z. Burns

Reparto: Colin Firth, Rachel Weisz, David Thewlis, Jonathan Bailey, Adrian Schiller, Tim Downie, Laurence Spellman, Finn Elliot, Oliver Maltman, Kit Connor, Eleanor Stagg, Alexia Traverse-Healy, Danny Jackson, Paul A Munday, Nick Owenford

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.