¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Liberación de secuestrados por el ELN abre esperanzas en Colombia

ELN
Comparte

Gracias a la mediación de la Cruz Roja, la Defensoría del Pueblo y el Episcopado, tres militares, un policía y dos civiles regresaron a sus hogares

Seis hombres que estaban secuestrados hace más de un mes en las selvas del Chocó, noroeste de Colombia, recuperaron este miércoles su libertad luego de que el Ejército de Liberación Nacional ―Eln― los entregara a una comisión humanitaria.

Los liberados son los policías Luis Carlos Torres, Yemislon Gómez Correa y Wilberto Rentería; el soldado profesional Jesús Alberto Ramírez, y los civiles Édison Cuero y Yilson Mosquera. Tanto los uniformados como los civiles, que adelantaban actividades de carácter profesional diferentes a las tareas de tipo militar, fueron secuestradas el 3 de agosto pasado por el Frente de Guerra Occidental del Eln que lo sorprendió cuando se movilizaban en una lancha que navegaba en el río Arquía.

En el proceso de liberación, autorizado por el Gobierno, intervinieron el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Defensoría del Pueblo y delegados de la Conferencia Episcopal Colombiana. Según voceros del ELN, esta liberación es “un gesto de buena voluntad” que demuestra su deseo de una paz negociada con el Gobierno.

 

Este hecho y el secuestro de otras diez personas por parte del ELN originaron la decisión del presidente Iván Duque Márquez de ‘congelar’ por un mes los diálogos de paz acordados por el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos con esta organización guerrillera.

En las últimas horas el jefe de Estado celebró el regreso de estas personas que padecieron “la tragedia oprobiosa del secuestro”. Sin embargo, ratificó que “el principio de una genuina voluntad de paz empieza con la liberación de todos los secuestrados, y sobre los que siguen hoy privados de su libertad”.

En concreto, el presidente se refería a José Leonardo Ataya, Rafael Andrés Riaño, Dumar Delgado, Edwin Guerrero, Carlos Cifuentes, Jaime Pérez, Wilmar Ramírez, Alvernia Gonzáles, Diego Carvajal y José María Reiner, diez secuestrados que, según las autoridades, están en poder del Eln. Algunos de ellos ―sostiene la Policía― fueron secuestrados por esta organización insurgente en 2002 y 2011 y no se sabe si aún siguen con vida.

Para el diario El Tiempo, el más importante de Colombia, las declaraciones de Duque Márquez “ratificaron que el mandatario mantiene la puerta abierta para continuar el diálogo con esa guerrilla, si esta avanza en los próximos días en la entrega de otras personas que aparecen en la lista de secuestrados por el grupo armado y en el fin de los ataques contra la población civil y el Estado”.

Según analistas en el conflicto colombiano, los anuncios presidenciales significan que el Gobierno no pretende levantarse de la mesa de negociaciones en La Habana, Cuba, pero que tampoco quiere demostrar debilidad frente a una guerrilla a la cual se le ha acusado en el pasado de dilatar las conversaciones de paz para continuar su lucha armada indefinidamente y sin dar nada a cambio.

 

La voz del Episcopado

Por su parte, el presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, monseñor Óscar Uribina Ortega, expresó la alegría de la Iglesia por los regresos a casa, sanos y salvos, de los cuatro uniformados y los dos civiles.

 

 

En una declaración difundida por internet, el prelado dijo que la Iglesia católica “seguirá apoyando todas las acciones humanitarias para que todos los que están secuestrados puedan regresar a sus casas y trabajos”.

También señaló que a partir de esta decisión de la guerrilla pueden darse otros pasos para comenzar los diálogos de paz iniciados hace varios meses en Quito, Ecuador, y trasladados a la capital cubana por decisión del gobierno anterior, luego de que el presidente ecuatoriano Lenin Moreno, decidiera que esas conversaciones no se desarrollaran más en su país.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.