Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 29 enero |
San Valero
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Oración de san Alfonso María de Ligorio al Santísimo Nombre de María

MARY WITH CHILD

Waiting For The Word | CC BY 2.0

Maria Paola Daud - publicado el 11/09/18

Las glorias de María

San Alfonso María de Ligorio por su gran amor a la Virgen María nos ha dejado un legado maravilloso con un clásico de la mariología, su libro Las glorias de María.

Alfonso lo escribió para defender las devociones marianas, que el jansenismo criticaba.

Incluye numerosas citas a favor de la Virgen María, de los Padres y Doctores de la Iglesia, y también algunos de sus pensamientos.

San Alfonso nos hace una hermosa catequesis de la vida de la Virgen y nos enseña sobre sus dogmas, para que la verdadera Madre de Dios sea venerada como corresponde.

En su libro encuentras una serie de oraciones y prácticas marianas, como esta oración dedicada al Santísimo Nombre de María:

Oración

¡Madre de Dios y Madre mía María!

Yo no soy digno de pronunciar tu nombre;
pero tú, que deseas y quieres mi salvación, me has de otorgar,
aunque mi lengua no es pura,
que pueda llamar en mi socorro tu santo y poderoso nombre,
que es ayuda en la vida y salvación al morir.

¡Dulce Madre, María!

Haz que tu nombre, de hoy en adelante, sea la respiración de mi vida.

No tardes, Señora, en auxiliarme cada vez que te llame.

Pues en cada tentación que me combata, y en cualquier necesidad que experimente, quiero llamarte sin cesar;

¡María!

Así espero hacerlo en la vida, y así, sobre todo, en la última hora,

para alabar, siempre en el cielo tu nombre amado:

“¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!”

¡Qué aliento, dulzura y confianza, qué ternura siento con sólo nombrarte y pensar en ti!

Doy gracias a nuestro Señor y Dios, que nos ha dado para nuestro bien,

este nombre tan dulce, tan amable y poderoso.

Señora, no me contento con sólo pronunciar tu nombre; quiero que tu amor me recuerde que debo llamarte a cada instante; y que pueda exclamar con san Anselmo:

“¡Oh nombre de la Madre de Dios, tú eres el amor mío!”

Amada María y amado Jesús mío, que vivan siempre en mi corazón y en el de todos, vuestros nombres salvadores.

Que se olvide mi mente de cualquier otro nombre, para acordarme sólo y siempre, de invocar vuestros nombres adorados.

Jesús, Redentor mío, y Madre mía María, cuando llegue la hora de dejar esta vida, concédeme entonces la gracia de deciros:

“Os amo, Jesús y María; Jesús y María, os doy el corazón y el alma mía”.

Amén.

Tags:
oraciónvirgen mariavirginidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.