Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La cachapa, majestuosa representante de la civilización del maíz

CACHAPA
Shutterstock/nehophoto
Comparte

Si prepara la receta, tocará las puertas de la gloria...

La cachapa, así como la arepa, es parte de la dieta cotidiana del venezolano. Somos civilización del maíz, como los europeos y sajones lo son del trigo. La cachapa se prepara a base de maíz, cuyo nombre científico es Zea Mays, que significa “lo que sustenta la vida”. La cachapa es  una mezcla que se prepara con jojotos -mazorcas- tiernos, papelón, sal y leche. Para ello se debe desgranar la mazorca de maíz, proceder a molerla, y luego mezclarla con los otros ingredientes. En otros países es llamada arepa de choclo.

Para todo venezolano es un delirio el solo hecho de pensar en el olor del maíz cociéndose en el budare para hacer unas deliciosas cachapas venezolanas. Se come también en Costa Rica y Colombia y, debido a los intercambios migratorios con Venezuela, también se ha difundido a las Islas Canarias.

La cachapa de budare es la más conocida, que es una torta fina cocida en esta plancha de hierro o arcilla que se usa para cocinar. Se consume más en la región central. Suele acompañarse con queso de mano y mantequilla.

En cuanto a los quesos, la variedad es amplia. Básicamente, son nueve tipos y la diferencia entre unos y otros es tan sutil que muchos pueden apreciar sus cualidades pero no sus diferencias. El que nos ocupa hoy, el queso de trenza, se produce con leche de vaca y de cabra. Su consistencia es elástica, como un chicle. Se trenza como un cabello, y de allí su nombre. Es propio de los estados Anzoátegui, Aragua y Falcón.

El origen de este alimento, la cachapa, tan básico en la dieta venezolana se atribuye a los indígenas que habitaban las tierras mirandinas y cultivaban maíz y cereal. Estas cosechas eran consideradas de origen divino. La siembra de maíz se iniciaba el día de San Isidro Labrador, para rendir homenaje a los agricultores, costumbre que todavía se mantiene en diversos pueblos venezolanos.

 El queso blanco venezolano es, bien largo, el más sabroso del mundo. No somos tan duchos con el amarillo, que es madurado. El blanco es fresco y el más grato al paladar venezolano. Cada región tiene su tipo. En otros países se han hecho intentos por imitarlo, pero su sabor es inigualable, tal vez debido a la leche, al agua, al cuajo, quién sabe? La variedad que incorpora  el queso de trenza,  uno de los más gloriosos y sanos,  que funde un poco con el calor de la cachapa y combina majestuosamente con el cerdo.

Por si se animan a prepararla, estos son los pasos:

Ingredientes para 8-10 cachapas:

– 4 tazas de granos de maíz tierno, que equivale a 6-8 jojotos (choclos, elotes) grandes.

– 3 cucharaditas de sal.

– ¾ de taza de azúcar.

– De ¾ a 1 taza de agua, dependiendo de que el maíz esté más o menos tierno.

 Preparación:

  1. Se cortan con un cuchillo los granos de los jojotos, sin llegar muy profundamente para evitar cortar la tusa.
  2. Se muelen los granos por un molino de moler maíz, no muy apretado. La masa debe quedar un poco gruesa y ordinaria.
  3. En un envase grande se mezcla esa masa con la sal, el azúcar y el agua. La mezcla debe tener consistencia espesa, pero suficientemente fluida para que al colocarla sobre el budare se expanda por su propio peso.
  4. Se pone a calentar un budare o una sartén sobre la hornilla, y una vez caliente se pone a fuego medio.
  5. Se engrasa el budare con un papel absorbente lleno de aceite cada vez que se va a hacer una cachapa, y con un cucharón pequeño se vierte alrededor de ½ taza de la mezcla, extendiéndola un poco con el cucharón hasta formar una tortita de unos 10 o 15 centímetros de diámetro y ½ centímetro de espesor.
  6. Al formarse burbujitas en toda la superficie, se voltea con una espátula para cocinarlas por el otro lado hasta dorar. Aproximadamente 1 minuto por cada lado. Se sirven calientes, con mantequilla y rellenas con queso blanco suave (de preferencia el queso de mano).
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.