¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Sorbete de bambú, alternativa con sabor a “Laudato Sí” para reemplazar el plástico

BAMBU
Comparte

Reutilizables y hechos en Ecuador

Guadua angustifolia” es el nombre de lo que podría considerase la “perla fina” de los comuneros ecuatorianos Jacinto Del Pezo, Emilia Bacilio y Milton Suárez.

Se trata de una especie de bambú que se encuentra en el centro del continente y que se caracteriza por ser endémica en países como Ecuador y Colombia.

Según un reporte realizado por El Universo, tanto Jacinto como Emilia y Milton se abren paso hacia el interior del bosque en la comuna de Olón, provincia de Santa Elena, en búsqueda de esta especie de bambú (una de las 44 nativas registradas en Ecuador), materia primera fundamental para construir cercas, casas, muebles. etcétera.

 

Sin embargo, a través de la Corporación Noble Gadúa, decidieron innovar y trabajar con la especie de bambú introducida en Indonesia –más fina- para la producción de sorbetes, algo que se presenta una alternativa al plástico, por ende, en línea con la custodia de la Creación.

“El bambú es una esperanza para nosotros”, señala a El Universo Suárez, uno de los que están detrás de esta iniciativa.

Entre las características más loables de este producto hecho con este material, que está siendo utilizado en diversos restaurantes y hoteles, se encuentra que es biodegradable y que puede ser reutilizable si se hierven en vinagre.

“El bambú es biosustentable, que quiere decir que su regeneración es muy rápida. Es una planta que captura CO2 (dióxido de carbono) en su desarrollo. Los tallos crecen absorbiendo agua de la lluvia y en verano esta es devuelta a la tierra”, afirma. “Usarla es una manera de mermar la presión sobre los bosques por el consumo de madera”, expresa a ese medio Germán Villareal, un estudioso de la especie, para quien el bambú en dos años puede cambiar la situación de erosión en el suelo, por lo que vale la pena apostar por la reforestación.

 

BAMBU
La Noble Guadùa - Facebook

#SorbetesNoGracias

La iniciativa de buscar alternativas para el uso de plásticos, en este caso como sorbete, no es de ahora y se viene incrementando. Por ejemplo, en 2017 un grupo de estudiantes de la Universidad San Francisco de Quito había lanzado una campaña a través de redes denominada “Sorbetes, no gracias”.

Pero la concientización con respecto a estos temas va en aumento y es por eso que cada vez son más los países que promueven normativas para limitar o prohibir la venta y el uso de plásticos. En la región, recientemente, Chile fue el país que dio un paso importante en ese sentido.

 

En el propio Ecuador, Galápagos, se ha declarado como la primera provincia libre de sorbetes, algo que sucede desde el pasado 22 de mayo con la intención de liderar en el manejo responsable de los plásticos. “ es la primera provincia del libre de sorbetes. La iniciativa ciudadana permitirá ser líder en el manejo responsable de plásticos”, expresa un tuit de Gobierno Galápagos.

 

 

No obstante, otros como Estados Unidos, también se han caracterizado por brindar mensajes un tanto contradictorios.

 

Más allá de esto, el hecho de que cada vez más personas, en este caso un grupo de comuneros de Ecuador, busquen la manera de brindarle una respuesta a la lucha contra la degradación ambiental hace que todo esto tenga sabor a “Laudato Sí”, la famosa encíclica del Papa que habla sobre el cuidado de la “casa común”, documento que irrumpió como algo totalmente novedoso para interpelar y seguir generando conversación entre los hombres de buena voluntad.

Con información en base a El Universo

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.