Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La homeopatía, ¿repudiada por la comunidad científica universitaria?

OMEOPATIA MEDICINA ALTERNATIVA
Shutterstock/DW2630
Comparte

En Francia y Alemania hay un encendido debate en torno a esta medicina alternativa

La facultad de medicina de la Universidad de Lille, en el norte de Francia, ha anunciado recientemente que durante el año académico 2018-2019 no ofrecerá el diploma universitario de homeopatía. La decisión ha sido tomada “en el cuadro de una reflexión científica y pedagógica”, declaraba el profesor Didier Gosset, decano de la facultad, citado por el diario Le Figaro.

“Es obligado constatar que enseñamos una medicina basada en la evidencia”, con “rigor científico, absoluto”, explicó Gosset, “pero al mismo tiempo es necesario constatar que la homeopatía no ha evolucionado, que es una doctrina que ha quedado al margen del movimiento científico, que los estudios sobre la homeopatía son raros, que son poco sólidos, (que) mantener nuestra enseñanza significaría avalarla”.

Te puede interesar:
¿La homeopatía cura?

Se trata por ahora sólo de una suspensión temporal. Según se lee en un mensaje de Twitter publicado el 31 de agosto pasado desde la cuenta @medecine_Ulille, las autoridades de la facultad permanecen a la espera de que la Alta Autoridad Sanitaria (Haute Autorité de Santé o HAS), emita un veredicto sobre la homeopatía, previsto para finales de febrero de 2019.

Tribuna contra las “medicinas alternativas”

A raíz de una tribuna publicada el 18 de marzo pasado en Le Figaro y firmada por 124 profesionales del sector sanitario, el ministerio de Sanidad pidió al HAS que emitiera su parecer sobre la eficacia de la práctica homeopática y sobre el actual sistema de ganancias de los productos homeopáticos en Francia.

En la tribuna, los firmantes, que han lanzado también el sitio de internet No #FakeMed, advierten que la tentación de practicar los cuidados médicos “sin ningún fundamento científico” existe desde siempre, y está “alimentada por charlatanes de todo tipo que buscan la garantía moral del título de médicos para promover terapias falsas con eficacia ilusoria”.

Los autores recuerdan que los códigos deontológicos de las profesiones médicas y el Código de la sanidad pública “prohiben la charlatanería y el engaño” y que “obligan a prescribir y distribuir sólo los tratamientos comprobados”, y denuncian también ganancias sobre los precios de los preparados homeopáticos del 30% y en algunos casos hasta del 90%, como por ejemplo en la Alsacia-Mosella.

“Esto financia una industria floreciente en la que sus líderes no dudan en insultar gravemente a quienes les critican”, observan los firmantes, los cuales mencionan que en una entrevista publicada en 2015 en el diario lionés Le Progrès con el director general de los Laboratoires Boiron — el líder mundial de los preparados homeopáticos –, Christian Boiron, éste denunció la existencia de “un Ku Klux Klan contra la homeopatía”.

Examen de conciencia

Por su parte, médicos homeópatas han presentado una denuncia ante el Colegio médico contra los 124 firmantes del llamamiento (que ya son actualmente más de 3.000), porque consideran “insultante y anti-colegial”. Contemporáneamente, un artículo difundido el 13 de agosto en el sitio Neonmag recuerda que cuatro franceses de cada diez recurren a las “medicinas alternativas complementarias” (MAC) y que el índice de confianza en los médicos de familia  y en los especialistas ha bajado respectivamente un 2% y un 4% respecto a 2015.

El éxito de las terapias alternativas, observa el sitio, debería llevar a la medicina clásica o alopática a un examen de conciencia. “Las polémicas sobre el Levothyrox, sobre el Dépakine o sobre la vacuna Meningitec han alimentado la desconfianza de los franceses”, explica el artículo. Además, prosigue el texto, los pacientes rechazan cada vez más el paternalismo, incluso la actitud “maltratadora” de una parte del personal médico.

“Tenemos en Francia una medicina psicologicamente atrasada”, declara Serge Blisko, presidente de Miviludes (el organismo interministerial de vigilancia y lucha contra las sectas), el cual exhorta a los médicos a dedicar tiempo para  “hablar con las personas”.

El debate en Alemania

También en la patria de la homeopatía, es decir, Alemania — el fundador, Christian Friedrich Samuel Hahnemann, nació en 1755 en Meißen, Sajonia –, se ha extendido un encendido debate, en el que ha participado hasta la ex ministra federal de la Familia, Kristina Schröder (CDU), publicando el 9 agosto en Die Welt un artículo con un título muy significativo: Homöopathie ist Mumpitz – und gefährlich, “La Homeopatía es una estupidez — y peligrosa”.

Una investigación de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, publicada en la revista Social Psychology, sostiene que quien cree en las teorías de la conspiración es más propenso a recurrir a un naturópata. El debate se ha recrudecido con la noticia de la dueña de una farmacia en Weilheim (Alta Baviera), Iris Hundertmark, que decidió quitar de su negocio todos los preparados homeopáticos de sus mostradores porque quiere ser una “farmacéutica honrada”.

“No hay pruebas científicas para la eficacia de los remedios homeopáticos”, sostiene la Hundertmark, que afirma que seguirá vendiéndolos, pero sólo mediante prescripción médica. Entrevistada por el Münchner Merkur, la farmacéutica observa que muchas personas confunden homeopatía con fitoterapia, o sea, con la terapia de las plantas medicinales, aunque hay “una enorme diferencia” entre ellas. “Los medicamentos de herboristería contienen principios activos medibles”, recuerda Hundertmark.

¿Qué es la fitoterapia? Lee aquí:

Te puede interesar:
Plantas que curan

Algunas reacciones

El doctor Karl Breu, portavoz de los médicos del Landkreis de Weilheim-Schongau, calificó la decisión de Hundertmark “una consecuencia lógica” del actual debate en Alemania. “Hay — recuerda Breu — directrices de la Orden Federal de los Farmacéuticos, según las cuales las farmacias sólo pueden vender medicamentos cuya eficacia esté científicamente demostrada”.

Más crítico en cambio es el portavoz de los farmacéuticos del distrito regional y miembro del consejo farmacéutico de la Alta Baviera, el doctor Wolfgang Kircher. “No que nos turba es el absolutismo de la argumentación de la señora Hundertmark”, sostiene.

Para Kircher, la postura de la farmacéutica es una “generalización” y “las generalizaciones también son acientíficas”. Aunque admite que algunos preparados son sin duda discutibles, “es deber de un farmacéutico responsable distinguir entre los distintos remedios homeopáticos e informar al cliente al respecto”.

“A propósito, casi nadie ha observado que ambos conceptos y las opiniones médicas pueden coexistir pacíficamente”, dice a su vez Matthias Riemerschmid, naturópata en Penzberg. “Basta conocer bien las posibilidades, pero también los límites de ambos procedimientos”, observa. “Una apéndice perforada es un caso para la medicina de emergencia, mientras que las enfermedades crónicas pueden curarse con remedios naturopáticos u homeopáticos.”

En Inglaterra

También en Gran Bretaña la atmósfera se hace más irrespirable para los aficionados a la homeopatía, entre ellos algunos miembros de la familia real, por ejemplo el príncipe Carlos, que cura hasta a los animales de su granja de Highgrove con preparados homeopáticos. El mes pasado, la última empresa sanitaria regional que proporcionaba aún en Inglaterra terapias homeopáticas en régimen del National Health Service (NHS) ha anunciado el cese del servicio.

Según informa la BBC, el Clinical Commissioning Group (CCG) responsable del área que comprende Bristol, el Norte de Somerset y el Sur de Gloucestershire ha decidido poner fin a los tratamientos homeopáticos financiados por el Servicio Sanitario Nacional, “excepto en circunstancias excepcionales”. Ya el pasado abril también el Royal London Hospital for Integrated Medicine había tomado la misma decisión. El único centro que sigue ofreciendo el servicio es el Glasgow Centre of Integrative Care, en Escocia.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.