Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué los fariseos no podían aceptar a Jesús?

Intellectual Reserve CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 07/09/18

No tienen fe. No buscan creer. No piensan que Jesús pueda aportarles algo nuevo a sus vidas... y podría pasarme a mí también

Los fariseos buscan a Jesús. Quieren verlo. Eso me impresiona. Quieren saber cómo vive, qué piensa, qué siente: “Los fariseos con algunos escribas llegados de Jerusalén se acercaron a Jesús”. Jesús era un hombre no formado, hijo de un carpintero.

No vivía en Jerusalén, sino en Galilea. Algunos fueron expresamente desde Jerusalén para conocer al maestro oculto entre los hombres.

No querían unirse al grupo de sus seguidores. No estaban abiertos a la novedad. Tenían su idea formada.

Todo tendría una explicación. Jesús no podía ser el Mesías esperado. No podía ser un salvador tan humano. Era un impostor.

Buscando razones

A menudo quiero justificar lo irracional. Darle sentido a lo milagroso. Entender las razones del actuar de Dios.

Leía el otro día: “¿Debo racionalizar siempre las cosas? ¿Debo apresurarme siempre a buscarle una explicación a todas las cosas a la luz de la razón? ¿Qué es lo que me ha dado la razón, sino tristeza? Sin embargo, me disgustan las cosas sin lógica; las considero infantiles, incluso profanas”.

Esa forma de pensar me acaba quitando la paz. Necesito un corazón de niño para acercarme a lo nuevo, a lo que no controlo, a lo que se escapa a mi razón.

Necesito la fe de los niños que se maravillan ante la vida como es. No pretenden entender todas sus razones. Simplemente se abren a las cosas como vienen y las disfrutan. Una fe ingenua, sencilla. Una fe clara y abierta. Una mirada sonriente.

BABY
Shutterstock-Alex Ruhl

No era la mirada de los fariseos que se creían en posesión de la verdad. Así es muchas veces mi actitud ante la vida.

Creo que tengo yo la razón. Sé cómo funciona todo. Nadie me va a engañar, lo tengo claro. Esa forma de mirar me hace infeliz. No me abro a la sorpresa. No quiero que nadie me cambie mis ideas.

Sin sorpresas, por favor

A veces me encuentro con cristianos que sólo quieren encontrar libros, textos, miradas, que confirmen sus puntos de vista. Sacerdotes que asientan a sus razonamientos. Y cuando no los encuentran, se indignan.

Tal vez he cerrado mi forma de mirar la vida. He clausurado por miedo mi forma de vivir y entender a Dios. He hecho razonable su actuar y ya nada puede sorprenderme.

WOMAN,OUTSIDE,BORED
Kyle Broad | CC0

Los fariseos venían desde Jerusalén sólo para ver cuándo Jesús hacía algo imprudente. Hoy encuentran una primera razón: “Y vieron que algunos de sus discípulos comían con las manos impuras, es decir, sin lavar”.

La ley estaba clara: “Los fariseos y todos los judíos no comen sin haberse lavado las manos hasta el codo, aferrados a la tradición de los antiguos, y al volver de la plaza, si no se bañan, no comen; y hay muchas cosas que observan por tradición, como la purificación de copas, jarros y bandejas”.

La importancia de la pureza. La limpieza de la comida y de todo lo que usan para comer. Que nada impuro entre en su interior.

Las purificaciones eran algo fundamental para los judíos. ¿Tan fundamental que nadie podía saltarse el más mínimo mandamiento?

Juzgan en su interior a Jesús que permite la impureza. Jesús acepta que no se laven. Se saltan una norma importante cuando está claro lo que quiere Dios:

“No añadiréis nada a lo que Yo os mando, ni quitaréis nada; para así guardar los mandamientos de Yahveh vuestro Dios que Yo os prescribo. Guardadlos y practicadlos, porque ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos”.

Normas versus libertad

Los mandamientos son un camino de vida y sabiduría. Una forma de entender la vida. Una manera de crecer en profundidad y belleza ante los ojos de Dios. Un camino para ser más felices.

Parecía imposible saltarse un precepto, aunque no fuera tan importante. No lavarse no era algo baladí. Implicaba ir contra una tradición arraigada profundamente en el alma del judío. ¿Por qué lo permite Jesús?

Él mismo luego dirá que no ha venido a abolir la ley. Ni un solo precepto. ¿Por qué lo permite ahora?

Tal vez es la pequeñez de la mirada de los fariseos lo que le duele a Jesús en el corazón. Se han quedado en la apariencia.

No han venido a conocer a Jesús. No quieren saber lo que piensa, ni cómo vive. No pretenden dejarse tocar por lo que hace.

Lo racionalizan todo y en su juicio Jesús ya ha sido condenado. Es un pobre hombre sin sabiduría que nada tiene que aportar a nadie.

¿Cómo es posible abrirse a lo que dice cuando el corazón está cerrado ante su rostro? Jesús no pudo hacer nunca un milagro delante de un corazón sin fe.

Lo fariseos no tienen fe. No buscan creer. No piensan que Jesús pueda aportarles algo nuevo a sus vidas. Desconfían de ese hombre que, sin tener formación ni sabiduría, logra que le sigan las muchedumbres.


POPE ANGELUS

Te puede interesar:
Papa Francisco: Hay que vivir la ley como un instrumento de libertad

Tags:
almahipocresíaleylibertad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.