¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué la gente piensa que el sacerdote no trabaja?

© Gorinov / Shutterstock
Comparte

Una reflexión para leer y compartir

Si un profesor estudia, se prepara y da una clase de 45 minutos esta trabajando. Si un sacerdote estudia, se prepara y hace una homilía de 45 minutos no trabaja.

Si un psicólogo asiste y aconseja a las personas está trabajando. Si un sacerdote asiste y aconseja a las personas no trabaja.

Si un administrador se organiza, realiza reformas, contrata la mano de obra y administra una empresa está trabajando. Si un sacerdote se organiza, realiza reformas, contrata la mano de obra y administra una iglesia no trabaja.

Si un contador hace cuentas, hace economía, realiza el balance de las finanzas y hace inversiones está trabajando. Si un sacerdote hace cuentas, hace economía, realiza el balance de las finanzas y hace inversiones no trabaja.

Si cualquiera de ellos se toma vacaciones es correcto, porque trabaja. Un sacerdote no puede hacer vacaciones, no puede recibir un sueldo y no merece repeto. No trabaja.

¡Valora a tu sacerdote!

El sacerdote es destinatario de las opiniones más disparatadas.

Si el sacerdote es activo
– Es ambicioso

Si es tranquilo
– Es flojo

Si el sacerdote es exigente
– Es intolerante

Si no es exigente
– Es indiferente

Si el sacerdote hace visitas
– Es incómodo

Si no hace visitas
– Es irresponsable en relación a los fieles

Si el sacerdote está junto a los jóvenes
– Es inmaduro

Si está con adultos
– Es anticuado y pasado de moda

Si está con niños
– Es infantil

Si busca actualizarse
– Es mundano

Si no se actualiza
– Es cerrado

Si el sacerdote cuida a la familia
– Descuida a la Iglesia

Si el sacerdote cuida a la Iglesia
– Descuida a la familia

Si no es un buen orador
– No está preparado

Si es un buen orador
– Es un exhibicionista

Si busca complacer a todos
– No tiene personalidad

Si busca corregir
– Es parcial

Si el sacerdote se viste bien
– Es vanidoso

Si se viste mal
– Es descuidado

Si no sonríe
– Es duro

Si sonríe
– Es irreverente

Si hace cosas nuevas
– Quiere vivir solo de promociones

Si no los hace
– No tiene ideas

Si el sacerdote es alegre
– Es poco serio

Si llora en el altar
– Es demasiado sensible

Si el sacerdote habla en voz alta
– Es irritante

Si habla bajito
– No tiene una voz adecuada

Si el sacerdote celebra la misa en la calle
– Está restando importancia al Evangelio

Si se queda solo en la iglesia
– Se encuentra entre cuatro paredes

Si el sacerdote está triste
– Dicen que ha perdido la fe

Si el sacerdote se enferma
– Dá demasiada importancia al cuerpo

Ser sacerdote es un desafío enorme.

Es una cuestión de llamada y de donación.

El sacerdote es una persona, que tiene sentimientos.

¡Comprende a tu sacerdote!

El sacerdote es un ser humano que necesita de las ovejas como éstas necesitan de él. Es el portador de la Buena Noticia.

Ama y comprende a tu sacerdote.

Reza por tu sacerdote y apóyalo.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.