Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
domingo 18 abril |
Santa María de la Encarnación
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Por qué, aunque bebo, sigo teniendo tanta sed?

Raul Lieberwirth-CC

Carlos Padilla Esteban - publicado el 04/09/18

Es la enfermedad del hombre de hoy que lo quiere todo ahora, ya, de forma inmediata, siempre. Lo quiere todo, sin renunciar a nada

Llega un momento en el camino en el que la sed se puede convertir en algo insufrible. Mucho tiempo sin poder beber durante muchos kilómetros. El sol que quema el cuerpo, el alma. Nada de agua para calmar la sed honda que siento.

En esos momentos el corazón desea dejar de luchar. Espera sólo un milagro. Que alguien calme de golpe la sed. Nada sucede. El camino parece extenderse en el infinito. No hay sombras. No hay fuentes. No hay descanso posible en medio de tanta sed. Sólo me queda andar.

Sé que entonces me tengo que fiar de una promesa callada. De una presencia invisible que calma mi sed por dentro. Tengo una sed infinita dentro del alma.

Sé que la sed del cuerpo es superficial. Se calma en algún momento con agua fresca. Tal vez tarde, pero se acaba calmando.

Y me doy cuenta entonces de lo frágil que es mi paciencia y mi cuerpo acostumbrado a satisfacer todas sus necesidades. En seguida quiero saciar lo que necesito. Lograr lo que me hace falta. Estoy acostumbrado a comer cuando tengo hambre y también incluso cuando estoy saciado. Estoy acostumbrado a beber cuando tengo sed.

No he educado a mi alma en la espera, en la paciencia, en el sacrificio, en la renuncia. Me cuesta renunciar a lo que mi corazón desea. Es la enfermedad del hombre de hoy que lo quiere todo ahora, ya, de forma inmediata, siempre. Lo quiere todo, sin renunciar a nada. Tal vez es la enfermedad de siempre.

Decía Pedro el ermitaño en el siglo XII hablando de los jóvenes: «Son impacientes y no admiten restricciones».Entonces igual que ahora.

Yo también lo soy, también estoy enfermo. De esa enfermedad maldita que me debilita tanto. No admito restricciones. No acepto la demora en la satisfacción de mis deseos.

Tal vez por eso me hace bien caminar durante horas sin agua. Sin atisbo de una fuente. Sin esperanza de encontrar manos amigas que puedan calmar mi sed.

Me hace bien sufrir la espera, aguardar el momento en que la sed se calme. Me hace bien ser más paciente, más sacrificado, más recio. Me ayuda para apreciar más las cosas que tengo y valorar mi vida y agradecer por ella. Me enseña para aprender a vivir de forma más madura y no andar nervioso exigiéndoles a todos todo lo que necesito.

No quiero vivir exigiendo el todo aquí y ahora. Tal como yo quiero. Sin esperar nada. Sin sacrificar nada. Sin restringir nada. Un camino largo. El sol plomizo sobre mi rostro. Sin agua con la que calmar la sed superficial que tengo. Esa que continuamente busca ser saciada. Y oculta tal vez una sed más honda. Más profunda. Más verdadera.

El otro día leía la vida novelada de S. Lucas: «Se sentía oprimido por la sed. Caminaba siempre hacia delante, buscando un oasis o una señal de vida, una palmera o una caravana de camellos en el horizonte ardiente. Hundió su rostro en la cálida arena y se dijo: Ahora voy a morir, porque todo mi alrededor carece de utilidad y mi vida no tiene sentido, igual que este desierto. No hay nada que pueda apagar mi sed. De pronto, un agua fresca inundó sus labios y bebió con ansiedad sin poder saciarse. Sus ojos quedaron cegados por una luz, y oyó una voz que le dijo con cariño: – Yo soy el único que puede apagar tu sed, oh, mi siervo Lucano»[1].

Una sed hay en mi alma que sólo la puede calmar Dios. Y yo no me doy cuenta. Pienso que son los demás los que la calman. Los amores humanos los que la llenan.

Sé que los que me aman apaciguan en parte todas mis ansias y me dan una solidez que necesito. O los éxitos que voy logrando y me llenan de felicidad. O los caminos recorridos que me hablan del esfuerzo invertido y me hacen creer que ha merecido la pena.

Es verdad, todo suma. Pero detrás, oculto en medio de mis miedos, de mis deseos satisfechos. En medio de una paz esquiva surge con fuerza el grito de una sed mucho más honda.

Una sed infinita que el agua no calma. Ni el agua del amor humano que tanto bien me hace. Ni el agua de los logros que me hacen pensar que mi vida merece la pena porque tiene un sentido. Ni el agua del amor que entrego sin recibir nada a cambio, ese amor oculto que cambia el mundo aunque nadie lo vea y yo no lo entienda.

Es verdad que ese agua calma mi sed, pero sólo en parte. Y me siento mejor, más pleno, más lleno. Y sigo caminando.

Pero hay una sed en mi alma rota por la que se escapa el agua que sigue sin estar saciada. Una sed inconfesable y confesada. Una sed reconocida como verdadera porque la sufre mi alma. Esa sed busco calmarla en los caminos de mi vida. A veces torpemente.

Busco ese rostro de Jesús que me llene por dentro. Que me calme sin casi darme yo cuenta. No quiero tapar esa sed con el agua que el mundo me entrega. No quiero quedarme en la apariencia de un agua que parece satisfacer todos mis deseos.

Sigo mi camino con sed para recordar que siempre voy a caminar sediento. Tal vez en el cielo se calme la sed del alma para siempre.

Tags:
alma
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
4
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
5
Kathleen Hattrup
El hombre que besó la frente del Papa dice que la Virgen lo curó ...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.