Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué bendecir la mesa antes de comer?

GIRL PRAY

Syda Productions I shutterstock

Morgane Macé - publicado el 30/08/18

Derivada de la tradición judía y monástica, la oración del "benedícite" es un momento privilegiado de oración en familia que se recita al principio y al final de la comida. Nos permite dar gracias a Dios por los dones que nos ofrece

La etimología latina de la palabra ‘benedícite’ significa ‘bendecid’ y ‘decir bien’, y expresa así el significado de este ritual.

En efecto, en la tradición cristiana, decir el benedícite consiste en dar gracias a Dios y en pedir Su bendición con una oración antes de comer.

Bendecir a Dios y dar gracias

Decir el benedícite es una manera de agradecer a aquellos que prepararon la comida y se reunieron alrededor de la mesa para compartirla.

Es una muestra de gratitud: “Con este gesto, demostramos que somos conscientes de que no damos todo por sentado”, explica el padre Eric Millot, vicario de la diócesis de Dijon, Francia.

“En primer lugar, la comida se inicia pidiendo la bendición de Dios con una oración o un canto. Luego, al final, hacemos lo que llamamos una acción de gracias, para dar gracias al Señor”.

Puede ser un canto, una oración usada en las liturgias o la lectura de un pasaje de la Palabra de Dios.

Siendo el alimento el fruto de la creación, debemos dar gracias a Dios por permitir que sus hijos reciban su pan de cada día.

“No podemos olvidar que es en el marco de la bendición judía de la comida que Jesús instituyó la Eucaristía y en cierto modo la transmitió a los cristianos para que no olvidemos que todo alimento es un don de Dios”, añade el padre Eric Millot.

Un tiempo de oración que compartir en familia

A través de los tiempos, el benedícite se practicó con más o menos frecuencia. “Los ancianos no comían sin hacer una señal de la cruz”, recuerda el vicario de la diócesis de Dijon.

“Hoy, en las familias cristianas, hay un redescubrimiento del benedícite con el que los niños están particularmente asociados».

Por ejemplo, hay dados para echar a suertes una oración y los niños suelen estar muy orgullosos de recitarla.

Hay un aspecto muy lúdico en ello y es importante para la vida familiar orar juntos antes de comer lo que el Señor ha santificado.

En comparación con las comidas diarias que se toman con celeridad, con poco tiempo o en soledad, reunirse en familia es un momento esencial para compartir.

Tomarse el tiempo para rezar juntos antes de la comida le da una dimensión espiritual al acto.

También es una forma de educar a los niños mostrándoles que no abalanzarse sobre la comida es una muestra de respeto y buenos modales.

“Aunque el benedícite es un verdadero momento de oración”, dice el padre Eric Millot, “no está formalizado por reglas estrictas y podemos dejar volar nuestra imaginación para pedir la bendición de Dios. Cada uno es libre de dar gracias a Dios como quiera, a veces incluso con mucho humor, como atestiguan algunas canciones scouts”, añade.

Compasión y caridad

El benedícite cristiano también da testimonio de un espíritu de apertura. Durante esta oración, debemos guardar un pensamiento para los más desfavorecidos y podemos mencionarlo durante la oración.

“En Corintios II, justo después del pasaje sobre la Eucaristía, san Pablo expresa un sentimiento de vergüenza ante la idea de que algunas personas disfruten de un banquete mientras otras pasan hambre”, recuerda el padre Eric Millot.

Decir el benedícite, por lo tanto, nos permite ser conscientes de la suerte que tenemos por poder comer.

Como describe Jean-Joseph Gaume en su libro Le Bénédicité au XIXème siècle, en el pasado, durante las fiestas religiosas, ciertas comidas se tomaban justo después de la misa, en el nártex de las iglesias, es decir, en la entrada.

Durante estas comidas, era costumbre que todos trajeran algo de comer y compartieran su comida con los más pobres.

“La comida cristiana es diferente de un ‘picnic donde cada uno lleva lo suyo’, es un tiempo de convivencia, en el que nadie queda fuera y que se presta a la oración”.

Tags:
alimentaciónbendiciónfamiliaoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.