Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

JMJ 2019: Una odisea marítima hacia Panamá

© Cap sur Panama
L'équipage durant un entraînement.
Comparte

El 31 de agosto de 2018, 17 jóvenes zarparán en veleros desde Francia hasta Panamá. Cruzarán el Atlántico durante cinco meses para participar en la próxima JMJ en enero de 2019

Si Cristóbal Colón se lanzó a conquistar América a bordo de la Niña, la Pinta y la Santa María, los protagonistas de esta aventura se embarcarán en un viaje espiritual, humano y misionero a bordo de Exultet, Estran y Kêr Maï (“la casa de María” en bretón).

El 31 de agosto, tres veleros, 17 jóvenes, sus patrones y un capellán zarparán desde la costa francesa hacia Panamá. Objetivo: JMJ 2019.

Una peregrinación marítima de 150 días para vivir su fe de manera diferente y dar testimonio al mundo. Una auténtica odisea marítima.

Jóvenes y misioneros

Manon, Tony, Tristan, Héloïse… Tienen entre 19 y 28 años y vienen de toda Francia. Algunos harán una pausa de sus estudios universitarios, otros acaban de terminar sus estudios o son ya jóvenes profesionales.

Les gusta el ciclismo, la cocina, el mar, la guitarra, las matemáticas. En resumen, están llenos de talento y todos muy diferentes. Pero cada uno sintió en su corazón la llamada del mar.

El origen del proyecto proviene de Jean-Yves, uno de los patrones.

A su regreso de la JMJ en Cracovia, unos jóvenes dijeron que no irían a Panamá, que estaba demasiado lejos geográficamente como para concernirles.

Ni corto ni perezoso, el piloto de avión, que conocía bien el arte de la navegación, les dijo inmediatamente: “No hay excusa, ¡yo os llevaré!”.

Otros jóvenes, después de escuchar estas alegres palabras, se implicaron para poner en marcha el proyecto. Contra viento y marea.

© Cap sur Panama
L'équipage pendant un entraînement.

Las trompetas de salida sonarán en la capilla de Notre-Dame de Rocamadour, situada en el puerto de Camaret, en la bocana de la gran bahía de Brest. La misa de salida se celebrará en presencia de Laurent Dognin, obispo de Quimper y León.

Una oportunidad para que la tripulación y los veleros sean bendecidos y reciban la estatua de Santa María la Antigua, patrona de Panamá, que Ulloa, arzobispo de Panamá, confió recientemente a la delegación francesa de la JMJ.

Los jóvenes lobatos de mar son de hecho los primeros peregrinos en partir hacia Panamá y seguirán los pasos de los conquistadores españoles que exportaron la imagen de Santa María la Antigua desde Sevilla a través del Atlántico. Un itinerario “muy simbólico”, según Anne-Laurence Thoux, 25 años, miembro de la tripulación.

© Cap sur Panama
Exultet.

 

Cada velero tiene una eslora aproximada de 60 pies (unos 18 metros) y llevará a bordo a una docena de personas. “Los barcos son de diferentes tamaños y no todos se mueven a la misma velocidad, así que nos encontraremos en las escalas”, explica Anne-Laurence.

“La vida de la tripulación a bordo será muy intensa. Será necesario saber combinar los conocimientos y habilidades de cada uno. Tendremos una vida de oración intensa… pero tampoco viviremos como monjes”, exclama.

Escalas en diferentes santuarios

Hay previstas varias escalas: en Santiago de Compostela, en Sevilla, en Fátima. En Marruecos, los peregrinos se detendrán en el desierto para seguir los pasos del venerable Charles de Foucauld.

Se detendrán unos días para realizar un servicio con la asociación Point-Cœur y quizás podrán saludar a los monjes de la abadía de Notre-Dame de Keur Moussa.

Última parada en Cabo Verde antes de cruzar el Atlántico, luego navegarán en las Antillas Menores (Santa Lucía, Martinica, Dominica, Guadalupe), donde los marineros desean pasar la Navidad en contacto con las comunidades francesas del otro lado del Atlántico.

En principio, deberán cruzar el canal de Panamá entre el 10 y el 15 de enero de 2019. Un intenso itinerario espiritual y marítimo para una aventura extraordinaria.

© Cap sur Panama
Le Kêr Maï.

¡Aprendiendo a navegar!

La mayoría de los viajeros, neófitos en este ámbito, han estado varios meses entrenándose y conociendo las alegrías de la vela y descubriendo sus fundamentos.

Lectura de cartas de navegación, organización del velamen, nudos, ejercicios de viradas, izado de velas… Todo se puede aprender.

No solo la preparación técnica, sino también la preparación material. Petos, parkas náuticas, calzado náutico, chalecos salvavidas… son necesarios para convertirse en un consumado misionero del mar.

Estos conquistadores de los tiempos modernos tienen por misión transmitir el mensaje del Papa y ser “protagonistas de la historia porque la vida es linda siempre y cuando queramos vivirla” (mensaje del papa Francisco durante la vigilia de oración con los jóvenes en el Campus Misericordiae, durante la JMJ de Cracovia).

No hay duda: a su regreso, cada uno volverá con el corazón lleno de nuevos recuerdos… y un alma misionera renovada. Les deseamos buen viento.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.