¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

“Flexibilización” y amor: Los venezolanos que llegan a Perú no están solos

VENEZUELANS
Comparte

Un fin de semana marcado por la continuidad del “flujo migratorio” de venezolanos en fronteras de Perú y Ecuador, además de manifestaciones contra la xenofobia en Costa Rica.

Desde este sábado 25 de agosto rige la nueva normativa que afecta el ingreso de venezolanos a Perú, país que empieza a exigir la presentación de pasaporte, una medida que ha dejado a varias personas varadas y a la espera de una solución, muchas de las cuales han tenido que acudir a una única alternativa sin tener que caer en la ilegalidad: el pedido de asilo.

Sin embargo, de forma paralela, en medio de una situación desesperante entre lágrimas y apuros en medio de una carrera contrarreloj antes de la medianoche para ingresa sin necesidad de presentar pasaporte, también hubo espacio para la “flexibilización”.

En ese sentido, a través de un comunicado emitido por el gobierno de Perú, se señalaron algunos casos de excpeción para el ingreso al país solo con la cédula de identidad (DNI).

“Se ha dispuesto por razones humanitarias admitir la presentación de la cédula de identidad a los ciudadanos venezolanos en los casos específicos de mujeres gestantes, menores de edad para reunirse con sus padres y adultos mayores de más de 70 años”, informó el ministro del Interior de Perú, Mauro Medina Guimaraes, señala la nota difundida por el gobierno.

“En el caso de los menores de edad en tránsito hacia el Perú, para reunirse con sus padres, ingresarán con su acta de nacimiento. De ser el caso, el adulto que lo acompaña debe tener pasaporte”, expresó.

Según datos aportados por migraciones, la cifra de “la cifra de ingresos de 1,630 venezolanos en el primer día del requisito de pasaporte para ingresar al Perú, equivale a menos de la mitad del promedio diario de ingresos anterior que era de 3,500 diarios”.

 

No están solos

En el caso de Perú, el mismo día en que entró en vigencia la medida vinculada al pasaporte, la Iglesia a nivel local realizó una colecta en favor de los migrantes a través de la Campaña Compartir realizada en las misas de todas las parroquias del país.

 

 

Horas antes de esta medida el propio presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, Miguel Cabrejos, hizo un llamado a dejar en suspenso la exigencia de pasaporte.

Por otra parte, según confirmó Fides, tanto en parroquias de la pequeña localidad de Tumbes –una zona fronteriza cercana a Ecuador donde es posible ver a venezolanos dispersos en lugares públicos- como en otras cercanas se les está dando comida a los migrantes que están de paso. Esto, hasta que pueda lograr ingresos suficientes para seguir su camino hacia ciudades más alejadas de la frontera. “Las 7 parroquias de la zona preparan 100 comidas al día para los ciudadanos de Venezuela”, indica Fides.

Es por todo esto que, mientras las nuevas disposiciones migratorias comienzan a regir en países como Perú (Ecuador dio marcha atrás en la exigencia del pasaporte) y aparecen excepciones y flexibilización, el flujo de venezolanos, al igual que el pedido de asilo, prosigue.

No obstante, en medio de la incertidumbre y todo lo que conlleva el sacrificio actual de personas que caminan miles de kilómetros para huir de la brutal crisis humanitaria que se vive en su país, también aparece la mano amiga de la Iglesia y de otras organizaciones que expresan una clara señal de amor, acogida y compañía.

Marcha en Costa Rica: “Somos hermanos”

“El éxodo del pueblo venezolano” ya empieza a ser comparado por algunas analistas con lo crisis de los refugiados en el Mediterráneo. Todo esto conlleva atención, pero también respuesta de parte de los gobiernos de los diferentes países. Debido a esto ya están previstas algunos encuentros a nivel continental y también se han sumado voces de organismos vinculados a Naciones Unidas como la Agencia de la ONU para los refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Pero no todos están dispuestos a ser amigables con los migrantes y cuando estos flujos comienzan a incrementarse la palabra xenofobia también comienza a ganar espacio. Los venezolanos ya lo han estado viviendo, algunos se animan a denunciarlo públicamente y los hechos de violencia que se dieron el pasado fin de semana en la localidad brasileña de Roraima así lo confirman.

Pero los venezolanos no son los únicos. En Centroamérica, la situación de Nicaragua también preocupa y algunos hechos que se han dado en Costa Rica contra los migrantes de ese país –que también huyen de una crisis política y social- han generado ruido hace algunos días.

A modo de contrarrestar todo ello, y como gesto saludable y que brinda cierto alivio, durante este fin de semana hubo manifestaciones contra el odio y xenofobia suscitada organizada por estudiantes y defensores de derechos humanos bajo el lema “En Costa Rica la solidaridad es más”.

Cientos de personas, constata BBC Mundo, marcharon por la capital del país, San José, en muestra de apoyo luego de una situación que derivó en enfrentamientos y la detención de más de 40 persona el pasado fin de semana por la manifestación contra los migrantes.

“Queremos extenderles las manos a tantos nicaragüenses que con su trabajo ayudan al desarrollo del país. Hace ocho días la sociedad costarricense cruzó una línea muy peligrosa, pasó algo inaudito”, declaró Carlos Sandoval, uno de los organizadores, a BBC Mundo.

En medio de este panorama frases como “ticos y nicas somos hermanos” sonaron como música para los oídos.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.