¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Conoces el lugar donde murió santa Mónica?

SAINT MONICA
Comparte

Ostia, el antiguo puerto de la Roma imperial, conserva muchos lugares relacionados con la madre de san Agustín

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Poco antes de morir santa Mónica se encontraba junto a su hijo san Agustín en un albergue en Ostia, puerto antiguo de Roma, esperando un barco que los llevaría a Cartago. Es entonces que tuvieron entre ellos un magnifico coloquio, apoyados junto a una ventana comenzaron a conversar acerca de Dios y de las cosas del Cielo, cuando los dos juntos tuvieron un éxtasis, que sin duda confirman la santidad de madre e hijo.

Lo sucedido lo narra san Agustín en el libro nueve de sus “Confesiones”:

“Estando ya inminente el día en que había de salir de esta vida —que tú, Señor, conocías, y nosotros ignorábamos—, sucedió a lo que yo creo, disponiéndolo tú por tus modos ocultos, que nos hallásemos solos yo y ella apoyados sobre una ventana, desde donde se contemplaba un huerto o jardín que había dentro de la casa, allí en Ostia Tiberina, donde, apartados de las turbas, después de las fatigas de un largo viaje, cogíamos fuerzas para la navegación.

Allí solos conversábamos dulcísimamente; y olvidándonos de lo pasado y proyectándonos hacia lo por venir, inquiríamos los dos delante de la verdad presente, que eres tú, cuál sería la vida eterna de los santos, que ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni el corazón del hombre concibió. Abríamos anhelosos la boca de nuestro corazón hacia aquellos raudales soberanos de tu fuente —de la fuente de vida que está en ti— para que, rociados según nuestra capacidad, nos formásemos de algún modo idea de cosa tan grande.

Y como llegara nuestra plática a la conclusión de que cualquier deleite de los sentidos carnales, aunque sea el más grande, revestido del mayor esplendor corpóreo, ante el gozo de aquella vida no sólo no es digno de comparación, pero ni aun de ser mentado, levantándonos con más ardiente afecto hacia el que es siempre el mismo, recorrimos gradualmente todos los seres corpóreos, hasta el mismo cielo, desde donde el sol y la luna envían sus rayos a la tierra”.

Al poco tiempo Mónica moría por una fiebre muy alta quizás provocada por la malaria. Les dijo a sus hijos que enterraran su cuerpo donde quisieran, sin sentir pena ni dolor, sino que la recordaran, dondequiera que estuvieran, en el altar del Señor.

Su cuerpo permaneció durante siglos, venerado en la iglesia de Santa Aurea di Ostia, hasta el 9 de abril de 1430, cuando sus reliquias fueron trasladadas a Roma en la iglesia de San Agustín en Campo Marzio, colocadas en un sarcófago artístico , esculpido por Isaías da Pisa. Una iglesia muy interesante de visitar por lo artístico y lo sacro.

Aparte de los restos de la santa allí se encuentran obras de Guercino, Raffaello y de Caravaggio, la hermosa “Virgen de los peregrinos”. Y también una imagen muy milagrosa de la “Virgen del parto”, que desde principios del siglo XIX, fue considerada protectora de las mujeres embarazadas y parturientas.

“Me has engendrado dos veces”, le dijo Agustín un día a su madre: a la vida y a la fe. La tenacidad, dulzura y sensibilidad de Mónica la convierten en la santa patrona de las mujeres casadas y las madres. Su nombre se encuentra entre los más extendidos entre las mujeres. Su fiesta se celebra el 27 de agosto, el día anterior a la de su gran hijo también santo, quien por una coincidencia singular, murió el 28 de agosto de 430.

 

Fuente: agustinus.it

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.