Aleteia

Tips para educar a los hijos en el entusiasmo

FAMILY
Monkey business images - Shutterstock
Comparte

El buen humor, valorar las cosas pequeñas, el sentido positivo… los preparan mejor para la vida adulta.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El entusiasmo es la gasolina interior que nos impulsa a llevar a cabo proyectos, sueños y trabajos.

¿Sabías que la palabra entusiasmo procede del griego y significa «Dios dentro»? Hay muchos tipos de gasolina interior, pero lógicamente para los creyentes el hecho de contar con Dios como motor ayuda a que todo vaya adelante. El creyente no solo cree que Dios ayuda sino que cree que las cosas nacen de una estrecha colaboración entre él y Dios.

LOVE
Shutterstock-puhhha

El entusiasmo hace vivir con alegría, con una sonrisa. Hace crecer la autoestima y entrar con mejor pie en la vida adulta. Y uno puede ser entusiasta haciendo cosas muy pequeñas, como regar las plantas cuando les corresponde, dar de comer a los pececitos de una pecera a diario o dejar la cocina recogida después de la comida.

GARDENER
Halfpoint / Shutterstock

Hay quien se cree muy «realista» porque le pone cara seria a todo. Son personas que creen que la inteligencia no es compatible con el buen humor. En las reuniones de trabajo no soportan un comentario chistoso y en la ropa creen que vestir de colores es «poco profesional».

El entusiasmo no es algo propio de personas con carácter variable ni flojas. Es un propulsor y por eso es positivo para todos. Con entusiasmo, uno se recupera antes de una enfermedad. Y con entusiasmo también, rinde mejor en la escuela y el trabajo.

A los hijos les ayuda enormemente ver el entusiasmo encarnado en sus padres:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.