Aleteia

El Museo Olímpico y del Deporte, en la Barcelona post Juegos del 92

OLYMPIC MUSEUM
Comparte

Las botas de Michael Jordan cuando jugó con el Dream Team, la moto Derbi 50cc de Ángel Nieto… El recorrido está lleno de objetos históricos de cada especialidad

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Existen muchos tipos de turismo, y uno de los que ha crecido exponencialmente en los últimos años es el turismo deportivo. Miles de personas viajan a determinada ciudad del planeta con ganas de pisar el césped de tal o cual equipo, se desplazan para presenciar unos Juegos Olímpicos o un Mundial, buscan lugares donde practicar deportes extremos en plena naturaleza…

Según una importante agencia de turismo, Skyscanner, estos son los 10 estadios más visitados en el mundo entero: Anfield Stadium (del Liverpool), Maracaná (Río de Janeiro), Allianz Arena (Munich), Santiago Bernabeu (Madrid), La Bombonera (Buenos Aires), El Monumental (Buenos Aires), Estadio Azteca (Ciudad de México), Camp Nou (Barcelona), Estadio Nacional de Pekín (Pekín) y Sapporo Dome (Sapporo).

En el caso de Barcelona, el Camp Nou Experience (una propuesta de visita al museo y a las instalaciones del Club) supera anualmente los 1.700.000 visitantes, con un precio de entrada de 25 euros.

En la montaña de Montjuïc, junto al mar, quedan ahora las instalaciones -todas ellas en uso- que albergaron los Juegos Olímpicos de Barcelona’92: el estadio de Montjuïc, el Palau Sant Jordi, las piscinas Picornell, la sede del INEF…

A pocos metros del estadio se encuentra el Museo Olímpico y del Deporte Juan Antonio Samaranch, un testimonio del olimpismo y de la voluntad de honrar a deportistas históricos.

El museo (con un precio de entrada que para los adultos es de 7 euros y para los menores de 7 años es gratuito) contiene objetos de cada deporte olímpico, desde los más conocidos como el fútbol o el baloncesto hasta los minoritarios. Puede verse la huella de las manos de Beckenbauer o de Johan Cruyff sobre cemento, un automóvil de Fórmula 1, las zapatillas de Pau Gasol, la motocicleta de Ángel Nieto o los patines de Javier Fernández

 

El médico judío que tanto hizo por los discapacitados

La colección rinde homenaje a personas que han contribuido en el mundo del deporte desde otra perspectiva. Por ejemplo, se dedica una vitrina a Ludwig Guttmann, el médico alemán judío que creó los Juegos Paralímpicos en 1960 y que dedicó su vida, entre otras facetas de su trabajo como médico, a la incorporación al deporte de las personas discapacitadas como mejora de su bienestar.

La visita está pensada para que disfruten mayores y niños, con una zona especial en la que los pequeños pueden probar habilidades: los reflejos, el rocódromo, el salto de altura…

Además, como si uno se introdujera en una sala de la NASA, el visitante puede sentarse frente a varias pantallas de ordenador y acceder a un fondo audiovisual documental amplísimo que recoge actos inaugurales y pruebas de Juegos Olímpicos, partidos de fútbol históricos, carreras de coches y motos de hace más de 40 años…

Al mismo tiempo, este museo es sede del BCN Sports Film Festival y, de hecho, en una pequeña sala pueden verse proyecciones de cortometrajes de esta temática.

El ex presidente del Comité Olímpico Internacional Juan Antonio Samaranch, fue uno de los promotores de la creación del museo y contribuyó grandemente a la formación del legado que hoy se exhibe. Además de reunir piezas inolvidables de Barcelona’92 (¿recuerdan la mascota Cobi?), donó su colección de arte relacionado con el deporte.

En imágenes pueden verse el Museo, sus instalaciones y algunos objetos curiosos:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.