Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Maluma en los MTV no fue embajador de la música latinoamericana

MALUMA
Comparte

La letra de su canción honra muy poco a la música de calidad que se canta en español

El cantante colombiano Maluma se presentó en los MTV Video Music Awards y la prensa internacional calificó el hecho como histórico. Ocurre que es la primera vez que un artista latinoamericano interpreta una canción enteramente en español durante el tradicional evento que reúne a algunas de las grandes estrellas de la música del mundo.

Maluma se presentó en Nueva York con la canción “Felices los 4”, que arrasa en radios y discotecas de todo el mundo, sin importar la lengua materna de los países. Lo más probable, así como pasa en tierra hispanoamericana con gran parte de las canciones en inglés, es que poco o nada se entienda de lo que está diciendo la letra.

Pero la interpretación en el evento de MTV no siguió con exactitud los versos originales. En su presentación, el artista se cuidó de no pronunciar la palabra “carajo”, transgresión lingüística que quizá le hubiese provocado el pago de una multa. No tuvo reparos, eso sí, en ser más que abrazado por varias mujeres en simultáneo mientras cantaba una canción en la que la fidelidad de pareja y la monogamia parecen valores metafórica y literalmente enviados al carajo de los barcos.

Cuando Maluma habla de “Felices los 4”, quienes conocen la letra sabrán, no habla de una familia de papá y mamá con dos hijos. Básicamente celebra encuentros como los que canta en Cuatro Babys, canción en la que expresa estar enamorado de cuatro mujeres que, independientemente del estado civil, siempre le “dan lo que quiere”, por citar uno de los versos más fácilmente reproducibles. O los que muestra en la tapa de su disco Mala Mía, acostado en una cama con siete mujeres.

Cada vez que Maluma, pese al abrumador éxito comercial, recibe alguna crítica asociada con actitudes de supuesta misoginia o cosificación de la mujer, responde pidiendo que se le deje vivir su vida, o expresando lo poco que le importa este tipo de cuestionamientos. Lo canta en su canción: no le importa.

El Huffington Post es uno de los pocos medios de comunicación que con insistencia han juzgado la agresividad para con las mujeres de Maluma con sus letras. Pero no se encuentra un repudio masivo de otros medios y comunidades artísticas como sí han encontrado algunos artistas de cine protagonistas en su vida personal de acciones muy repudiables.

Si la presentación de Maluma fue histórica, que lo sea por la anécdota lingüística. Pero que no se asocien a sus canciones la rica historia musical latinoamericana, expresada en géneros tan dispares como propios, que van desde el bolero al tango, pasando por la cueca, el chamamé y cientos de géneros folclóricos en los distintos países, además de notables intérpretes de músicas más universales como el rock y el pop.

Que el amor, y ciertamente la sensualidad, ha sido siempre un tema de la música latinoamericana, no es ninguna novedad. Pero no son representativas canciones como estas de Maluma u otros artistas contemporáneos de reguetón y otros géneros. La música de América Latina es otra cosa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.