¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Soltera: recuerda a quién estás buscando, pero no te limites a tu tipo

KOBIETA W SAMOCHODZIE
Wendell Fernandes/Unsplash | CC0
Comparte

Cuando conocí a mi esposo, no me sentí atraída por él inmediatamente y sus gustos no eran de mi interés...

Primero te sugerí que especificaras tu tipo, es decir, que escribieras las características del candidato ideal. Ser consciente del tipo de hombre que estás buscando y de las reglas que sigues son muy importantes en la etapa de las citas. Si te guías por la razón y las reglas, y no por el enamoramiento, entonces tienes muchas posibilidades de evitar una relación sin futuro.

Sin embargo, dejando de lado al hombre ideal, tú conoces a hombres reales. Y aquí están las dificultades:

  • ¿Cómo reconocer si están listos para construir una relación?
  • ¿Cómo saber si pertenecen al grupo correcto de hombres?
  • ¿Con cuál de ellos ir a las citas y con cuál no?

No rechaces la primera cita

En mi opinión, vale la pena arriesgarse y aceptar la primera cita con la mayoría de los hombres que te inviten. No es un acto de desesperación.

Al contrario, esto prueba de que eres una persona abierta. Además, no es bueno descartar con demasiada facilidad a los chicos.

Por lo general, conoces hombres nuevos, por ejemplo, durante las fiestas, los viajes o en los talleres. Tienes un tiempo limitado para hablar con ellos. A veces, literalmente, unos minutos.

El chico te pide un número de teléfono y en este punto decides si quieres volver a verlo o no. Entonces es fácil escapar y, bajo cualquier pretexto, no dar el número o darlo, y cuando suene el teléfono, dar excusas para no quedar con él.

Te animo a que desarrolles una estrategia diferente. Aunque el chico no sea tu tipo, deja que te invite a tomar un café. Inviertes en ello una tarde y puedes ganar mucho.

Cuando conocí a mi esposo, no me sentí atraída por él inmediatamente. Una amiga me preguntó si algo podría pasar entre nosotros y le dije que no, porque no había casi nada con lo que conectarnos y no era mi tipo.

Durante nuestra primera conversación, me enteré de que mi amado había creado webs de dietas en línea y que era entrenador de capoeira. Ambos temas, dieta y artes marciales, no eran de mi interés.

La primera impresión puede engañar

A pesar de esto, me arriesgué y acepté quedar con él nuevamente. Sin embargo, durante la siguiente cita, descubrí que teníamos mucho en común, incluyendo que ambos soñábamos con mejorar el mundo al proporcionar conocimiento y educación.

Y en las próximas citas me di cuenta de que, contrariamente a lo que había pensado al principio, él tenía muchas características que había descrito como características de mi hombre ideal.

Si durante la primera cita me hubiera guiado por la primera impresión, lo hubiera descartado fácilmente, y por lo tanto no hubiera conocido a un hombre que se convirtió en un maravilloso amigo y esposo.

La primera impresión es importante, pero a menudo le damos demasiada importancia.

El hecho de que no sintieras mariposas en el estómago en los primeros cinco segundos no significa que no pasará en la próxima cita.

Por lo tanto, si el chico no se comporta de una manera inapropiada, ofensiva o agresiva, te aliento a que aceptes una cita con él.

Sí, corres el riesgo de llevarte una decepción, pero también tienes la oportunidad de descubrir que él es tu hombre.

Las chicas a menudo dicen que no quieren experimentar otra desilusión, de no dar con el hombre de su vida. Lo entiendo. Sobrevivir a la decepción depende de ti.

En la etapa de citas, conoces a muchos chicos. Con algunos quedarás solo una vez, con otros varias. Depende de ti si consideras estas citas como fracasos o desilusiones, o como lecciones valiosas en el camino hacia el matrimonio.

Si vas saliendo, después de un cierto tiempo (más o menos) encontrarás a aquel con quien desearás crear una relación seria.

Muy rara vez será con el primer hombre con quien tuviste una cita. Cada contacto con otra persona es una oportunidad de conocerse mejor, de saber más sobre tus gustos y preferencias.

Al conocer a otras personas te conoces a ti mismo. Puedes verificar qué comportamientos van contigo y cuáles no.

Tienes la oportunidad de verificar si tus expectativas, por ejemplo, con respecto a tu hombre ideal, son realmente las que necesitas.

Por lo tanto, incluso si tienes una cita con un chico que resulta no ser lo que estás buscando, será una experiencia valiosa para ti.

En lugar de ahogarte en los pensamientos tipo: nunca encontraré a nadie ni ¿por qué siempre tengo que conocer a frikis?, es mejor pensar sobre:

  • ¿Qué has aprendido de ti misma gracias a esta cita?
  • ¿Qué es lo que no te gusta de este chico?
  • ¿Hay al menos una cosa que te haya gustado de él?
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.