¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Fe y semillas, o cómo salvar un templo y ayudar al prójimo

ALL SAINTS
Affirm Films
Comparte

"All Saints" está basada en hechos reales

All Saints está inspirada en una historia real: la de un sacerdote, ex vendedor comercial, que fue enviado a la Iglesia All Saints (Todos los Santos) de Smyrna, una localidad rural de Tennessee, para realizar un inventario de la propiedad eclesiástica y determinar su valor en el mercado.

La falta de fieles y la deuda de la hipoteca empujan a sus dueños a tratar de vender la parcela, cuyos posibles compradores planean derribarla y abrir una tienda gigante de productos en oferta.

El traslado del sacerdote, Michael Spurlock (John Corbett) y su mujer, Aimee (Cara Buono), coincide con la llegada de unos refugiados: los Karen de Birmania, quienes buscan un lugar donde prosperar tras huir de la guerra, el hambre y la reclusión.

Todos ellos son agricultores y anglicanos: lo único que le piden a Spurlock es una oportunidad en forma de puestos de trabajo.

Es entonces cuando el sacerdote toma conciencia del doble problema: los refugiados necesitan el amparo de la iglesia y los habitantes de Smyrna están dolidos con la futura aunque inminente venta de la misma.

Y es entonces cuando manda a paseo a los tasadores y les plantea una solución a sus superiores: podrían convertir los aledaños de All Saints en una granja, cultivarla junto a los refugiados y, con las cosechas, alimentar a los birmanos y vender el resto para pagar la deuda y salvar la iglesia.

El plan, desde lejos, parece una locura: pero le conceden a Spurlock unos meses para intentarlo.

Y así, poco a poco, la película va oscilando entre los designios de la fe y el costumbrismo rural, con Michael y su familia y los lugareños de Smyrna y los inmigrantes luchando y trabajando codo con codo para transformar la tierra en algo próspero, con todas las dificultades añadidas: no tienen maquinaria y deben comprarla, no saben cómo regar una propiedad tan grande, necesitan semillas y organizarse en los horarios…

Esto la asemeja, de algún modo, a esos dramas rurales que proliferaron en los 80: Country, Cuando el río crece, El manantial de las colinas o Un lugar en el corazón.

Películas sobre cómo los hombres y las mujeres se unen para luchar contra los elementos y salvar sus cosechas: las lluvias, las plagas o las heladas.

En el fondo, All Saints es un filme que habla sobre ayudar a los demás, sobre cómo pueden trabajar juntas las personas para alcanzar un bien común, sobre cómo el primer valor religioso debería ser el auxilio al prójimo para no dejarlo caer en el fango.

Michael Spurlock es uno de esos personajes que, como el Allie Fox de La Costa de los Mosquitos, está obsesionado por alcanzar un fin para el que sólo cuenta con su esperanza y su voluntad de lucha.

Salvar una iglesia es preservar un templo y, a la vez, salvar a muchas familias y creyentes y frenar la imparable máquina del capitalismo, que derriba capillas, cines, librerías y lo que haga falta para sustituirlos por centros comerciales y edificios de viviendas.

Por eso, en la película, es esencial la interpretación de John Corbett. Muchos lo recordamos por su papel secundario en la célebre serie Doctor en Alaska.

Desde entonces, su cara sólo ha asomado en algún éxito que otro (Mi gran boda griega y poco más), y es una lástima, pues suele interpretar a la clase de tipo en el que uno siempre confiaría.

Corbett transforma a Spurlock en un hombre bondadoso y entregado a Dios, pero al mismo tiempo terco y lleno de orgullo (su mujer, sabia consejera, suele insistirle en que pedir ayuda cuando se necesita no es algo negativo), ofreciendo así un personaje muy humano, con sus defectos y sus virtudes.

La otra gran baza del reparto es Barry Corbin, quien ejecuta el papel de viejo agricultor sabio y gruñón: durante años lo hemos visto en numerosas películas aunque nunca nos aprendamos su nombre.

All Saints es un largometraje repleto de buenas intenciones. Se le puede achacar que, a veces, roce el telefilme (algo que no sorprende cuando su director proviene de la televisión); pero se ve con agrado y es un ejemplo verídico de lo que decía George McFly en Regreso al futuro: Si te lo propones, puedes conseguirlo todo.

 

 

FICHA:

Título original: All Saints

País: Estados Unidos

Director: Steve Gomer

Guión: Steve Armour

Música: John Mock

Género: Drama / Refugiados / Religión

Duración: 108 min.

Reparto: John Corbett, Cara Buono, Barry Corbin, David Keith, Gregory Alan Williams, Nelson Lee

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.