¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cuánto es poco o moderado a la hora de ingerir alcohol?

Michael Nivelet
Comparte

Con el alcohol, al igual que sucede con otros alimentos como los ultraprocesados, el tema no es el uso, sino el abuso

“No soy abstemio, pero bebo poco. Vino italiano y de todo el mundo. Pero poco, poco, ¿eh?” estas fueron las palabras expresadas por el Papa Francisco el 21 de enero de 2015 mientras saludaba a la delegación de la Asociación Italiana de Sumilleres.

Las bebidas alcohólicas se fueron incorporando a los hábitos alimentarios de las poblaciones a lo largo de los siglos según su cultura y costumbres en muchas variedades (vino, cerveza, whisky, tequila, entre muchas más). La mayoría de las veces uno no toma solo, sino con otros, en celebraciones, distintos acontecimientos o en comidas con amigos o familia, por tanto, el consumo de alcohol tiene un componente social importante. 

Pero con el alcohol, al igual que sucede con otros alimentos como los ultraprocesados, el tema no es el uso, sino el abuso. La embriaguez o borrachera es opuesta al amor a uno mismo, la privación momentánea del uso de la razón no se justifica por experimentar los placeres de la bebida. La invitación es a beber para pasar un rato agradable con los amigos, para degustar una buena comida, por ende, en su justa medida. 

El alcohol en la dieta es algo que siempre debe considerarse, en el caso de personas adultas sanas si lo hacen que sea con moderación, y responsabilidad. Sin embargo, puede ser muy perjudicial para la salud en otras situaciones, donde incluso un consumo mínimo puede afectar. Siendo así en el caso de embarazadas, lactantes, personas que presenten distintas patologías como diabetes, hipertensión, problemas renales, intestinales, hipertrigliceridemias (triglicéridos- colesterol), entre otros. 

Muchos de sus efectos están en relación con la dosis ingerida y la capacidad individual de cada consumidor. 

¿Cuánto es el “poco” o tan famoso “moderado”?

VICTOR YANG

Cada persona considera distintas cantidades por moderado, y por lo general es más elevado de lo recomendado, por lo tanto, es un poco peligroso manejarse con ese término.

Para muchos expertos, ingerir 30 gramos diarios de alcohol sería el máximo admisible, pero depende de la capacidad enzimática que tiene el hígado para degradarlo. Las mujeres por ejemplo presentan una mayor sensibilidad al alcohol que los hombres, por tanto, el máximo admisible disminuye a la mitad que el hombre.

El alcohol se diluye más rápido o no en la sangre en función del estado de plenitud del estómago y de la presencia de grasas dentro de la comida. Quiere decir que beber un vaso de bebida alcohólica en ayunas hace “efecto” de inmediato, mientras que con el estómago lleno es más lento. Del mismo modo cuanto más elevada es la graduación del alcohol (como las bebidas destiladas), más rápido pasa a la sangre.

Se puede hablar de:

Consumo de riesgo, si persiste el hábito de consumo aumentando el riesgo para la salud, esto sería cuando se consume regularmente entre 20-40 gramos diarios de alcohol en las mujeres y entre 40 -60 gramos en los hombres.

Consumo perjudicial, es el que lleva consecuencia para la salud física y mental, es un consumo promedio mayor a 40 gramos en la mujer y 60 gramos en el hombre.

Dependencia, cuando el uso del alcohol pasa a ser prioritario para la persona. 

Por tanto, lo ideal es no sobrepasar el consumo habitual de 20 gramos de alcohol al día para los hombres y 10 gramos para las mujeres según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto no significa que la persona que no bebe, lo tenga que hacer, por supuesto que no es necesario, así como tampoco fomentar el consumo de alcohol desde edades tempranas. http://www.who.int/substance_abuse/publications/alcohol_atencion_primaria.pdf 

Una ingesta de 10-20 gramos de alcohol son 1 o 2 bebidas alcohólicas respectivamente. Una bebida corresponde a una cerveza de 330 mililitros o un vaso de vino de 80-100 mililitros o un vaso de 40 mililitros de bebidas destiladas. 

¿El vino es bueno para el corazón?

Hace un par de años que se viene prestando mucha atención a la noticia de que el consumo moderado de alcohol puede ser beneficioso para la salud, así como también que determinadas substancias antioxidantes del vino o la cerveza (principalmente flavonoides) pueden disminuir la mortalidad por esta causa. 

Lo cierto es que hay tanto investigaciones a favor como en contra, por lo que es necesario más estudios para respaldar o no estas afirmaciones. Pero lo que sí es seguro es que no deberíamos optar por tomar una copa de vino diaria solo por el hecho de contener antioxidantes como si fuera un medicamento, siendo que hay muchos otros alimentos saludables que los contienen y en mayor cantidad. 

Además, su valor calórico depende directamente de su grado de alcohol, de acuerdo con la Food and Drug Association (FDA) 1 gramo de alcohol aporta 7 calorías, pero estas son “vacías” porque no contienen nutrientes y por lo tanto no es utilizable para el trabajo muscular. Por el contrario, puede favorecer el sobrepeso y la obesidad si no se controla su consumo.

Por lo tanto, lo más recomendable a la hora de hacer un vínculo entre el alcohol, la salud y nutrición es no recurrir a él como un escape a los problemas de la vida, o para ser más sociable, caer bien, por diversión, o por ser supuestamente saludable. 

Para aquellos que les gusta consumirlo mejor que sea en ocasiones y saber o aprender a disfrutar de una copa de vino por ejemplo junto a una rica comida con consciencia y en poca cantidad.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.