Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una película sobre el auténtico exorcista: El demonio y el padre Amorth

THE DEVIL AND FATHER AMORTH
LD Entertainment
Comparte

El legendario, y agnóstico, director de El exorcista, ha rodado un documental sobre el exorcista más famoso del Vaticano, el padre Gabriele Amorth

El demonio y el padre Amorth no pasaría de ser un documental más que no ha logrado estrenarse en medio planeta en condiciones si no fuera por tres puntos fundamentales. Primero, aborda un tema intrigante por definición, las posesiones demoniacas y los exorcismos.

Segundo, muestra por primera, vez que se tenga constancia, un exorcismo real en pantalla. Y tercero, el responsable de todo esto no es, ni más ni menos, que William Friedkin, un director agnostico, es cierto, pero responsable de una de las cumbres del cine de terror y del subgénero de posesiones satánicas, El exorcista.

Recuerdo que en un documental sobre la célebre película de Friedkin, el director decía que El exorcista, podía verse tanto desde una óptica pesimista como optimista. Pesimista porque la película dejaba bien claro que cualquiera, independientemente de su credo, raza o clase social, podía ser blanco de Satanás.

Optimista porque al mismo tiempo demostraba que el Bien siempre prevalecía y era superior al Mal. Friedkin prefería no posicionarse, y dejar al público que decidiera por sí mismo.

Con El demonio y el padre Amorth, William Friedkin parece haber decidió posicionarse. Para tal efecto decidió ir a por todas, y ponerse en contacto con el que probablemente sea el exorcista más célebre del mundo, el padre Gabriele Amorth.

Este sacerdote, de la diócesis del Vaticano y que a lo largo de su vida efectuó miles de exorcismos, tenía muy claro a qué se enfrentaba cuando se disponía a conjurar el Mal para extraerlo de una persona inocente devota de Dios.

Por esta razón, Friedkin sabía que si quería hacerlo, y más tratándose de él, algo con un mínimo de consistencia real y dramática tenía que ir al hombre más importante del medio. De otro modo, ¿Quién habría creído al director de El exorcista hablando sobre exorcismos?

Sin embargo, hay elementos adicionales que también nos puede ayudar a entender la naturaleza y la misma razón de ser de un documental como El demonio y el padre Amorth. En primer lugar, y esto es importante, William Friedkin hace que no dirige un éxito en condiciones desde no se sabe cuándo.

Puede parecer una idiotez pero en Hollywood, que no se acuerden de uno puede resultar traumático. Y más aún tratándose de Friedkin que fue un director, que muchos otros de su generación (Spielberg, Coppola, De Palma, Scorsese….) llegó a la industria para comerse el mundo.

Después de El exorcista, William Friedkin solo ha dirigido una película verdaderamente importante, A la caza, un drama policial con Al Pacino no apto para todos los estómagos, pero esto pasó hace casi 40 años, en 1980. Desde entonces, dicen las malas lenguas, que Friedkin ha continuado haciendo películas porque está casado con una alta ejecutiva de Paramount Pictures. Yo no lo sé con exactitud pero tendría sentido.

No cabe la menor duda de que El demonio y el padre Amorth fue una buena idea, al menos para volver a hacerse notar. De un día para otro todo el mundo estaba hablando otra vez de William Friedkin. De hecho, todo hay que decirlo, lo de El demonio y el padre Amorth comenzó como una simple experiencia personal hasta que Friedkin se dio cuenta de que si lo inflaba un poco podría optar a estrenarlo en determinadas plataformas como un documental en toda regla. De hecho, el film no llega a los 70 minutos.

Aún así, vale la pena admitirlo, el conjunto es por lo menos, curioso. Quienes no hayan contemplado un exorcismo en primera persona comprobaran que se parece muy poco a lo que el propio William Friedkin nos vendió con su película El exorcista.

De hecho, puede que lo más interesante sea su tercio final, cuando su director acude a determinados médicos de renombre, como neurocirujanos y psiquiatras para preguntarles qué opinan del exorcismo real que él mismo grabó con una pequeña cámara.

Al final, las conclusiones que se pueden sacar son diversas y esto es bueno porque no solo defiende los exorcismos como un acto real. Lo realmente interesante son las lecturas que se pueden extraer de un documento que a veces resulta desmedido simple pero que abre puertas para poder entender algo tan terrorífico como un exorcismo y al mismo tiempo algo tan santo como es la expulsión de un ente diabólico del interior de un inocente.

Ficha Técnica

Título original: The Devil and Father Amorth (2017)

País: Estados Unidos

Dirección: William Friedkin

Guion: William Friedkin, Mark Kermode

Música: Christopher Rouse

Fotografía: William Friedkin, Robert Yeoman, George Giaimo

Productora: LD Entertainment

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.