Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo usar el estrés para mejorar nuestra salud

MAN STRESS
Comparte

En realidad, sólo hay un caso en el que el estrés puede perjudicarte

El estrés forma parte de la vida, pero parece ser una parte cada vez más desproporcionada de la vida moderna.

Parte de ello, sin duda, se debe a la conectividad – en la era de los teléfonos celulares, no hay forma de dejar el trabajo en el escritorio.

Pero otra parte es nuestro enfoque desproporcionado en el estrés en sí… particularmente en el impacto negativo que tiene sobre nuestra salud.

“El estrés te matará” es una frase ampliamente aceptada como la verdad del evangelio, de manera que por todas partes se venden innumerables formas de vencer el estrés, desde comerciales hasta en tu feed de noticias de Facebook.

¿Pero el estrés realmente no te mata? ¿Y si el estrés no tuviera impacto medible en tu salud, a menos que creas que lo tiene?

Según el New York Times, un estudio de 2012 de la Universidad de Wisconsin-Madison descubrió que tener mucho estrés en la vida no estaba relacionado con la muerte prematura.

Pero tener mucho estrés en la vida y creer que esto está afectando a la salud, aumentó el riesgo de muerte prematura en un 43%. Sucede que cuando se trata de estrés, el efecto que éste tendrá está todo en la cabeza.

“Con el estrés, la mente y el cuerpo están intrínsecamente ligados. Puedes ver el estrés como algo que está causando estragos en tu cuerpo (y los puede causar) o como algo que está dándote fuerza y energía para superar la adversidad…

La psicóloga de Stanford Kelly McGonigal ha sido una pionera en repensar el estrés, observando que una buena aproximación al mismo pueden volverte más inteligente y más fuerte.

“Lo que aprendí con los estudos, investigaciones y conversaciones realmente cambió la manera como pienso en el estrés’” escribe McGonigal en su libro The Upside of Stress: Why Stress Is Good for You, and How to Get Good at It. “La mejor manera de gestionar el estrés no es reducirlo o evitarlo, sino repensarlo e incluso abrazarlo”.

El estrés es una respuesta biológica destinada a ayudar a nuestro cuerpo a prepararse para el desafío que tiene delante.

El pico de adrenalina, el aumento de la respiración y la frecuencia cardíaca más rápida son formas como nuestros cuerpos se movilizan para mejorar nuestro tiempo de reacción, limpiar nuestro pensamento y preparar nuestros músculos para moverse.

Esto es realmente útil en una situación de exigencia física. Por ejemplo, el breve momento de estrés que siento antes de una competición solía asustarme, pero me di cuenta de que es una parte esencial de la preparación de la mente y del cuerpo para responder bien. Si yo me confiara demasiado y no experimentara esa sacudida de estrés, inevitablemente pierdo la competición cometiendo errores.

Pero en una situación mental, la sacudida del estrés puede parecer una desventaja. Es difícil mantener la calma en una situación emocionalmente cargada cuando tu corazón está acelerado, y el estrés puede hacer que pierdas el control.

Pero esa misma respuesta al estrés también acelera tu pensamiento y puede darte el espacio mental para aceptar el estrés, respirar profundamente y pensar con claridad. Sólo tienes que abrazar el estrés que estás sintiendo y usarlo para tener la ventaja para la que está destinado.

Al abrazar el estrés y usarlo en tu beneficio, no sólo pensarás que estás respondiendo mejor a todos los estresores diarios de la vida, sino que también te librarás de las consecuencias negativas para la salud asociadas al estrés.

No puedes controlar lo que te estresa, pero puedes – y debes – controlar cómo lidias con ese estrés.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.