Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Vergüenza y dolor”: Vaticano responde a informe de abusos sexuales en EEUU

Comparte

El director de la oficina de prensa del Vaticano, Greg Burke, enfatiza que la Santa Sede "condena inequívocamente el abuso sexual de menores" y que "el Papa está del lado de las víctimas".

“Ante el informe que se ha hecho público en Pensilvania esta semana, hay dos palabras que pueden expresar los sentimientos frente a estos horribles crímenes: vergüenza y dolor”.

Con esta frase comienza la respuesta del Vaticano difundida este jueves luego de conocerse un duro informe de más de 800 páginas que describe siete décadas de abusos sexuales en contra de niños realizados por sacerdotes en las seis diócesis católicas del Estado de Pensilvania (EEUU) y el “encubrimiento sistemático por altos funcionarios de la Iglesia y en el Vaticano”.

La investigación de dos años llevada a cabo por la oficina del fiscal general Joseph Shapiro identificó a 301 sacerdotes que abusaron de niños y más de 1.000 víctimas. 

 

En ese sentido, el director de la oficina de prensa del Vaticano, Greg Burke, fue el encargado de hacer pública la respuesta este jueves en la que se señala que la Santa Sede “toma muy en serio el trabajo divulgado por el Gran Jurado de Pensilvania y el largo informe que ha elaborado”. La Santa Sede condena inequívocamente el abuso sexual de menores”, afirma.

“Los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprobables. Estos hechos han traicionado la confianza y han robado a las víctimas su dignidad y su fe. La Iglesia debe aprender duras lecciones de su pasado, y deberían asumir la responsabilidad tanto por parte de los abusadores como por parte de aquellos que permitieron que se produjera”, prosigue.

“La mayor parte del informe se refiere a abusos cometidos antes de los primeros años 2000. No habiendo encontrado apenas casos después de 2002, las conclusiones del Gran Jurado son coherentes con estudios precedentes que muestran cómo las reformas hechas por la Iglesia Católica en Estados Unidos han reducido drásticamente la incidencia de los abusos cometidos por el clero”, indica.

La respuesta de este jueves también hace referencia a los conceptos de “reforma y vigilancia en todos los niveles de la Iglesia Católica, para garantizar la protección de los menores y de los adultos vulnerables”. Al mismo tiempo recuerda la “necesidad de obedecer a la legislación civil, incluida la obligación de denunciar los casos de abusos a menores”.

“El Santo Padre comprende bien cuánto pueden sacudir la fe y el ánimo de los creyentes estos crímenes, y reitera el llamamiento a hacer todos los esfuerzos posibles para crear un ambiente seguro para los menores y los adultos vulnerables en la Iglesia y en toda la sociedad”, afirma.

“Las víctimas deben saber que el Papa está de su parte”, expresa en la respuesta. “Aquellos que han sufrido son su prioridad, y la Iglesia quiere escucharlos para erradicar este trágico horror que destruye la vida de los inocentes”, concluye este comunicado surgido 48 horas después de conocida la información sobre los abusos de sacerdotes en Pensilvania.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.