¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Imágenes increíbles: ¿Iconos tejidos a dedo – o guiados por una mano invisible?

Vladimir Denshchikov
Comparte

Tras un derrame cerebral, un autor de iconos ruso sintió que su mano casi paralizada se movía cada vez con más soltura...

El artista ucraniano Vladimir Denshchikov emplea la técnica del macramé, arte de tejido manual que no utiliza ningún tipo de herramienta, sino sólo los dedos que manejan los hilos, para crear iconos religiosos espléndidos, que exigen millones de nudismos y meses de arduo trabajo.

Cada icono tarda entre 3 y 9 meses en quedar terminado – ¡y Vladimir los elabora desde hace más de 30 años!

Nascido 1952 en Kiev, tiene una reconocida carrera profesional como actor, director teatral y profesor de actuación, pero su “hobby” de trenzar iconos religiosos con hilos de lino le consigue aún más reconocimiento y admiración internacional.

Sólo los rostros de los ángeles y los santos están pintados en tela, pero el resto de cada icono está compuesto por millones de nudos de lino puro, en hilos de 0,5 a 2 metros de largo.

En 2007, Vladimir Denshchikov sufrió um accidente vascular cerebral que, además de apartarle del teatro, también dejó una de sus manos parcialmente paralizada. Mientras se recuperaba, insistía en seguir trabajando en un icono que quería entregar a la iglesia de Malorechenskoye. Fue su lucha por tejer los minúsculos nudos, como sintió que su mano se movía cada vez más libremente, como si no fuese él quien la guiaba…

El artista considera su recuperación un milagro.

No te pierdas estos ejemplos de su obra extraordinaria:
Tags:
iconos
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.