Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Lo que me pasó cuando conocí a una pareja «instagramer» en la vida real

SELFIE NAD MORZEM

Pexels | CC0

Beata Tarasiuk - publicado el 13/08/18

El encuentro me ayudó a mantener mis prioridades claras cuando se trata de redes sociales

Vivimos en una época en la que los medios sociales son una parte inseparable de nuestra vida cotidiana. Seguimos las cuentas de nuestros novios, amigos, bloggers favoritos, célebres actores o atletas. Nos gusta observar la vida de otras personas.

Hace poco, una de mis amigas me escribió: “Beata, ¡tu vida es fantástica! ¡Qué envidia!”. Cuando le pregunté en qué basaba esa opinión, respondió que había echado un vistazo a mi cuenta de Instagram y que eso era suficiente. Me hizo reír. Por desgracia, lo que vemos en Instagram no es una forma de medir la satisfacción, el éxito, la felicidad o lo “fantástica” que es una vida.

A menudo olvidamos que los medios sociales no reflejan toda nuestra realidad. Instagram no es más que un fragmento de nuestra vida, el lugar reservado para los momentos más bellos. Después de todo, no sería atractivo publicar una foto de un plato sucio, pantalones de chándal estirados o un cuarto desordenado.

La mejor perspectiva

Es natural que queramos mostrarnos desde la mejor perspectiva posible, pero a veces esto nos lleva a situaciones peligrosas, cuando empezamos a fingir ser alguien que no somos. No hace mucho, durante un viaje a Bali, junto a una cascada vi unas caras que me resultaban familiares. Después de un tiempo, me di cuenta de que era una de las parejas más famosas de Instagram.

En la web, esta pareja muestra fotografías de los rincones más hermosos del mundo. Sol, palmeras, hoteles exclusivos, cuerpos perfectos, ropa de diseño, rostros radiantes. La vida perfecta. Pero esta vez vi un lado diferente de ellos. Se gritaban entre sí como locos, ante el asombro de todos los transeúntes. La pelea era por tonterías, pero sus palabras estaban llenas de violencia y vulgaridad. Después de un rato hubo silencio. El hombre sacó su móvil, comenzó a grabar un vídeo y fingieron lo mucho que se están divirtiendo. Aquello se convirtió en parte de su historia de Instagram y, después de verlo, perdí toda la fe en la autenticidad de los relatos de Instagram.

¿Felicidad o soledad?

En otra ocasión, viajaba con una joven que tiene decenas de miles de seguidores por todo el mundo. A pesar de verse feliz y realizada en sus fotos, su corazón estaba lleno de tristeza y soledad. La mayoría de sus seguidores eran extraños, ya que sus amigos y conocidos se alejaron de ella diciendo que lo que hace es una tontería; no aceptaban su pasión por la fotografía y la moda.

Estas situaciones me abren los ojos a varios problemas. En primer lugar, Instagram puede afectar negativamente a nuestra psique y nuestra autoestima. Imagina una mañana lluviosa. No has escuchado el despertador y te has quedado dormida. A toda prisa, agarras tu taza de café, se te resbala y aterriza en tu camisa blanca preferida. Sales de casa con un vestido arrugado. Subes al coche y te das cuenta de que ni siquiera te has peinado. Por si no fuera bastante, encuentras un atasco en el primer semáforo. Mientras esperas, coges el móvil, haces clic en el icono Instagram y ¿qué ves? Cuerpos perfectos, maquillajes perfectos, vestidos exclusivos, palmeras, sol y playas. Apuesto a que tu frustración aumenta aún más en momentos así. En estas situaciones, es difícil evitar comparar tu vida con la de otra persona. Y todos sabemos que ese camino no lleva a ninguna parte.

¿Cuántas personas me siguen?

El número de seguidores tampoco es un índice de felicidad. Es mucho más fácil conseguir seguidores virtuales que hacer amistades en la vida real. Las relaciones reales requieren esfuerzo, un proceso que consume mucho tiempo. Las amistades necesitan cariño, tiempo, la aceptación de los defectos de la otra persona, de sus peores estados de ánimo. Y eso es mucho más difícil que hacer doble clic en una foto o pulsar el botón de ‘Seguir’.

Hubo un tiempo en el que me irritaba que mi cuenta Instagram no creciera tan rápido como me hubiera gustado. Ahora me río de eso mismo. Después de todo, las afortunadas no son las personas que tienen miles o incluso millones de seguidores. Soy yo, yo soy la que tiene suerte. Tengo amigos con los que puedo hablar, salir a tomar café, llamar cuando mi mundo se está desmoronando, sobre cuyos hombros puedo llorar y con los que puedo compartir mi felicidad o pedirles consejo. Y eso es la felicidad.

No intento convencerte para que no uses la aplicación. Instagram es un lugar hermoso, lleno de mucha inspiración y gente increíble. He conocido a muchos grandes viajeros y fotógrafos allí. Pero vale la pena recordar que esta app puede ser tan útil como destructiva. Como con la mayoría de las cosas, la moderación es lo más importante, además del darnos cuenta de que los medios sociales no son un reflejo de la realidad. La vida real ocurre en la calle, en el trabajo y en nuestras casas, no detrás de la pantalla de cristal de un teléfono.

Tags:
redes sociales
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.