Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

En Estados Unidos, Dios no ha muerto, pero podría empezar a estar malherido

PRAY
Comparte

Según un informe del Pew Research Center, EE.UU. “sigue siendo un país robustamente religioso y la más devota de todas las democracias occidentales ricas”.

Cuando en 1966, la revista Time publicó en portada la pregunta “¿Dios ha muerto?, hacía eco al existencialismo en boga y a la reivindicación de Nietzsche, pero no porque fuera una afirmación válida en Estados Unidos.

Han pasado 52 años desde entonces, y Estados Unidos, dice Dalia Fahmy en un reporte para el Pew Research Center (PRC), “sigue siendo un país robustamente religioso y la más devota de todas las democracias occidentales ricas”.

Un pueblo que ora más del doble que Europa

De acuerdo con datos de las encuestas realizadas por el PRC, los estadounidenses oran más a menudo, son más propensos a asistir a servicios religiosos semanales y atribuyen mayor importancia a la fe en sus vidas que los adultos en otras democracias occidentales ricas, como Canadá, Australia y la mayoría de los estados europeos.

Por muestra, dicen, basta un botón. Y en ese sentido, más de la mitad de los adultos estadounidenses (55 por ciento) dicen que oran a diario, en comparación con 25 por ciento en Canadá, 18 por ciento en Australia y apenas 6 por ciento en Gran Bretaña.

Si asistimos al promedio de oración diaria que se suscita en los países europeos (22 por ciento), Estados Unidos ora más de doble que ellos. Y no nada más frente a las democracias desarrolladas, sino también compite frente a países en desarrollo, incluidos Sudáfrica (52 por ciento), Bangladesh (57 por ciento) o Bolivia (56 por ciento).

Un tema que resulta importante es que, según los sondeos del PRC, Estados Unidos es el único país de 102 países examinados en el estudio que tiene niveles más altos que el promedio tanto de oración como de riqueza. En todos los demás países encuestados con un producto interno bruto de más de 30.000 dólares por persona, menos del 40 por ciento de los adultos dicen que rezan todos los días.

Papel “desmesurado” de la religión

“La propensión de Estados Unidos a contradecir las tendencias internacionales sobre la religiosidad ha fascinado por mucho tiempo a los científicos sociales. En particular, Alexis de Tocqueville, el pensador político francés de principios del siglo XIX, discutió extensamente el papel desmesurado que la religión desempeñaba en la sociedad estadounidense en su famoso libro, La Democracia en América“, escribe Fahmy

¿Qué es lo que ha sucedido en Estados Unidos? Primero que nada, que un pilar de la Constitución de este país es la protección a la libertad religiosa, lo que ha permitido una “oferta” extraordinaria de opciones y alternativas que van desde la ortodoxia puritana hasta las religiones animistas.

En otras palabras, el “mercado” religioso estadounidense es tan amplio como la imaginación pudiera abarcar formas de ejercer la religiosidad. En este sentido, el liberalismo que en materia económica defiende el país del norte, también se ve reflejado en la apertura de caminos religiosos a menudo bastante raros.

A pesar de que Estados Unidos es más religioso que otros países ricos, no ha sido completamente inmune a la secularización que se extendió por muchas partes del mundo occidental, sobre todo a partir de 1968 y la revolución estudiantil de mayo.

Mezclado en todo

De hecho, acota Fahmy, estudios previos del PRC han mostrado descensos leves pero constantes en los últimos años en el número total de estadounidenses que dicen creer en Dios.

Esto concuerda con el hallazgo de que los adultos estadounidenses menores de 40 años son menos propensos a orar que sus mayores; declaran una menor probabilidad de asistir a servicios religiosos y son menos propensos a identificarse con ninguna religión, todo lo cual puede presagiar un futuro descensos” en los niveles de compromiso religioso”, termina diciendo el comentario de Fahmy.

Puede ser, pero lo que es inamovible, al menos hasta ahora, es la mezcla de la religión en todos los asuntos de la vida diaria de la mayor parte de los estadounidenses.

Desde la leyenda de “En Dios confiamos” impresa en los billetes verdes (los dólares), hasta en la petición constante que “El Señor proteja a nuestras tropas”, de misión en Oriente Medio.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.