¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

El triángulo daliniano: Figueres, Portlligat y Púbol

CADAQUES
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Ahí nació, vivió y falleció el artista de fama universal, Salvador Dalí. Hoy concentra una parte importante de su obra, en un entorno de gran belleza.

El Empordà es una tierra singular. Su clima y su geografía hacen de esta comarca un territorio ideal para el turismo de playa, cultural y de naturaleza. Más al norte encontramos los Pirineos y Francia. Al este, las aguas del Mediterráneo en un área que un escritor catalán bautizó a comienzos del siglo XX como Costa Brava.

El sol baña una costa especialmente escarpada por el viento de tramuntana. La naturaleza aquí es agreste, un punto indómita. Crecen los viñedos pegados a la tierra porque las ráfagas de aire no dejan que nada suba tranquilamente en vertical. Solo el Faro de Creus, hoy en desuso, desafiaba a las inclemencias del tiempo. Se dice que la tramuntana produce cierto grado de locura…

La capital de Empordà es Figueres, lugar de nacimiento de uno de los personajes más famosos del siglo XX, Salvador Dalí. Y al crear en esta ciudad el Teatro-Museo dedicado a su propia obra, la convirtió en un referente mundial. En la actualidad, cada día lo visitan miles de personas de todo el mundo.

En el Teatro-Museo de Figueres el visitante puede ver algunas de las obras maestras de Dalí, las que nos han mostrado con frecuencia los libros de arte contemporáneo: El “Retrato de Mae West que puede utilizarse como apartamento surrealista”, “Gala desnuda mirando al mar que a 18 metros aparece Abraham Lincoln“, la “Cesta de Pan” de los primeros años de su pintura, el retrato de su hermana Ana María, “Muchacha mirando por la ventana”…

Los relojes blandos, los elefantes, el viejo y el niño paseando por la playa, las piedras de la Costa Brava soñadas con formas antropomórficas… son presencias contínuas en la obra de Dalí, a la que acompañan multitud de anécdotas sobre su vida, sus viajes y su esposa, Gala.

En el patio del Museo se ve un Cadillac en el que siempre viajó. Y ahí mismo está enterrado él, entre sus obras, las joyas que diseñó, las fotografías con los famosos de la época y los periódicos y revistas que se hacían eco de sus extravagancias.

El Teatro-Museo de Figueres es hoy uno de los museos más visitados del mundo.

Un castillo para su dama

Más al norte, en Port Lligat, una pequeña población de pescadores pegada a Cadaqués, Dalí creó su “casa del artista”. Puede visitarse y configura un triángulo daliniano junto con el castillo de Púbol, la que era residencia (por temporadas) de Gala.

Dalí le regaló a Gala el castillo porque la consideraba la dama de su corazón. Y tanto era así que, cuando Dalí quería visitarla, la llamaba por teléfono y le pedía permiso para verla.

En Púbol, una casa fortificada que habitualmente presenta exposiciones temporales acerca de la que fue esposa de Dalí, está enterrada Gala.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones