¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿El exorcismo se hace sólo a personas poseídas por el diablo?

RITE OF EXORCISM
Andrea Cristanta | Shutterstock
Comparte

En realidad no existe un único tipo de exorcismo...

El exorcismo en la Iglesia católica es un tema mucho más amplio de lo que mucha gente piensa. Por regla general, se cree que esta práctica es un ritual complicado que desempeña un cura porque alguien está poseído por el demonio.

Se trata de una suposición sencilla, pero incorrecta. De hecho, los exorcismos son una rama polifacética del ministerio de la Iglesia. Normalmente se realizan en una escala mucho menor y de forma habitual.

La Catholic Encyclopedia define el exorcismo como “el acto de expulsión o rechazo de demonios o espíritus malignos de personas, lugares o cosas que se consideran poseídas o infectadas por ellos o corren el riesgo de ser víctimas o instrumentos de su malicia”.

Dentro de la Iglesia católica, esta práctica se divide principalmente en dos clases: exorcismos menores y exorcismos mayores.

La Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) explica que “las formas sencillas o menores de exorcismo se encuentran en dos lugares: primeramente para aquellos que se preparan para el Bautismo, el Rito de la Iniciación Cristiana de Adultos (RICA) y el Rito del Bautismo de Niños, ambos contienen exorcismos; segundamente, el apéndice del Rito de Exorcismo incluye una serie de oraciones que pueden ser usadas por los fieles”.

Este tipo de exorcismo no se ocupa de las personas poseídas por un demonio, sino de la expulsión de los espíritus malignos que intentan perjudicar a alguien. Este ritual es especialmente importante para los que no están bautizados, puesto que no han recibido la gracia bautismal y son más vulnerables a los ataques del demonio.

Sin embargo, las oraciones pueden llegar a ser muy poderosas y ordenar que se expulse a cualquier demonio de la persona que se va a bautizar. A continuación se puede leer un ejemplo de una oración de exorcismo que aparece en el Bautismo en la Forma Extraordinaria del Rito Romano.

Yo te conjuro, espíritu inmundo, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, a que salgas y que te apartes de este siervo de Dios N. Reprímate Él, oh maldito condenado, Aquel que a pie enjuto caminaba sobre el mar y alargó la mano a Pedro cuando se iba sumergiendo. Así, pues, oh maldito diablo, reconoce tu justa condenación, y honra a Dios vivo y verdadero; honra a su Hijo Jesucristo y al Espíritu Santo, y márchate de este siervo de Dios N., a quien Jesucristo, nuestro Señor y Dios, ha llamado a Sí por su gracia, con la bendición y recepción del santo Bautismo. 

Estos exorcismos menores se realizan cada vez que se bautiza a un niño o un adulto en la Iglesia católica y suceden de forma regular, aunque normalmente no tienen nada que ver con la película El exorcista.

Por otra parte, los exorcismos mayores o “solemnes” se hacen sobre todo con personas que han sido poseídas por un demonio. Este tipo de actos solo se pueden realizar con el permiso del obispo local y por un cura exorcista cualificado. Ningún miembro de la fe cristiana lo debe intentar jamás, ya que puede causar más mal que bien y facilita nuevos caminos para el dominio.

Los exorcismos mayores son escasos y se trata normalmente de un proceso largo que puede tardar varios meses o incluso un año en realizarse. El procedimiento incluye un examen médico adecuado y varios encuentros con profesionales cualificados que determinen si dicha persona está realmente poseída por un demonio. Generalmente, un exorcista solo realiza unos cuantos exorcismos al año, a veces solo uno o dos.

Los exorcismos siguen siendo una parte muy importante dentro del ministerio de la Iglesia, aunque a menudo no son acontecimientos tan espectaculares como los que vemos en televisión o en las películas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.