Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 27 noviembre |
Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa
home iconActualidad
line break icon

Peregrinó por sexto año al Santo Cristo para no tener que huir de Venezuela

JESUS PAUCAR

Carlos A. Zapata -ALETEIA

Carlos Zapata - Aleteia Venezuela - publicado el 10/08/18

La primera vez que caminó, le dijeron que estaba loco. Este año lo acompañaron muchos hasta el Cristo del Rostro Sereno. Este peregrino pide un peculiar milagro: un nuevo país, a fin de no tener que huir de la nación sudamericana

Se llama Jesús Paucar y camina desde San Cristóbal hasta La Grita, en el fronterizo estado Táchira. Lo hace cada tres de agosto, en un trayecto de 95 kilómetros que le toma más de tres días. Lo hace a pie y llevando una cruz a cuestas.

El peso de la madera sobre sus hombros le añade 35 kilos a su carga, por lo cual suele llevar un paso lento. Sus pies descalzos requieren vendas, que rápidamente muestran los claros signos del esfuerzo del caminante.

Este 2018 completó su sexto peregrinaje, uno que cada visitante de distintos puntos del país realiza como una acción de gracias por un favor recibido o para pedir ayuda, haciendo a cambio una promesa al Cristo del Rostro Sereno.

Conocido como el Santo Cristo de La Grita, en honor a su hogar, ubicado en un valle rodeado de montañas y exuberante vegetación, es motivo de largas y a veces interminables caminatas.

Se trata de una cuatricentenaria talla de madera a la que también llaman cariñosamente el Cristo de los Milagros y que despierta cada año miles de nuevas devociones, gracias a la ternura de su rostro y las bendiciones a él atribuidas.

La talla, por la que reclamaría coautoría un ángel en el improvisado taller de un fraile en el año 1610, es motivo de la visita de decenas de miles de peregrinos que acuden por ríos humanos cada agosto para celebrar al también Patrono del Táchira y los andes venezolanos.

Cada historia es distinta, tan distinta como cada promesa, aunque la mayoría coincide: piden al Santo Cristo que interceda ante Dios para que les concedan milagros casi siempre relacionados con la salud.

Pero no es extraño que alguien haga la caminata para pedir por otro. Un caminar que muchas veces incluye ayuno, a lo largo de un trayecto que puede tomar desde 15 hasta 72 horas, según la preparación y ritmo de quien se aventura.

El caso de Jesús es distinto. Él pide por Venezuela, para que el país renazca y supere la crisis humanitaria que sufre su gente. Su cruz lleva un SOS gigante, el cual llama la atención de quien le ve a lo largo del camino.

Camina descalzo y cubierto por una manta morada, cual Nazareno, llevando sobre su cabeza una corona de espinas.

JESUS PAUCAR
Carlos A. Zapata -ALETEIA

“Dios nos hará el milagro”

Recuerda que cuando inició su caminata, hace ya seis años, fue considerado un loco y nadie le prestó atención. Decían que no completaría la meta, pero llegó hasta el Cristo de Rostro Sereno. ¡Y le pidió por Venezuela!

Advierte lo que todos saben: en el país no hay alimentos ni medicina. Pero sí un Santo Cristo con los brazos abiertos, desde la Cruz, para recibir a los miles de peregrinos y darles consuelo.

[wpvideo nz1JPUhq]

“Decían que esto era una locura, cuando caminé la primera vez por Venezuela. Ahora me acompañan en el camino. Tengo fe en que el Santo Cristo, nuestro Señor de los Milagros, nos guiará para recuperar el país y sea de nuevo un hogar de acogida, no una nación de la que tengamos que huir. Confío en Dios y reitero que mi peregrinar y mi súplica es por Venezuela!”.

“Camino debido a por todo lo que está pasando ahorita. Lo hago por todos los venezolanos. Llevo seis años en este peregrinaje como un impulso además a la devoción de quienes han quebrantado su fe; pues al verme, muchos que me observan llevando esta cruz a cuestas, renuevan su devoción”.

El camino es duro, cargado de espacios con bajas temperaturas, sol inclemente y no pocas dificultades. “Pero es un camino que por el Santo Cristo siempre vale la pena”, afirma.

Todos los años, especialmente el 6 de agosto, solemnidad de la Transfiguración, La Grita se convierte en la capital espiritual de Venezuela, para honrar al Santo Cristo.

[wpvideo Xo8sTHDr]

La sacra imagen del Táchira

En 1610, un terremoto destruyó la también llamada Ciudad del Espíritu Santo. Allí hacían vida entonces los frailes franciscanos, quienes ascendieron hacia uno de los siete cerros que rodean el valle de La Grita, llamado Tadea.

En el grupo de frailes iba un inexperto tallista llamado Francisco. Conmovido por el terremoto, que  literalmente acabó con el pueblo, ofreció a Dios tallar una imagen del Crucificado y consagrarle a él a los pobladores de aquella ciudad.

Pero ocurrió que tras incansables días de grandes esfuerzos, el cedro en el que intentaba reflejar la pieza humana no mostraban los rasgos tiernos de un rostro sereno. Agotado física y emocionalmente, suplicó el fraile al Cielo un poco de ayuda divina para cumplir su promesa.

Extenuado por el infructífero trabajo, detuvo sus labores y se puso en oración hasta caer en éxtasis. Cuenta la historia que cuando volvió en sí, escuchó ruido en el improvisado taller donde fabricaba la pieza y vio salir de él a un luminoso ángel que encandiló sus ojos.

Contó a sus hermanos lo ocurrido, y cuando corrieron al lugar donde estaba la imagen, la hallaron terminada. Fray Francisco cayó de rodillas y rompió en lágrimas, dando gracias a Dios al ver en la talla los rasgos esperados pero que no había logrado expresar.

Desde entonces, el ángel anónimo reclama coautoría de la pieza, que cientos de miles visitan cada año para dar gracias por un favor recibido o suplicar un nuevo milagro.


CRISTO DE LA GRITA

Te puede interesar:
Una devoción de 408 años: El Santo Cristo de La Grita

Tags:
crisisvenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
WREATH
Maria Paola Daud
¿Has preparado ya tu corona de Adviento?
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.