¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“El faro del fin del mundo”

USHUAIA
Comparte

Inspiró a Julio Verne para la obra que, a la postre, le daría fama y apodo

Una luz que rompe la oscuridad y brinda seguridad a los navegantes ante los peligros y amenazas de posibles naufragios. A pesar de los avances de la tecnología para contrarrestar estos aspectos, su sola presencia sigue cosechando admiración. Los hay a lo largo y ancho el mundo. Varían en sus formas, dimensiones y colores, pero el propósito de un faro sigue siendo el mismo: guiar, acompañar e inspirar.

Un ejemplo de ello es el faro San Juan de Salvamento (Isla de los Estados, Tierra del Fuego, Antártida) considerado el más antiguo de Argentina y el primero en ser construido en las aguas australes. Precisamente, esta estructura fue la que inspiró a Julio Verne para escribir “El Faro del Fin del Mundo” (1905), obra que a la postre le diera fama y apodo.

USHUAIA
Public domain

Sin embargo, la majestuosidad de otro faro cercano conocido como Les Éclaireurs (cerca de Ushuaia, Canal de Beagle) ha generado confusión y suele asociarse con el que había inspirado a Verne, algo que lo ha convertido en un gran atractivo turístico. Y no es para menos, pues su imagen habla por sí sola:

USHUAIA
Shutterstock- D'July

Pero aquel original, el verdadero, ha quedado en el abandono, muchas veces olvidado y hasta con la necesidad de ser replicado. 

LIGHTHOUSE;
Jorge Gobbi-(CC BY 2.0)

No obstante, tanto el original, como el majestuoso, o como otros en diversas partes del mundo, han cumplido y cumplen el mismo propósito: seguir siendo luz para quienes tienen a su paso (¡Tú también puedes ser como un faro!).  No en vano, el navegante francés André Bronner, fascinado con la novela de Verne, partió en busca de ese faro y al encontrarlo decidió promover su reconstrucción e instalar uno similar el puerto francés de La Rochelle.

Este 7 de agosto se celebra el Día Mundial de los Faros, instancia que busca promover que sean preservados. He aquí el homenaje a este fiel compañero de los navegantes que también merece ser custodiado y no caer en el olvido.

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.