¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

El secreto de Rubén Luna: No tenía nada y lo ha logrado todo

Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Ha sido reconocido el hispano más destacado del año en Estados Unidos

La historia de Rubén Luna logra ponerle a uno de buen humor. El hoy empresario Luna (Santiago de los Caballeros, 1963) proviene de una familia de 12 hermanos en la República Dominicana. Eran tan pobres, que cuando era niño, al morir su abuelo, no pudo ir al entierro por no tener una camisa.

A los 15 años emigró con su familia a los Estados Unidos.

Hoy es uno de los empresarios de mayor éxito en Nueva York, y representante de la República Dominicana en el exterior. Uno de sus proyectos es la Casa del Dominicano en el Exterior, una agencia de servicios sociales que sirve a los dominicanos que han emigrado al área metropolitana de Nueva York. El Sr. Luna es también proveedor de distribución de alimentos en emergencias y catástrofes, apoyando los esfuerzos de socorro de SOMOS Care.

El suyo es el sueño americano hecho realidad. Pero su sueño sigue por realizarse:  poder continuar ayudando a los más pobres. Es una persona positiva y luchadora, cree en el valor del esfuerzo y de los sueños, y tiene una característica que no le abandona: es agradecido y reconoce que ha sido “bendecido”.

“Aprecio hasta el aire que respiro porque no tenía nada, vengo de una familia humilde, pobre, pero con mucho amor. Hoy en día gracias a Dios con esfuerzo y la bendición de Dios hemos podido mejorar el medio económico y hemos sido bendecidos la familia entera y me siento sumamente contento”.

“Mamá tenía un colmado y luego y a la edad de 6 años yo estaba ya ayudándole a ella allá en República Dominicana y allá aprendí lo que es el negocio –recuerda Rubén Luna–. De ahí pasó a ser empacador en un supermercado en el Alto Manhattan. Con los años y sin descansar ni sábados ni domingos ahorró y se convirtió en accionista y después en propietario de una cadena de supermercados”.

“Agradezco de verdad que mamá me enseñó a trabajar y a valorar lo que uno consigue con esfuerzo”, explica.

Para él es fundamental tener los pies sobre la tierra: “Mantenemos siempre la humildad: nunca olvidarnos de dónde venimos pero siempre tratar de superarnos cada día más”.

“Nací en la Iglesia católica, siento una gran admiración por ella, creo fielmente”, confiesa.

El empresario Luna ha sido reconocido este año como el latino inmigrante más destacado en el exterior y ha recibido el “Special Award” por parte de la ONU y el proyecto para América Latina “Women Together”.

Para mayor información por favor visite www.somoscommunitycare.org/

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones