¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Cómo la Reina Victoria cambió la vestimenta de novia para siempre

QUEEN VICTORIA
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Casi dos siglos después, las novias se siguen vistiendo de blanco como ella

Esta monarca inglesa es conocida por muchas cosas: la prosperidad en su reinado, su longevidad como reina (solo Isabel II la supera), el cultivo de las artes y la ciencia, y hasta la devoción a su esposo Alberto (a quien le guardó luto por más de 40 años). 

Sin embargo, pocos saben que ella también es gran responsable de que actualmente las novias utilicen un vestido blanco el día de su boda, al punto que, más que una costumbre, pareciera casi una obligación. 

En la época que la Reina Victoria tenía 20 años y planeaba casarse con el príncipe Alberto, las novias solían usar trajes de colores vistosos (particularmente rojo) que podían reusar para otras ocasiones. Pero ella insistió en el blanco, no porque representara pureza (que es un significado que se le dio a posteriori), sino porque era el color que más hacía resaltar el hermoso encaje que había seleccionado para la confección de su traje.

Asimismo, cuenta la biógrafa Julia Baird, la monarca inglesa pidió que nadie más, excepto sus damas de honor, vistiera de blanco para la celebración, ya que ella quería asegurarse de destacar de todas las maneras posibles. 

No es que antes ninguna novia usara blanco en el Reino Unido, pero eran muy pocas; de hecho, era algo reservado para las mujeres de clases pudientes y denotaba que sus familias tenían suficiente dinero para mandarlo a lavar.

Aún así, a pocas les gustaba usarlo porque también era un color de luto y lo consideraban de mala suerte (por ejemplo, cuando María I de Escocia se casó en el siglo XVI vestida de blanco, fue muy cuestionada y hasta dijeron que había sido la maldición que había matado a su esposo).

Victoria y Alberto se casaron en 1840 y, aunque todavía no existía la fotografía en esa época para retratar el hermoso vestido, se hicieron varias pinturas (muchas de ellas plasmadas en pequeños souvenirs de la boda real) y la descripción salió en infinidad de periódicos.

Después de esto, muchas mujeres quisieron copiar el estilo de la monarca (tal y como sucede hoy en día después de una boda real) y, pocos años después, una famosa revista femenina aseguró que el blanco era el color más favorecedor (sin importar el material) y, además, “representaba la pureza e inocencia de una chica que acababa de ser la escogida”.

Probablemente esta revista tomó esa connotación de los colores litúrgicos de la iglesia (aunque no hay prueba de ello), pero resulta curioso que primero las novias usaran mucho rojo (que era antiguamente el color de la vestimenta papal) y luego se cambiaran al blanco (como también lo hizo la vestimenta del Papa).

WEDDING VICTORIA
Domaine Public

Otro dato curioso es que, 14 años después de su boda y ya con el invento de la fotografía, la reina Victoria quiso hacer de nuevo su ceremonia para guardar el recuerdo.

Su vestido original no estaba en condiciones para ser usado nuevamente, así que se mandó a hacer otro de color crema. Pero esta vez no puso tanta atención en el color, sino en los materiales.

Por ejemplo, la tela era seda de Spitalfields, que era el centro industrial inglés de este tipo de textil (recordemos que con ella se llevó a cabo la revolución industrial); nuevamente utilizó encaje para su velo para fomentar la industria de esta tela (pero el patrón de su encaje fue destruido para que nunca fuera copiado); y se adornó con flores naranjas para simbolizar fertilidad y prosperidad. 

Asimismo, como las mujeres de su época, aunque fuera de la realeza, re-utilizó algunos elementos de su vestimenta nupcial el resto de su vida. Por ejemplo, el velo de encaje lo utilizó en el bautizo de sus nueve hijos, para su retrato oficial del jubileo de diamante y para la boda de su hijo Leopoldo. 

 

Tags:
boda
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones