¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

7 tips para (sobre)vivir un católico soltero en verano

Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

Aquí tienes una lista de siete reglas para ayudarle a disfrutar de un verano estupendo...

Las vacaciones de verano no siempre son tan divertidas como te gustaría cuando estás soltero o soltera, incluso cuando te rodeas de tu cariñosa familia. Puede que vayas de vacaciones con la esperanza de encontrar un poco de paz y tranquilidad después de meses de trabajo en la oficina, pero a veces calma es lo último que encuentras.

Puede que no te resulte tan fácil como quisieras poder recostarte y tomar el sol veraniego sin que te salpiquen o invadan tu espacio personal. Así que aquí tienes una lista de siete reglas para ayudarle a disfrutar de un verano estupendo… ¡y algunas ideas si buscas a esa persona especial!

Te puede interesar: Castidad y el doble rasero entre cristianos

1. Son tus vacaciones: que nadie te diga dónde ir o cuándo disfrutarlas

Algunas personas se frustran cuando sus empleadores piensan que pueden planear sus vacaciones por ellos simplemente porque están solteras: “No tienes hijos, así que no te importará trabajar el puente del Día del Trabajo, ¿verdad?”. Bueno, si estás en esa situación, adelántate con la planificación de tus vacaciones y empieza a negociar.

“Soy un trabajador responsable, así que trabajaré ese puente, pero a cambio quiero pasar una semana libre porque me quiero ir a la montaña, fuera de las vacaciones escolares, para evitar las multitudes y los precios altos”. Habla con tu jefe pronto, para que podáis encontrar un plan que funcione para todos.

2. Conoce a otros solteros… ¡quizás encuentres el amor!

¿Te sientes apático o solo porque tus amigos están fuera de la ciudad? ¿Por qué no abres tu portátil (o descargas una aplicación) y pruebas a participar en los numerosos sitios católicos de citas que hay disponibles? Por ejemplo, hay diferentes secciones de Catholic Singles que organizan encuentros para ayudarte a conocer personas que piensan igual que tú.

También está Meetup, con una aplicación y un sitio web diseñados para ayudarte a reunirte con grupos de personas con intereses comunes; puedes encontrar actividades con otros católicos solteros en tu área o incluso por todo el mundo. Así que si estás solo o sola en un viaje a París, regístrate y mira qué está pasando. ¡Puedes terminar encontrando tu propia media naranja en la ciudad del amor!

3. Cuida de tus queridos padres… pero no te encargues solo tú

Por supuesto, tú quieres hacer tu parte, pero también tienes que defender sus intereses. El hecho de que no seas parte de una pareja no significa que puedas ser el cuidador o la cuidadora a tiempo completo de tus ancianos padres. Por supuesto que les quieres, pero no eres el único responsable de cuidarlos durante el verano.

Ten una buena charla con tus hermanos y hermanas antes de que empiece la temporada de vacaciones para planear y compartir responsabilidades y para evitar expectativas injustas, para que no se acumulen resentimientos.

 

Te puede interesar: Solteros: ¿cuál es su sitio en la Iglesia? 

4. ¡Levanta del sofá!

Ponte en marcha y no solo para ir al gimnasio. Nada te obliga a ver las interminables reposiciones de Friends en la televisión o a sentarte durante horas con un videojuego y una bolsa de patatas fritas. Hay muchas organizaciones que necesitan tus habilidades para ayudar a cambiar el mundo. (Premio adicional: mirar más allá de donde alcanza tu nariz puede ser uno de los mejores antidepresivos).

Los meses de verano son una oportunidad ideal para involucrarte en un proyecto que te ayudará a conocer a otras personas que comparten tus valores y pasiones. Ya sea simplemente unirte a una clase de cocina, o ser voluntario con una organización benéfica que ayuda a las personas sin hogar, siempre habrá algo que coincida con tus intereses.

Si estás falto de ideas, prueba a visitar tu biblioteca local o en Internet y mira lo que está pasando en tu comunidad o más lejos. Catholic Volunteer Network es una red de voluntarios católicos perfecta para encontrar algunas causas dignas que se ajusten a tus habilidades. Pueden ayudarte a encontrar oportunidades para prestar servicio a otros a tiempo completo, de una semana a tres años.

Catholic Relief Services siempre está buscando voluntarios para ayudar en programas como Farmer-to-Farmer, ayudando a proporcionar alimentos a personas necesitadas de todo el mundo. También puedes probar en tu directorio diocesano local para ver qué ayuda a tiempo parcial puedes ofrecer. Tan solo piensa en que incluso un solo día dedicado a los demás puede ayudar a marcar una diferencia en sus vidas, ¡y también en la tuya!

5. No regañarás a los hijos de otros… 

Si te vas a quedar en la casa de un amigo con un montón de niños o con tu propia familia extendida, tu lema debería ser: “No ver el mal, no escuchar el mal y no decir el mal”. Tratar de enseñarle a tu sobrino unos cuantos modales en la mesa será una forma estupenda de hacer que tu cuñada se moleste enseguida.

Lo mismo ocurre si tu sobrinita le da su particular toque artístico a las paredes de la sala de estar. La frase que elijas para hablar con los padres sobre estos dulces demonios podría ser: “¡Mira qué juguetones son!”. Es una fórmula segura que se puede decir con toda seriedad pero que no puede entenderse como una crítica.

6. Un poco de planificación hará de las visitas familiares un tiempo de alegría 

Es una buena idea no escoger el cuarto al lado de tu sobrino bebé, que todavía no está durmiendo toda la noche. O al lado de los recién casados que… bueno… Tú necesitas descansar, así que asegúrate de hacer estos arreglos antes de llegar, si es posible.

Tampoco dejes que el hecho de que seas soltero signifique que tengas que estar aislado. No hay nada que te impida ser la tía o el tío juguetón lleno de buenos consejos. Todos tenemos grandes recuerdos de la infancia de algún adulto que pasó tiempo con nosotros, ya fuera para ir a pescar por primera vez o para compartir una tarta de limón nocturna.

En cierto modo, puedes divertirte más con tus sobrinas y sobrinos de lo que pueden sus padres: tú no eres responsable de educarlos ni de enseñarles disciplina. Así que, mientras respeten las reglas y los límites establecidos para ellos por sus padres, siéntete libre a la hora de repartir esas cucharadas extras de helado cargadas de toppings, de participar en batallas de globos de agua y de disfrutar de otras actividades infantiles que te ayudarán a construir un hermoso vínculo con tus jóvenes parientes.

7. Un retiro puede ser el descanso perfecto

Tomarte el tiempo para ir a un retiro es garantía de descanso y renovación espiritual. Por lo general, hay muchos retiros disponibles; puedes buscar en sitios web como Catholic Retreats para encontrar uno en un lugar ideal. Si quieres un poco de compañía, no tengas miedo de acudir a la iglesia de tu parroquia y ver si hay otros solteros con ideas afines que quieran organizar un retiro en grupo.

Durante las vacaciones y más allá…

Si quieres reunirte con otros católicos solteros y conversar sobre todas las alegrías y dificultades de la soltería hoy en día, podrías reservar unos días libres para ir a la Conferencia Nacional de Solteros Católicos en Phoenix, Arizona (EE.UU.); este año se celebrará del 29 de septiembre al 1 de octubre. Y si por casualidad conocieras allí a tu futuro o futura cónyuge, ¡habrá sido nuestro absoluto placer haberte ayudado en la búsqueda de pareja!

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones