¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete a nuestra newsletter

Aleteia

Oración a la Virgen de las Nieves

ICON SALUS POPULI ROMANI
Gregorio Borgia I POOL I AFP
The restored icon of Mary ìSalus Populi Romaniî (Salvation of the Roman People) is pictured at the end of a Mass celebrated by Pope Francis at St. Mary Major Basilica in Rome, on January 28, 2018. / AFP PHOTO / POOL / Gregorio Borgia
Comparte este artículo para tener la oportunidad de ganar una peregrinación a Roma
Comparte
Has compartido
Total compartido

El 5 de agosto se celebra su fiesta

“Me construirás una Iglesia en el lugar donde mañana encuentres nieve fresca”. Es lo que la Virgen comunica en sueños, una cálida noche de pleno verano en Roma el 4 de agosto del año 358 al Papa Liberio y a Juan, noble patricio de la Urbe: una Iglesia donde mañana haya nieve fresca.

El patricio Juan la mañana del 5 corre donde el Papa para comunicarle la increíble visión nocturna y poco después la confirmación del milagro: la colina del Esquilino amanece blanca por una insólita nevada en pleno verano.

La tradición afirma que precisamente sobre la nieve, el Papa trazó el perímetro de la Iglesia, y que el rico Juan financió su construcción.

 

Oh María, mujer de las más sublimes alturas,
enséñanos a escalar la montaña santa que es Cristo.
Guíanos en el camino de Dios,
marcada por las huellas de tus pasos maternos.
Enséñanos el camino del amor,
para siempre poder amar.
Enséñanos el camino de la alegría,
para hacer felices a los demás
Enséñanos el camino de la paciencia,
para poder acoger a todos con generosidad.
Enséñanos el camino de la bondad,
para servir a los hermanos que pasan necesidades.
Enséñanos el camino de la simplicidad,
para disfrutar de las bellezas de la creación.
Enséñanos el camino de la mansedumbre,
para traer paz al mundo.
Enséñanos el camino de la fidelidad,
para nunca cansarsnos de hacer el bien.
Enséñanos a mirar a lo alto,
para no perder de vista el objetivo final de nuestra vida:
la comunión eterna con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Amén.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.

Selecciona cómo te gustaría compartir.

Comparte
* El reconocimiento de los artículos compartidos solo se efectuará cuando el receptor haga clic en la URL de referencia única.
Pulsa aquí para más información sobre el Sorteo de Peregrinación a Roma de Aleteia.

Para participar en el sorteo, debes aceptar las siguientes condiciones


Lee los términos y condiciones